EL D10S MÁS HUMANO

EL D10S MÁS HUMANO

* ERIK LLANOS

No te vi jugar, pero estoy convencido que fuiste el mejor. Tu talento con el balón fue tal que pusiste al mundo  a tus pies. Fuiste capaz de darle  una copa del mundo a tu país, dos títulos a  un modesto club y  marcar dos goles históricos e irrepetibles.  Eso y mucho más  hiciste adentro de una cancha. Fuera de los campos fuiste todo un personaje, odiado por muchos hipócritas que buscan la perfección ajena y que no entienden  que eras un ser humano con errores y tentaciones, como todos nosotros. Sin duda, son muchos más lo que te amaron y te idolatraron como a un dios, el dios más humano que ha pisado la tierra.

Te estrellaste contra el poder, diciendo siempre lo que sentías. Extendiste la mano a tantos que te pidieron ayuda. Tu figura fue conocida hasta en el sitio más recóndito.  Como no recordarte y admirarte. Aunque tu presencia física se fue, tu legado vivirá eternamente en todos los que amamos el deporte más maravilloso del mundo. «La pelota no se mancha» y no se manchará porque muchos luchamos desde donde nos toca para que eso no pase nunca.

«No importa lo que hiciste con tu vida, sino lo que hiciste con la mía», esa frase resume lo que fue Diego. Hizo feliz a tanta gente que encuentra en el fútbol un escape de su realidad, muchas veces dura. Su historia de vida, del niño que cumplió su sueño, y su personalidad encontraron empatía en miles. A diferencia de otros mortales que se fueron, a ti te reconocieron en vida. Recibiste homenajes en todos los estadios que pisaste cuando dirigiste en Argentina por última vez. Exceptuando a Jesús, el hijo de Dios, no conozco a otro ser humano que lograra mover masas. Y eso lo lograste tú, un futbolista fuera de serie. Grande Pelusa!


* ERIK LLANOS ES PERIODISTA

Página procesada en: 4,73 segundos.

Lo más visto de columnistas

Tiempo: 4.7481 segundos.