Guaraní sella boleto a octavos de final y le da el último empujón a Tigre

Argentina, 2 oct 2020 (ATB Digital).- El paraguayo Guaraní clasificó a los octavos de final de la Copa Libertadores 2020 al ganarle como visitante al argentino Tigre por 3-1 (parcial 1-1), en un partido por la quinta fecha del Grupo B jugado este jueves en Tigre (periferia norte bonaerense).

Jhohan Romaña (19), José Florentín (55) y Cecilio Domínguez (86) anotaron los goles para el conjunto paraguayo, mientras que Pablo Magnín (36) convirtió el descuento para la formación argentina, ya eliminada de la Copa.

Con cinco fechas disputadas, el brasileño Palmeiras (13 puntos) y Guaraní (10) ya están clasificados a octavos, mientras que Bolívar (4) quedó a un paso de llevarse el pase a la Copa Sudamericana, y Tigre (1) cierra la tabla del Grupo B.

En la última fecha, que se jugará el 21 de octubre, el conjunto aborigen visitará a Bolívar en La Paz, y Tigre acudirá a Sao Paulo, donde lo esperará Palmeiras.

El Aborigen se impone
A sabiendas de que podía conseguir la clasificación en esta jornada luego de la goleada de Palmeiras sobre Bolívar (5-0), Guaraní salió desde el comienzo a tratar de conseguir los tres puntos, ante un Tigre que se mostró muy desordenado en los primeros minutos.

Ese dominio del aurinegro encontró premio pronto, en un tiro de esquina desde la derecha que se abrió sobre el área y que Romaña cabeceó con potencia, casi a la altura del penal, con la potencia necesaria para buscar el rincón derecho, luego de pasar entre varias piernas.

Guaraní justificó por un buen rato la diferencia conseguida, pero el visitante se vio sorprendido poco después de la media hora, cuando Protti envió un pase al vacío, Magnín picó a espaldas de los centrales, aguantó la marca y definió con un zurdazo cruzado a la escuadra.

Ese empate parcial le permitió a Tigre ensayar una mejoría y terminar el primer tiempo dentro de un desarrollo más parejo, e incluso estuvo cerca de darlo vuelta en un centro de Protti que Romaña salvó al tiro de esquina cuando Gaspar Servio ya había sido eludido.

Control y premio
Después del entretiempo, Guaraní se recompuso y volvió a tomar el control del juego, con un buen desempeño de Rodrigo Fernández y Rodney Redes en el medio, y bien pronto anunció de sus intenciones en un centro de Maná y un cabezazo cruzado de Redes que salió muy cerca del palo derecho de Marinelli.

Ante la debilidad del local en el fondo, no tardó nada en llegar el segundo gol paraguayo, nuevamente en un tiro de esquina, que esta vez se cerró sobre el primer palo, y allí apareció Florentín con un cabezazo bombeado, que sorprendió a Marinelli.

El equipo de Gustavo Costas ganó también en tranquilidad y manejó con orden el desarrollo, que no cambió con las variantes que dispuso Gorosito para un Tigre falto de recursos para torcer una historia sellada.

El ingresado Raúl Bobadilla tuvo para liquidarlo con una emboquillada que salió desviada, pero fue el habilidoso Cecilio Domínguez el que le puso la frutilla al éxito de Guaraní, al irse solo con un pelotazo frontal y eludir al arquero, antes de enganchar hacia adentro y definir con solvencia.

Guaraní mostró más orden y contundencia, virtudes con las que venció a Tigre en ambos duelos y que le permitieron asegurarse el billete a la próxima ronda, mientras que el equipo argentino volvió a dejar en claro que el sueño copero le quedó muy lejos.

(AFP)

Página procesada en: 0,7 segundos.