La demagógica lista de Farías

La demagógica lista de Farías

La Paz, 5 oct 2021 (ATB Digital).- Aunque la demagogia está asociada a la política, en el fútbol se ha convertido en una práctica habitual de algunos dirigentes y directores técnicos que buscan ganarse a las hinchadas con falsas promesas o acciones ventajistas. Y claramente es lo que ahora pasa en la selección. 53 jugadores convocados, es en serio profesor Farías? En todo equipo, incluídas selecciones, los titulares son solo 11 y cuando algún entrenador dice que en una plantilla todos pueden ser titulares nos miente descaradamente. Y solo la selección boliviana se da el lujo de convocar a más de medio centenar de futbolistas. Ni en Brasil que podría armar al menos 3 selecciones competitivas se da eso. Tité está consciente de su base y solo convoca a los que merecen ser convocados. Pero en Bolivia pasa todo y permitimos que pase todo. Convocar a 53 jugadores me parece una falta de respeto a la selección absoluta. Dejemos en claro que la selección mayor no es un sub y no hace falta llamar a jóvenes que están iniciando su carrera profesional y que no tienen ninguna posibilidad de jugar frente a rivales sudamericanos que no experimentan como la nuestra. Ya basta de tanta demagogia. El cambio generacional debe ser natural y no impuesto. Llamar a noveles no significa recambio y mucho menos sembrar como dijo el venezolano. A los jóvenes hay que formarlos y los encargados son los clubes. A la selección deben llegar jugadores consagrados.


Y realmente vivimos en el país de las maravillas, en el que cualquiera es llamado a la verde. Cuando Bolivia puede con dificultad armar un equipo con 11 titulares, nos damos otro lujo:  un equipo para jugar de visitante y otro de local. Se juegan tres partidos y en esos encuentros deben jugar los mejores que repito son solo 11. Revisando la lista de los 26 jugadores citados para enfrentar a Ecuador, me cuesta conformar una alineación competitiva, con alguna posibilidad de rescatar al menos un punto. Solo nos queda aferrarnos a la esperanza que como dice el dicho nunca se pierde, aunque la realidad está muy lejos de la ilusión.

Página procesada en: 0,83 segundos.

Lo más visto de columnistas

Tiempo: 0.8450 segundos.