“Collas de mie…”, “raza maldita”, los gritos racistas en los estadios de Santa Cruz que la FIFA castigaría

“Collas de mie…”, “raza maldita”, los gritos racistas en los estadios de Santa Cruz que la FIFA castigaría

La Paz, 3 nov 2021 (ATB Digital).- “Raza maldita” o “collas de mierd…” son algunas de las frases racistas que se escucharon el domingo pasado en el estadio Ramón Tahuichi Aguilera en Santa Cruz, cuando el club paceño Bolívar goleó 3-1 al local Oriente Petrolero.

Ante esto, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) aguardará una denuncia para actuar.

La explicación que brindó el vicepresidente de la FBF, Marcos Rodríguez, es que "tiene que haber una denuncia" de parte de quienes resultaron afectados y que la entidad no puede hacer una actuación de oficio.

Aunque el dirigente también mencionó que "la federación tiene que tomar acciones inmediatamente y también la justicia" y que "no puede haber ningún acto racista de ninguna índole" en los estadios de Bolivia, dice la agencia EFE.

El artículo 13 del Código Disciplinario de la FIFA dice: “Toda persona que atente contra la dignidad o la integridad de un país, una persona o un colectivo de personas empleando palabras o acciones despectivas, discriminatorias o vejatorias (por el medio que sea) por motivos de raza, color de piel, origen étnico, nacional o social, género, discapacidad, orientación sexual, lengua, religión, posicionamiento político, poder adquisitivo, lugar de nacimiento o por cualquier otro estatus o razón será sancionada con una suspensión que durará al menos diez partidos o un periodo determinado, o con cualquier otra medida disciplinaria adecuada”.

La FIFA especifica que “si uno o más seguidores de una federación o un club adoptan la conducta descrita, podrán imponerse medidas disciplinarias a la federación o al club responsable”.

El máximo ente del balompié mundial sanciona con suspensiones y multas económicas.  En este caso, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) debería llevar el caso al tribunal disciplinario.

El domingo pasado mientras se disputaba ese duelo en ese estadio se produjo un altercado en el palco del estadio que quedó registrado en video y circuló en redes sociales contra un grupo de personas que portaban distintivos del Bolívar y que se dijo eran parte de la comitiva del equipo visitante.

"Raza maldita", "igual son collas, raza maldita", “collas de mierd…” eran los gritos de los que parecían ser algunos aficionados locales que incluso llegaron a lanzar algunos objetos para hacer que los otros aficionados se retiraran.

Esas alusiones hicieron referencia a las diferencias regionales entre el oriente del país, que se autoafirma como "camba", y el occidente para el que se utiliza el despectivo "colla" para referirse a las poblaciones andinas mayoritariamente aymaras y quechuas.

Algo que también se invierte cuando un equipo del oriente visita el occidente del país.

Bolívar todavía no ha fijado ninguna postura por lo sucedido, aunque sí se sabe que algunos dirigentes se reunirán en las siguientes horas para valorar los hechos del pasado fin de semana.

El investigador en temas de racismo Rafael Loayza dijo que el fútbol "ha normalizado el racismo, la xenofobia y la homofobia" al punto de que se ha invisibilizado la crudeza de estos comportamientos.

A juicio de este experto es preciso "disciplinar a la tribuna con reglamentos", pues considera que Bolivia es uno de los países en los que ni su federación ni sus equipos se han preocupado por "tratar de reducir y mitigar estas manifestaciones de odio".

En los estadios bolivianos se vierten desde las tribunas constantes alusiones despectivas respecto al país de nacimiento, origen étnico, identificación regional y color de piel, como también insultos sobre la sexualidad o género.

En 2019 el Gobierno boliviano pidió a la FBF sanciones contra el Blooming de Santa Cruz por las agresiones racistas de su hinchada a Serginho, jugador brasileño del Wilstermann de Cochabamba.

Recientemente la Conmebol admitió la denuncia por discriminación de una exintegrante del cuerpo médico del Wilstermann contra el entonces entrenador Mauricio Soria que, según la acusación, el hombre pidió que la reubicaran ya que él no solía trabajar con mujeres.

Página procesada en: 1,49 segundos.
Tiempo: 1.5266 segundos.