Bolivianos disfrutan de la cerveza desde hace casi dos siglos

La Paz, 3 ago 2018 (ATB Digital).- El primer viernes de agosto se celebra el Día Internacional de la Cerveza, el cual, tiene como objetivo de disfrutar el gusto cervecero de esta popular bebida. Hoy en día se celebra por todo el mundo, incluyendo 207 ciudades, 50 países y 6 continentes.

Considerada como el invitado infaltable cuando se realiza alguna reunión o cuando se celebra un acontecimiento importante en la familia, la cerveza se convirtió en uno de los inventos de bebidas alcohólicas más importantes a nivel mundial. En Bolivia, acompaña a la población desde hace casi dos siglos, dice la nota de prensa.

El origen de la bebida más popular del mundo

El sitio de National Geographic muestra la historia milenaria de la cerveza. Este brebaje ha despertado pasiones en todo el mundo a lo largo de su dilatada historia. Se cree que esta bebida espumosa tuvo su origen en Mesopotamia hace más de siete mil años. Pero, la evidencia más antigua es una tablilla sumeria en la que se observan varias personas tomando cerveza en un recipiente, en el año 4.000 a.C.

El arqueólogo biomolecular Patrick McGovern, en una entrevista realizada por BBC Mundo, señala que “los primeros asentamientos de grupos humanos se dan cerca de dónde están los cultivos de plantas domesticadas, en su mayoría grano, que probablemente se usaban originalmente para producir grandes cantidades de cerveza”.

En el año 500 d.C. los egipcios fueron la primera cultura en comercializar esta bebida, añadiendo especies para mejorar el aroma y color. Esta bebida fue tan popular en aquella época que la cultura egipcia la bautizó con el nombre de Zythium.

Asimismo, los chinos también elaboraban una cerveza llamada “kiu”, la cual, era preparada con cebada, trigo, espelta, mijo y arroz. “La más antigua que hemos identificado químicamente es de China, de alrededor de 7000 a.C. En un yacimiento en el río Amarillo, llamado Jiahu, había jarrones que se utilizaban para contener líquidos e hicimos el análisis químico”, señaló McGovern.

La cerveza se encuentra en la historia de casi todas las culturas. Esta bebida pasó de Egipto a Europa gracias a las cruzadas, y llegó al continente americano gracias al emperador Carlos V, quien creó la primera fábrica de cerveza el 6 de junio de 1542, en la ciudad de México.

En Bolivia, desde el siglo XIX

“El inicio del consumo de cerveza está probablemente vinculado con la llegada de inmigrantes alemanes al país en la segunda mitad del siglo XIX, atraídos por la explotación de la quinua que crecía en el norte del departamento de La Paz”, dicen los historiadores Ana María Lema y Roger Mamani.

El consumo de cerveza fue inicialmente abastecido por las importaciones tanto de los países vecinos como desde Europa pero pronto se vio la necesidad de producirla en el mismo país.

“De hecho, desde 1877, Alejandro Wolf abrió la primera cervecería en la ciudad de La Paz, denominada Wolf & Co que posteriormente tomaría el nombre de Cervecería Americana. En 1886 se fusiona esta empresa con la Cervecería Nacional, creándose así la Cervecería Boliviana Nacional que adoptó oficialmente este nombre en 1906”, señalan los historiadores. Esto dio origen al surgimiento de otras compañías cerveceras que radican actualmente en el país.

Beneficia la salud y refuerza la unificación

La cerveza es una de las bebidas más nutritivas; contiene sustancias nutritivas como la vitamina B y contiene minerales como el magnesio y el calcio. Por otro lado, evita la oxidación de las células, aumenta la cantidad de colesterol HDL y protege frente a lesiones miocárdicas agudas asociadas al infarto.

Asimismo, Jesús Román Martínez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid señala que el consumo moderado de cerveza influye en la prevención y el control de la diabetes. También, el consumo de la cerveza sin alcohol, para una persona embarazada, contribuye en su hidratación y aporta con ácido fólico.

Actualmente, en el país se celebran diversas festividades folklóricas y religiosas que aglomera una gran cantidad de personas, quienes se unen para degustar de esta bebida espumosa y compartir alegrías a través del baile. Es decir, que la cerveza ayuda a reforzar los lazos de amistad.

“Además de calmar la sed, el hambre y a veces hasta mejorar la salud, el rol de esta bebida es la ‘lubricación social’. Esto quiere decir que acompañaba la religión y las relaciones entre las personas, pues fomenta la apertura de ideas”, recalcó el profesor del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania McGovern.

 

Publicidad