Columnistas

"Vamos a ir a la guerra"

Ahí estábamos, María René, quien dirigía ATB; Ernesto Monasterio, de Unitel; Juan Carlos Rocha, de La Razón, y otros directores de medios. El arriba firmante iba en representación del Extra. Era el mediodía del jueves o viernes anterior a la masacre. La matanza fue el domingo. Pero ahora estábamos en el almuerzo convocado por el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

El por entonces Primer Mandatario nos comunicó que había decidido ir a la guerra, y que en el altiplano boliviano operaba el grupo guerrillero Sendero Luminoso, aliado del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Fui de los pocos que repliqué que, primero, era imposible una alianza entre maoístas y guevaristas en Perú, pero no abundé mucho en eso. Sin embargo, remarqué que lo malo de la guerra es que se va con la seguridad de ganar, pero que frecuentemente ambos pierden porque hay muertos en los dos lados. Goni me dijo que lo deseable era que no hubiera muertos, pero que la determinación estaba tomada. Sesenta y ocho fallecidos después y centenares de heridos… aún recuerdo la mirada del expresidente y su decisión de ir a la guerra.

Horas después, alguien me contó que las autoridades de gobierno habían hecho escenarios y que creían que con 1.000 residenciados y 200 muertos terminarían su mandato tranquilos. Le dije al entonces presidente que Bolivia no iba a aguantar ni 100 difuntos, pues el límite para los nuestros era la muerte, y que por eso mismo Sendero Luminoso nunca había podido pasar la frontera aymara.

Ese domingo me tocaba turno en el Extra y era el único ejecutivo en el canal, pues nuestras oficinas estaban ahí, por eso me pasaron varias llamadas.

Todas ellas eran de gente que llorando me decían que les estaban disparando, que los estaban matando en El Alto. Me comuniqué con la directora general del canal, Lola Álvarez, e hicimos un programa a la noche con Andrés Rojas en el que entrevistamos a uno de los ministros del Gobierno. La gente llamó para quejarse, para denunciar, para pedir que por favor, por clemencia, no los mataran.

Al día siguiente tenía que leer el informativo de la mañana. Llegué a las 06.00. Teníamos que salir al aire a las 06.30 pero costó arrancar, el resto del personal llegó al filo de la hora porque sus barrios habían amanecido bloqueados. Ese mismo día Carlos Mesa se alejó del Gobierno. El resto de la historia es conocida.

Hoy se juzga a Goni y a Carlos Sánchez Berzaín sobre si hubo o no orden de matar. Y claro que la hubo. A nosotros nos lo confesaron cuando dijeron que habían decidido ir a la guerra. Solo que esta vez ganaron los que no tenían armas.