En busca de pistas, la Policía de Río de Janeiro recreará asesinato de Marielle Franco

Brasil, 10 may 2018 (ATB Digital).- La policía brasileña realizará este jueves en Rio de Janeiro una reconstrucción de la escena del asesinato de la concejal de izquierda y activista negra Marielle Franco, en un intento de impulsar la investigación sobre un crimen por el que aún no hay detenidos.

Franco, una socióloga de 38 años oriunda de una favela, fue acribillada dentro de su automóvil junto a su conductor Anderson Gomes el pasado 14 de marzo, en un episodio que conmovió al país pero que sigue sin resolverse.

La policía es objeto de críticas crecientes por esa falta de resultados.

A inicios de la noche del jueves, agentes del Departamento de Homicidios recrearán la escena en la que Franco y su conductor fueron asesinados por 13 disparos efectuados desde un auto que se colocó a solo dos metros de distancia.

“Durante la reproducción podrán dispararse tiros en puntos específicos para análisis de la pericia. Por ese motivo, toda el área será bloqueada al acceso de peatones y vehículos”, anunció la policía en un comunicado.

Franco era una aguda crítica de la violencia policial y de las ejecuciones extrajudiciales en las barriadas pobres. Su figura como portavoz de minorías, en particular de las mujeres negras y de la comunidad LGBT, estaba en pleno crecimiento luego de que se convirtiera en la quinta concejal más votada de Rio.

El mes pasado, el ministro de Seguridad Raúl Jungmann ya había adelantado que las milicias parapoliciales eran las principales sospechosas del asesinato.

Marielle participó en una comisión parlamentaria (CPI) que en 2008 se atrevió a desenmascarar y castigar a las hasta entonces intocables milicias.

El miércoles, el diario O Globo publicó las declaraciones de un presunto testigo que implicó a un concejal y un miembro de milicias parapoliciales como responsables de la ejecución.

Según el testigo, que pidió protección, el concejal Marcello Siciliano y el expolicía Orlando Oliveira de Araújo, actualmente detenido, se habrían sentido irritados por las acciones comunitarias de Marielle Franco en la empobrecida zona oeste de Rio, donde el primero tiene intereses electorales y el segundo dirigía una milicia.

Siciliano negó todas las acusaciones el miércoles, cuando afirmó ante los periodistas que estaba siendo “masacrado en las redes sociales por algo que dijo una persona cuya credibilidad es desconocida. Nunca tuve conflictos políticos [con Franco]”, declaró.

(AFP)

Publicidad