¿Cómo identificar un medicamento falsificado?

Buenos Aires, 3 abr 2019 (ATB Digital).- Los medicamentos de etiquetado engañoso, falsificados o de imitación existen en todo el mundo, advierte la Organización Mundial de la Salud. Pueden contener mezclas de sustancias tóxicas peligrosas o preparaciones inactivas e ineficaces. En algunos casos, su aspecto es tan similar al producto genuino que logran engañar a los profesionales sanitarios y a los pacientes.

¿Cuáles son los riesgos de consumir medicamentos falsificados? La doctora María Alejandra Rodríguez Zía, médica clínica y endocrinóloga  de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, enumera los principales:

- No tener ningún efecto terapéutico, y por lo tanto ser altamente peligrosos por el cuadro clínico del paciente. Por ejemplo, un antibiótico que no contenga su principio activo puede hacer que el paciente agrave una infección, hasta llegar a la sepsis.
- Tener un principio activo adulterado que haga daño directamente al cuerpo. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) explica que los efectos adversos pueden variar desde "nada", hasta la muerte.
- Un medicamento falsificado pone en riesgo la salud de quien lo consume, no existiendo ninguna garantía en cuanto a su calidad, seguridad y eficacia.
- La salud del paciente se ve amenazada porque, en el mejor de los casos, no hay mejoría; y en el peor, enfermedades añadidas o incluso la muerte.

Los más comunes

Algunos de los medicamentos más frecuentemente falsificados son, sgún la especialista consultada, los antiinflamatorios, los antibióticos y los nutracéuticos. "Pero también hay que considerar los psicofármacos, medicamentos para la diabetes, el sida e incluso el cáncer."

"Los famosos fármacos para la disfunción eréctil (sildenafil) tienen tanta demanda que por cada original se vende uno falso. Y no olvidemos los tan demandados 'medicamentos' para adelgazar", advierte la dra. Rodríguez Zía.
 
Cómo distinguirlos

Para no caer en la trampa de los medicamentos falsificados, la precaución fundamental es comprar cada remedio, de cualquier índole, desde vitaminas, antiinflamatorios o psicofármacos, solamente con receta hecha por el médico, en una farmacia reconocida.

Los porcentajes de venta superan el 10% del total del mercado, advierte la especialista. Lo fundamental es saber que estos medicamentos se venden en lugares no controlados para este efecto: kioscos, supermercados, almacenes, autoservicios e Internet. "Se calcula que el 50% de los medicamentos adulterados son comprados a través de Internet", destaca la especialista, y ofrece las siguientes recomendaciones:

1 - Si usted compra un medicamento sin receta, es posible que sea falsificado.
2 - Chequear que el envase no haya sido violado, que tenga los correspondientes hologramas y que no presente raspaduras en el código oculto.
3 - Comprobar el buen estado del envase, y que presente el correspondiente prospecto.
4 - Alteraciones en la fecha de vencimiento.
5 - Principio activo incorrecto.
6 - Ante cualquier duda, es conveniente comunicarse con el laboratorio responsable del producto.

Publicidad