El Santos aplasta al Gremio y sigue en la búsqueda de su cuarta Libertadores

Brasil, 17 dic 2020 (ATB Digital).- Con un primer tiempo de presión endemoniada y digno del misticismo de la Copa Libertadores, el Santos clasificó a semifinales al aplastar 4-1 este miércoles a Gremio en el duelo brasileño de cuartos de final.

Un doblete del prometedor delantero Kaio Jorge (1, 55), que anotó el quinto gol más rápido de la historia del torneo, cuando el reloj marcaba apenas 11 segundos, y tantos de Marinho (16) y Laércio (84) sepultaron la visita del tricolor gaúcho al estadio Vila Belmiro, en el puerto de Santos. El zaguero Thaciano (82) descontó de cabeza.

La superioridad del Peixe hizo irrelevante el empate 1-1 de la ida en Porto Alegre. Ahora los hombres de Cuca disputarán su primera semifinal de Libertadores en ocho años, torneo que ganaron en tres ocasiones, 1962 y 1963 con Pelé y 2011 con un juvenil Neymar.

Santos chocará contra el ganador del duelo entre Boca Juniors y Racing Club.

Hacer historia
La descripción del partido es sencilla: Libertadores en estado puro. El equipo que al inicio de la llave parecía inferior se llevó el botín, el jugador para ver la pifió, las rachas cayeron y hubo un gol para la historia.

En su regreso, Jean Pyerre, el hombre más habilidoso y talentoso de Gremio, dio un pase defectuoso para David Braz nada más mover del medio. El prometedor Kaio Jorge, de 18 años, corrió más rápido que el esférico y que el zaguero, esquivó a Vanderlei y martilló el primer clavo del ataúd.

Todo eso sucedió en apenas 11 segundos, y en medio del humo de la pirotecnia con la que los locales anunciaron el comienzo del duelo.

"En 2011 estaba viendo la Libertadores del Santos, viendo a Neymar por televisión y hoy estoy aquí, en Vila Belmiro, ayudando a Santos", afirmó Kaio Jorge.

Sin saberlo, con los fuegos artificiales Santos, inmerso en una honda crisis económica, estaba celebrando el quinto tanto más rápido de la historia de la Libertadores. El registro quedó a cinco segundos del récord del peruano Félix Suárez, del Alianza Lima, en 1976.

Jean Pyerre, que se perdió la ida por lesión, intentó reivindicarse rápido. Recibió una pelota por derecha pero su disparo chocó con el travesaño.

A partir de entonces, todo fue vértigo. Santos, que apenas ha perdido uno de los diez juegos coperos, no dio tregua y no ahorró pizca de oxígeno.

Liquidado
La presión endemoniada resultó en el sepelio de Gremio, no sólo de la eliminación del torneo sino también del fin de 18 fechas de imbatibilidad. Y de tres temporadas consecutivas clasificando a semis de la  Libertadores.

Marinho marcó su cuarto gol en el torneo con un milimétrico zurdazo al ángulo derecho de Vanderlei, tras una asistencia de Lucas Braga en pleno contragolpe.

Sin ningún tipo de tratamiento, porque Gremio apenas daba signos de vida, la herida fue agrandándose. Kaio Jorge anotó su doblete con un tiro que vulneró lentamente el arco de Vanderlei tras un córner de Marinho.

Aquel Gremio que mostró amor propio y entereza para empatar en la ida se quedó en Porto Alegre. Apenas reaccionó este miércoles con un cabezazo de Thaciano, tras centro de Ferreira, un coletazo que fue respondido rápidamente con la sentencia de Laércio, que marcó su primer tanto con la casaca que Pelé hizo famosa.  

En el Vila Belmiro sólo hubo un equipo, un Santos mentalizado en alzar su cuarta corona en Libertadores, una proeza inédita para un equipo brasileño.

El Peixe no clasificaba a semifinales desde 2012, un año después de haber ganado su última Libertadores. Entonces lo hizo con un tal Neymar, un chico menudo de 19 años. Para curiosidades, la vida: Kaio Jorge cumplirá la misma edad al día siguiente de la final en el Maracaná.

(AFP)

Página procesada en: 0,69 segundos.
Tiempo: 0.7093 segundos.