El Leeds de Bielsa pone a prueba sus nervios de acero

Inglaterra, 6 jun 2020 (ATB Digital).- Después de 16 años de travesía en el desierto, el Leeds United está cerca del esperado regreso a la Premier League, siempre que el equipo entrenado por Marcelo Bielsa mantenga la calma en el tramo final de la temporada.

Tras la victoria 3-1 contra el Blackburn el sábado, el Leeds mantiene la cabeza de la clasificación con un punto de ventaja sobre el West Bromwich, que el domingo venció 4-2 al Hull City.

El tercero, Brentford, queda a seis puntos del líder, cuando solo quedan cinco fechas para el final. Únicamente los dos primeros clasificados tienen asegurado el ascenso directo. Del tercero al sexto disputarán un play off para lograr la otra plaza a la Premier.

Con este panorama, los miles de seguidores del histórico Leeds deberían estar calculando en cuál de los próximos partidos su equipo logrará el ascenso matemático, si no fuera porque el año pasado el equipo de Bielsa se encontraba en una posición muy favorable... y fracasó.

Cuando el Leeds ganó al Sheffield Wednesday el 13 de abril de 2019, su hinchada lo celebró en el estadio Elland Road como si el equipo hubiese logrado ya el ascenso.

Pero solo 15 días después, el Leeds perdió contra el Wigan y el Brentford y empató contra el Aston Villa en un partido loco, en el que Bielsa obligó a sus jugadores a dejarse marcar un gol tras haberse adelantado con un polémico tanto, logrado cuando un jugador rival se encontraba lesionado. Todo ello condenó al Leeds a jugar el 'play off'.

El sueño del regreso a la élite parecía de nuevo cercano cuando el Leeds se impuso 1-0 en casa del Derby County, pero en la vuelta el equipo de Bielsa perdió por 4-2, llenando de lágrimas Elland Road.

Pese a aquella gran decepción, Bielsa ha logrado que el club vuelva a luchar por el ascenso esta temporada.

"Sí", admitió Bielsa al ser preguntado si había estado ansioso durante el partido contra el Blackburn.

"En estos momentos de la temporada, cada partido es muy importante. Si nos distraemos, pagaremos por ello, por lo que necesitamos mantenernos centrados en cada encuentro", añadió el veterano técnico rosarino, de 64 años.

Rica historia
Con el fútbol inglés jugando a puerta cerrada el resto de la temporada por la pandemia del nuevo coronavirus, el Leeds podría beneficiarse de jugar en silencio, sin la presión de sus aficionados.

"Querría estar allí más que ninguna otra cosa. Pero es un momento de muchos nervios y creo que eso podría afectar a los jugadores", admite a la AFP Simon Sanders, abonado a Elland Road y que promete celebrar el ascenso "durante semanas" pese a las restricciones sanitarias por el COVID-19.

Los tres partidos que le restan por jugar al Leeds en su estadio son contra Stoke, Barnsley y Charlton, rivales que luchan por la permanencia.

Venciendo esos tres partidos y arañando un punto en sus dos desplazamientos, a Swansea o Derby, el Leeds se aseguraría el añorado regreso a la Premier League, tras un largo periodo de sombras.

Campeón de Inglaterra en 1969 y 1974 con el legendario Don Revie en el banquillo y en 1992, con Howard Wilkinson dirigiendo el equipo, el Leeds tiene una rica historia. Incluso jugó la Liga de Campeones a comienzos de los años 2000.

Pero desde su descenso en 2004, el club no ha vuelto a la élite y, además, ha pasado por graves problemas económicos que le llevaron a tocar fondo en 2007 cuando, penalizado por las deudas, descendió por primera vez a la tercera división.

No es extraño que Bielsa, que ha devuelto la ilusión a la hinchada, sea tan querido en el club, pese a llevar sólo dos temporadas en el equipo.

Bielsa ha cambiado el rumbo de una entidad que vivió torturada los últimos años, al punto de ser conocido por las hinchadas rivales como Damned United ('Maldito United', por el libro de David Peace en la que se explican los meses en los que Brian Clough dirigió al equipo en 1974), como antes el gran equipo de los años 1960 y 1970 fue conocido como Dirty Leeds ('Sucio Leeds') por la gran dureza con la que jugaba, que lo convirtió en el equipo más odiado de Inglaterra.

(Steven Griffiths/AFP)

Página procesada en: 1,22 segundos.