¿Un partido de fútbol en Cisjordania? Para los hinchas sauditas no hay dilema

¿Un partido de fútbol en Cisjordania? Para los hinchas sauditas no hay dilema

Palestina, 14 oct 2019 (ATB Digital).- El martes su selección nacional disputará un partido en Cisjordania ocupada, para lo que necesita una aprobación previa de Israel. Pero los aficionados sauditas entrevistados en el centro de Riad no consideran este trámite una forma de normalizar relaciones con el Estado hebreo.

"No es una normalización. Es la Palestina ocupada. Para Arabia Saudita no hay un estado que se llame Israel", sentencia Saad, un aficionado de 27 años, en un café de la calle Tahlia, gran avenida comercial de la capital, frente a una pantalla que emite el último encuentro de su selección.

Después de haber ganado a Singapur (3-0) la semana pasada, los Verdes juegan el martes ante Palestina en la clasificación para el Mundial 2022, lo que supondrá un cambio político por parte de Arabia Saudita.

Hasta ahora, los sauditas solo habían jugado los partidos como visitantes ante Palestina en países terceros. Acudir a Cisjordania supone solicitar una aprobación previa a Israel, que ocupa el territorio desde 1967 y con el que Riad no tiene relaciones diplomáticas.

Ocurrió por ejemplo en 2015, cuando Arabia Saudita rechazó viajar a Cisjordania para jugar ante Palestina en la clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

Salvo algunas excepciones, los deportistas árabes no juegan en los Territorios palestinos y no se enfrentan a equipos israelíes.

Pero estos últimos años el Estado hebreo ha multiplicado los intentos por acercarse a los países árabes del Golfo, región en la que Arabia Saudita es la gran potencia. Estos dos grandes aliados de Estados Unidos habrían establecido vínculos en secreto contra su enemigo común, Irán.

'Hermanos palestinos'
Según la Autoridad Saudita del Deporte la decisión (de jugar en Cisjordania) se tomó "tras la solicitud de los hermanos palestinos" para no privar a su selección de la posibilidad de "jugar en casa ante sus aficionados, como los otros países".

"Es positivo apoyar el deporte en Palestina dada la situación allí", añade Saad, asegurando a la AFP que "la causa palestina es fundamental en Arabia Saudita".

Para Hazaa, otro aficionado de los Verdes, la cuestión de las relaciones con Israel "es un tema político que no tiene nada que ver con el deporte".

"Para los sauditas o los palestinos, el objetivo del partido es clasificarse para la Copa del Mundo. La política es otro tema", añade este treintañero.

Abu Abdalá, empresario de 35 años, califica el duelo de "encuentro poco frecuente con implicaciones políticas" pero en beneficio de los "hermanos" palestinos, lo que es "un honor" para los sauditas.

"El reino no toma ninguna medida que no sea en el interés del pueblo palestino", insiste.

'Ejercicio de equilibrista'
En los Territorios palestinos la visita del equipo saudita, que llegó el domingo, divide. Algunos lo ven como una forma de "normalización" y otros hablan de una victoria histórica para el fútbol palestino.

Amparado por la FIFA, el partido se jugará en el estadio Al-Ram, ciudad cercana a Jerusalén.

La delegación saudita, a excepción de los jugadores, visitó este lunes la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar sagrado del islam, conocido como el Monte del Templo para los judíos, que lo consideran su primer lugar sagrado.

"Es una delegación deportiva que no tiene nada que ver con la política", declaró a la AFP el jeque Omar al-Kiswani, diretor general de la mezquita Al-Aqsa.

El partido llega en un momento en el que Israel se enfrenta a una campaña de boicot liderada por el movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) para protestar contra la ocupación y la colonización de los Territorios.

Esta organización considera que el viaje de los sauditas es parte de "un contexto de normalización oficial peligrosa" de Arabia Saudita con el Estado hebreo.

El Frente Popular para Liberación de Palestina (FPLP) señaló que rechaza "la normalización a través del deporte".

Para Ofer Zalzberg, analista del centro de análisis International Crisis Group (ICG), Riad hace "un ejercicio de equilibrista" acercándose discretamente a Israel pero buscando satisfacer a las autoridades palestinas, que desean recibir a la selección de Arabia Saudita.

Majed, un aficionado que porta una gorra de la NBA, es categórico: "Los palestinos deben recuperar sus territorios y el deporte favorece la paz en la región".

(Aziz El Massassi con Hossam Ezzedine en Ramala/AFP)

Página procesada en: 0,23 segundos.
Tiempo: 0.2369 segundos.