La foto del bufeo boliviano con una anaconda que despierta la atención del New York Times

La foto del bufeo boliviano con una anaconda que despierta la atención del New York Times

Mundo, 4 may 2022 (ATB Digital).- En agosto de 2021, un equipo de investigación estaba documentando la biodiversidad cerca del río Tijamuchi (Beni) en Bolivia, cuando vieron algunos animales que suelen ser difíciles de observar: los delfines de río bolivianos (bufeos).

Solo verlos con la cabeza sobre el río fue extraordinario, dijo Steffen Reichle, biólogo del Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado en Santa Cruz de la Sierra, y miembro del equipo. Sabían que algo estaba pasando y comenzaron a tomar fotos.

Solo después de desplazarse por las imágenes que capturó el equipo, los investigadores se dieron cuenta de que los delfines estaban colgando una anaconda mientras nadaban, de acuerdo al reporte del New York Times.

Los investigadores describieron lo que vieron en la revista ‘Ecology’ el mes pasado . Si bien los delfines en cautiverio y en la naturaleza son conocidos por ser juguetones, el sorprendente comportamiento de los cetáceos bolivianos parece una nueva frontera para retozar entre los mamíferos acuáticos, y algunos científicos aún no están seguros de qué pensar sobre lo que observó el equipo.

El doctor Reichle dice que los delfines de río bolivianos generalmente nadan debajo de la superficie, y los avistamientos a menudo capturan solo una aleta o una cola. Pero algunos de los seis animales que vieron mantuvieron la cabeza fuera del agua turbia durante un tiempo inusualmente largo.


En un momento, dos delfines machos aparentemente nadaban sincronizados, una serpiente sostenida por la boca de los animales. Las anacondas son semiacuáticas y pueden contener la respiración durante algún tiempo. Pero debido a que la serpiente fue manipulada durante al menos siete minutos, gran parte de ella sumergida, probablemente pereció.

“No creo que la serpiente la haya pasado muy bien”, dijo el especialista.

Debido a la duración de esta interacción, el equipo sospecha que es un juego, no una depredación. Las anacondas nativas de Beni en Bolivia son depredadores del ápice. Aparte de un solo caso de canibalismo, los investigadores no han documentado que se hayan comido las serpientes. En este caso, el equipo no vio dónde terminó la serpiente.

Con lo animados que son los delfines, "jugar parece una respuesta bastante buena", dijo Omar Entiauspe-Neto, uno de los autores del artículo y taxónomo de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul en Brasil.

Algunos de los delfines reunidos eran juveniles, lo que podría sugerir otra dimensión de la interacción: los adultos pueden haber estado enseñando a los jóvenes sobre anacondas o mostrándoles una técnica de caza, agrega el reporte del medio estadounidense. 

El Deber

Página procesada en: 0,96 segundos.
Tiempo: 0.9679 segundos.