“Es el empleo, estúpido”

“Es el empleo, estúpido”

*JAIME ITURRI ES PERIODISTA

Bien asesorado Luis Fernando Camacho se salió con la suya. No tenía ni la más mínima obra importante que entregar y entonces guio el discurso al tema de la bandera y de que no hubo golpe. Y logró desviar la atención. Los radicales de Santa Cruz y unos pocos del resto del país lo aplaudieron: “por fin hay alguien que se ponga los pantalones para atacar al MAS”, claro que en el camino perdió a occidente donde difícilmente podría sacar más del 1 % (siempre hay despistados) de la votación.

Él lo sabe pero ahora le interesa victimizarse y fusionar sus sectores duros para que lo defiendan de juicios y del “ataque masista”. Está consciente también de que no lo llevarán preso, no porque no haya hecho méritos para eso, sino porque para ello habrá que esperar que se dicte sentencia. Ahora lo cierto es que el actual Gobernador de Santa Cruz deberá explicar muchas cosas, entre ellas la actuación de su papito en “convencer” a militares y policías.

Pero mientras discutimos por lo simbólico, el fantasma de la economía recorre el país. Y no es que nos esté yendo mal en las cifras, para nada, ni que no existan señales de recomposición, para nada; sin embargo, el desempleo es el enemigo a vencer.

Porque no solamente es el tema de que las empresas se han visto obligadas a despedir a muchos empleados, sino que los que se han quedado en la gran mayoría de los casos han tenido que aceptar la rebaja de sus sueldos o firmar nuevos contratos como consultores burlando la Ley General del Trabajo.

Esa es la realidad. Pero más importante que esta es la sensación térmica, lo que siente el ciudadano en su cabeza, en sus pulsaciones.

Ya el tema de la vacuna está prácticamente agotado. Faltan algunas segundas dosis de la Sputnik V y definir si se vacunará a los adolescentes. El tema de los juicios por el golpe debe circunscribirse a lo judicial. La gran tarea es producir más para el mercado interno y para exportar.

Tenemos viento de cola que nos impulsará hacia adelante: los precios de varios productos extraídos en Bolivia están en alza, incluyendo los hidrocarburos.

De los minerales ni qué decir, hace mucho que no se estaba tan bien. Sobre todo el oro, que se ha convertido en el producto de exportación más importante del país para lo que existió una importante intervención estatal de apoyo a la producción y a su legalización.

Y tenemos grandes perspectivas, por ejemplo con las llamadas tierras raras que sirven para las nuevas industrias electrónicas. Se han descubierto importantes yacimientos en el Cantábrico y hacia ahí debemos apuntar.

El Gobierno debe pactar con los empresarios y con los trabajadores una política de crear más empleo para los bolivianos. Ese es el camino. (Jaime Iturri Salmón es periodista)

Página procesada en: 3,04 segundos.

Lo más visto de columnistas

Tiempo: 3.0566 segundos.