La Nación de Argentina destaca la “estabilidad” de precios de Bolivia

La Nación de Argentina destaca la “estabilidad” de precios de Bolivia

Mundo, 12 ago 2022 (ATB Digital).- El periódico argentino La Nación destacó la estabilidad que muestran los precios de los alimentos en Bolivia con una inflación a 12 meses del 2,04%, por debajo del 7,4% que registró Argentina sólo en el mes de julio.

“Otro país limítrofe entrega una foto de estabilidad que hace más de 15 años no existe en la Argentina. En Bolivia, la inflación mensual de julio fue de 0,39% y el dato acumulado en 12 meses escaló al 2,04%. En otras palabras, la inflación local en julio fue casi cuatro veces más alta que suba de precios que Bolivia registró en todo un año”, publicó el diario argentino.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de Bolivia, en julio de 2022, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una variación positiva de 0,39% respecto a junio. La variación acumulada fue de 1,58% y a doce meses fue positiva con un incremento de 2,04%.

El aumento de 0,39% del IPC registrado en julio se explica, principalmente, por la variación positiva de los precios en las divisiones de: transporte; muebles, bienes y servicios domésticos; alimentos y bebidas no alcohólicas; bienes y servicios diversos; alimentos y bebidas consumidas fuera del hogar; prendas de vestir y calzados; vivienda y servicios básicos; y educación.

Bajo el título “Inflación récord en julio: qué lugar ocupa la Argentina en comparación con otros países de la región”, el matutino hace un repaso de la situación de los precios de los alimentos en la región donde destacan con cifras rojas las economías de Argentina y Venezuela, mientras que Bolivia aparece entre las naciones con más estabilidad.

De acuerdo con la publicación, la inflación acumulada de Argentina en los últimos doce meses trepó al 71%, ubicando a esa “nación entre las naciones con mayor suba de precios en el mundo”.

Las proyecciones de consultoras y economistas señalan que Argentina podría llegar a reportar un Índice de Precios al Consumidor (IPC) con tres dígitos, como ocurre en Venezuela.

Si bien, la República Bolivariana registró en julio una inflación del 5,3%, la inflación acumulada en los primeros siete meses de 2022 llegó al 62%, y la interanual al 139%, uno de los peores registros del mundo que, sin embargo, luce como un alivio tras la híper disparada en 2017 y el 686,4% que tuvo el país en 2021, según las mediciones del Banco Central de Venezuela, apunta la publicación de La Nación.

El caso de Brasil fue, posiblemente, el más resonante en la región en materia de inflación: el mes pasado, el Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) que elabora el IBGE arrojó una caída del 0,68%, el primer registro de inflación “negativa” luego de 25 meses consecutivos en alza, y el menor dato mensual para la serie, que comenzó en enero de 1980.

Y si bien el registro interanual todavía se mantiene en dos cifras (10,07%), las proyecciones advierten que esa marca se desinflaría el mes que viene, luego de ubicarse por debajo del 1% mensual en mayo (0,47%) y junio (0,67%).

Detrás de esa dinámica en la principal economía de Sudamérica, se combina el contexto externo con decisiones internas. Además del fuerte endurecimiento en la política monetaria que hace tiempo implementa el Banco Central (entre marzo de 2021 y agosto de 2022 la tasa de interés de referencia pasó de 2,75% a 13,75%), el presidente Jair Bolsonaro, que intenta ir por su reelección en las elecciones del 2 de octubre, impulsó una ley que se sancionó a fines de junio y estableció una fuerte baja de impuestos en transporte, combustibles, energía eléctrica y comunicaciones.

En ese marco, el precio de venta al público de la nafta cayó un 15%, mientras que las tarifas de la electricidad doméstica registraron una baja del 6%, aunque los alimentos se incrementaron un 1,3%.

En Chile, la dinámica inflacionaria acelerada es uno de los principales factores detrás de la caída en la imagen del presidente Gabriel Boric, que asumió el cargo el 11 de marzo pasado.

Si bien están lejos de los registros locales, el 1,4% de incremento en el IPC en julio elevó al 13,1% el registro interanual, la mayor marca en 28 años.

Transporte (3,4%), alimentos (1,9%) y las tarifas eléctricas (3,7%) fueron algunos de los rubros que empujaron el índice en el mes, que tuvo diez de las 12 categorías relevadas con aumentos.

En el caso de Paraguay, julio tuvo una inflación del 0,7%, con una mayor incidencia en los rubros de combustibles (nafta y gasoil) el precio del transporte. Con este registro, el país acumula un alza del 6,7% en lo que va de 2022, y una inflación interanual del 11,1% (inferior al 11,5% de inflación interanual registrado en junio).

Las cifras oficiales superaron a las estimaciones previas en Uruguay. El país que tiene la moneda más sobrevaluada de la región, según las estimaciones del último Big Mac Index que elabora la revista The Economist, registró en julio una inflación del 0,77%, con fuerte impacto de restaurantes y hoteles (1,28%), salud (1,27%) y transporte (0,78%). Así, la inflación interanual llegó al 9,56%, un dato que si bien es la décima parte de las proyecciones que se manejan para la Argentina, se ubica por encima del rango de 3%-7% al que apunta el Banco Central del Uruguay.

“Estamos en el podio negativo de inflación hace ya varios años. Depende de qué perspectivas tomes, podés estar entre sexto o séptimo en el listado mundial de países”, dijo Soledad Pérez Duhalde, directora de Operaciones de la consultora Abeceb, a La Nación.

Sudán, Zimbabue, Líbano, Siria y Turquía comparten el particular club con la Argentina, y superan a otros países africanos como Etiopía, Angola o Sierra Leona.

Página procesada en: 1,23 segundos.
Tiempo: 1.2613 segundos.