Muere Sid Haig, el legendario payaso diabólico e icono del cine de terror

EEUU, 23 sep 2019 (ATB Digital).- Sid Haig murió a los 80 años el sábado pasado. Se trata del actor de cine de culto que llegó a la cima tras dar vida al Capitán Spaulding en "La Casa de los 1.000 cadáveres".

La película fue la primera dirigida por el músico y cineasta Rob Zombie, que confió en el actor para encarnar al que sería recordado como "el mejor payaso del cine de terror". Su papel de Spaulding lo convirtió en un icono de la ficción de culto y llamó la atención de Quentin Tarantino, que lo fichó para la segunda entrega de Kill Bill. A partir de entonces, se abrieron para él las puertas de Hollywood, con papeles en filmes tan reconocidos como Jackie Brown; Misión Imposible; Superagente 86 o Los Ángeles de Charlie.

“El sábado 21 de septiembre de 2019, mi luz, mi corazón, mi verdadero amor, mi rey, la otra mitad de mi alma, Sidney, pasó de este reino al siguiente”, escribió Susan L. Oberg, esposa del intérprete. “Ha regresado al universo, una brillante estrella en sus cielos. Fue mi ángel, mi esposo, mi mejor amigo y siempre lo será. Adoraba a su familia, a sus amigos y a sus fans”, añadió en Instagram.

Este año 2019, Said Haig iba a tener un papel importante en la nueva entrega de la trilogía de terror que le dio la fama, de Rob Zombie, pero los problemas de salud del actor obligaron al director a cambiar de planes. “La película que yo preparé, y que estaba a punto de empezar a rodar, tenía como protagonistas al Capitán Spaulding, a Otis y a Baby, los tres personajes originales. Pero tres semanas antes de comenzar el rodaje recibí una llamada de Sid Haig”, contó Zombie.

“Había estado en el hospital y había pasado por una cirugía, y se estaba recuperando. Me quedé como ‘mierda’ esto es serio. Así que fui a verle y me impresionó que había cambiado mucho desde la última vez que lo vi. Porque Sid, que es grande y corpulento, estaba delgado como un esqueleto. Entonces fue como, oh dios. Me di cuenta de que sí, estaba mal", explicó.

La película se tuvo que rodar prácticamente sin el actor, que aparece en pocas escenas. El filme llegará el próximo mes de octubre al Festival de Sitges sin su amado Capitán, ante la tristeza del equipo técnico, de sus fans y su familia.

Gracias a su imponente figura (superaba 1,90 metros de estatura), Haig (Fresno, EEUU, 1939) desarrolló una larga carrera en la actuación, a menudo con papeles de figura de terror o de villano, que combinó numerosas producciones de escaso presupuesto con papeles secundarios en proyectos de mayor envergadura de cine y televisión.

El actor vivió una segunda juventud profesional ya en el siglo XXI debido, principalmente, a su colaboración con el director Rob Zombie, reconocido cineasta de serie B, que le fichó para un éxito del terror contemporáneo como “La casa de los 1.000 cadáveres” para interpretar al mítico Capitán Spaulding, para muchos el mejor payaso que ha existido en el cine de terror.

Haig repitió su papel de Capitán Spaulding en las secuelas de la cinta antes mencionada: “Los renegados del diablo” (2005) y “Three from Hell” (2019), esta última estrenada hace apenas unos días en EEUU.

Zombie rindió hoy tributo a su amigo en Instagram con una foto del primer día que estuvieron juntos y que es de “comienzos de los 2000 o quizá de finales de 1999”, indicó el cineasta. “En este día triste tienes que recordar los buenos tiempos”, aseguró el director, en un emotivo tributo a Haig.

"Buenas noches mi amor. Nos volveremos a encontrar de nuevo, la próxima vez. Te amo", se despidió su esposa.

Página procesada en: 0,22 segundos.