El duro camino de Sudamérica a Catar 2022 con figuras en sus últimos intentos

El duro camino de Sudamérica a Catar 2022 con figuras en sus últimos intentos

Sudamérica, 6 oct 2020 (ATB Digital).- Lionel Messi da el último envión antes de declinar su reinado, aún sin corona, tal vez a nombre de un díscolo Neymar. Junto a Suárez, Vidal y James, son las figuras de una complicada clasificatoria sudamericana, esta vez aún más exigente por la pandemia del covid-19.

De cara a la eliminatoria regional para el Mundial de Catar 2022, que comienza el jueves, las selecciones sudamericanas comienzan a dar señales de un recambio generacional con la presentación de figuras emergentes que pueden terminar de consagrarse durante este largo recorrido de 18 fechas.

Messi, cambio de clima
Messi, de 33 años, regresa a la Albiceleste tras un desgastante conflicto que casi lo deja afuera del Barcelona aunque, a diferencia de otras eliminatorias, aliviado de salir por un rato del lugar donde al parecer ya no quiere estar.

Pese a ello, la Pulga carga en la Albiceleste una pesadísima mochila, rebasada con cuatro finales perdidas: las Copas América de 2007, 2015 y 2016 y el Mundial de Brasil 2014.

Aunque una gran parte no le corresponde, igual es el destinatario del enojo de los hinchas argentinos tras 27 años sin títulos de la selección mayor, desde la Copa América de Ecuador 1993.

El difícil camino argentino a Catar-2022 comienza el jueves próximo en la Bombonera ante un Ecuador en renovación y con nuevo entrenador, el argentino Gustavo Alfaro.

Argentina parece ir encontrando su rumbo desde que es dirigido por un inexperto Lionel Scaloni, que apuesta a figuras jóvenes como Lautaro Martínez (Inter), Paulo Dybala (Juventus) y Lucas Ocampos (Sevilla) y deja de lado a históricos como Angel Di María (PSG) o Gonzalo Higuaín (Inter Miami).

Neymar, ¿el heredero?
"Como Messi y Ronaldo empiezan a hacerse mayores, hay un puesto a tomar en el firmamento del fútbol mundial. Creo que Neymar y Mbappé están bien situados para ello", afirmó Michel Platini en una entrevista el lunes con la AFP.

El brasileño tiene todo el talento para disputar el trono, siempre que pueda controlar su impetuoso temperamento que le está dando sinsabores a menudo.

La seleçao de Tite, candidata permanente junto a Argentina a uno de los cuatro boletos directos de Sudamérica a Catar, está asentando una generación que puede revertir el derrotero adverso en citas máximas, sin títulos ni finales desde el Mundial de Corea del Sur y Japón de 2002.

La soñada sexta corona puede tener base y fundamento en consagrados como Neymar, Thiago Silva (Chelsea) o Marquinhos (PSG) y en figuras emergentes que están descollando, entre ellos, Gabriel Jesus (Manchester City), Rodrygo (Real Madrid) o Vinicius (Real Madrid).

El debut de Brasil el viernes ante Bolivia en Sao Paulo le da la ocasión de arrancar con viento a favor un larguísimo premundial de 18 fechas.

Los botijas dan que hablar
El pistolero Luis Suárez, su principal figura, sorpresivamente fue eyectado del Barça y terminó en el Atlético de Madrid, donde demuestra que sigue vigente y con la pólvora seca.

Su compadre, Edinson Cavani, no fue convocado por haber estado inactivo y sin club durante seis meses, pero el Matador finalmente encontró el lunes refugio en el Manchester United para rearmar su exitosa carrera, que afianzó como máximo artillero histórico del PSG.

Al igual que Brasil y Argentina, el seleccionado uruguayo también está mostrando recambio como para mirar adelante sin demasiadas angustias.

Los centrocampistas Rodrigo Bentancur (Juventus) y Federico Valverde (Real Madrid), son los nuevos rostros de la celeste para tomar el testigo que en no mucho tiempo dejarán Suárez  y Cavani, ambos de 33 años, quienes son piezas claves de un prolongado proceso que lidera Oscar Tabárez desde 2006.  

Chile, rival de la Celeste el jueves en Montevideo, quiere recuperar la gloria tras ganar dos Copas América por primera vez en su historia (2015 y 2016). La frustración por no haber clasificado a Rusia-2018 abrió un interrogante sobre si la exitosa 'generación dorada' fue un fenómeno irrepetible o la base de un despegue definitivo.

Más allá de las dudas, la Roja ahora sonríe porque los dos mayores exponentes de esa generación, Arturo Vidal y Alexis Sánchez, se encontraron como jugadores del Inter de Italia, una ventaja que puede significar el pase a Catar 2022.

James, el renacido
De estar relegado durante meses en el banquillo del Real Madrid, el talentoso James Rodríguez encontró su lugar en el mundo como conductor del Everton inglés, líder de la Premier League con puntaje perfecto (12 en 4 partidos).

Ahora James se parece al goleador del Mundial de Brasil 2014 y junto al también experimentado Radamel Falcao García (Galatasaray) y los atacantes del Atalanta, Duván Zapata y Luis Fernando Muriel, le ofrecen un temible poder de fuego al portugués Carlos Queiroz, el seleccionador cafetero.

De su lado, Paraguay ansía recuperar brillo en Sudamérica para no quedar al margen de Catar 2022, como le ocurrió en los dos anteriores mundiales.

Perú, su adversario el jueves en Asunción, dio el batacazo en la clasificatoria a Rusia-2018 después de 36 años sin acudir a una cita máxima, y con el mismo entrenador, el argentino Ricardo el Tigre Gareca, espera dar un nuevo zarpazo en 2022.

En medio de una crisis de su dirigencia y la fuerte puja entre los futbolistas seleccionados y sus clubes, que no quieren cederlos a la Verde, Bolivia confía que su sede en La Paz se convierta en la llave de una postergada clasificación.

La selección de Venezuela, cansada de ser la Cenicienta sudamericana, aspira a cambiar la historia esta vez y dejar de ser el único seleccionado sudamericano que nunca ha clasificado a un Mundial, aunque la baja de su figura Salomón Rondón en el inicio de la eliminatoria ante Colombia en Barranquilla le puede complicar los planes.

La baja de Rondón, del Dalian Pro chino, se suma a las de varios jugadores de otros selecciones cuyos clubes se negaron a cederlos alegando la situación sanitaria por la pandemia de covid-19.

(AFP)

Página procesada en: 0,56 segundos.