Alianza inédita contra el COVID-19: dos laboratorios competidores desarrollan una vacuna basada en proteínas

Alianza inédita contra el COVID-19: dos laboratorios competidores desarrollan una vacuna basada en proteínas

Francia, 5 sep 2020 (ATB Digital).- A medida que el mundo se enfrenta a una crisis de salud global sin precedentes, está claro que ninguna compañía puede hacerlo sola. En tiempos de ciencia mancomunada, dos laboratorios que son competidores se unen para combatir el COVID-19.

La farmacéutica francesa Sanofi y la británica GSK comenzaron un ensayo clínico para su vacuna COVID-19 basada en una proteína, sumándose a la carrera de las farmacéuticas para desarrollar tratamientos contra la pandemia de COVID-19. Ambas compañías dijeron el jueves que habían comenzado la “fase 1/2” de su vacuna COVID-19 adyuvante, que esperan poner a disposición en todo el mundo.

Desde las empresas dijeron que esperaban los primeros resultados de la vacuna para principios de diciembre de 2020, y que si los datos resultaban positivos, planearían solicitar la aprobación regulatoria del producto en la primera mitad de 2021. “El inicio de nuestro estudio clínico es un paso importante y nos acerca a una posible vacuna que podría ayudar a derrotar la COVID-19”, dijo Thomas Triomphe, vicepresidente ejecutivo y jefe mundial de Sanofi Pasteur.

El fabricante de medicamentos francés está trabajando en dos de las más de 150 vacunas potenciales que en estos momentos se desarrollan en todo el mundo para hacer frente a la pandemia de COVID-19, que se ha cobrado más de 869 mil vidas y ha provocado un colapso económico.

La primera de las vacunas candidatas de Sanofi -que ha comenzado el ensayo clínico- utiliza su plataforma registrada de fabricación de baculovirus de proteína recombinante basada en células (utilizada actualmente para producir la vacuna contra la influenza estacional), junto con un adyuvante fabricado por la empresa británica GlaxoSmithKline (GSK). La otra, en asociación con TranslateBio utiliza una nueva tecnología de ARN mensajero.

“Cualquier vacuna pandémica del SARS-CoV-2 que demuestre seguridad y eficacia en estudios clínicos y que, posteriormente, tenga licencia para su uso en países de todo el mundo, debe producirse a escala masiva para satisfacer las necesidades de salud pública mundial. En ese sentido, aumentamos nuestras capacidades de fabricación a gran escala para poder entregar rápidamente grandes cantidades de futuras vacunas”, explicaron desde la empresa biofarmacéutica.

Debido a que la vacuna recombinante utiliza la tecnología de fabricación existente, confían en que contarán con la capacidad de fabricar grandes cantidades, hasta mil millones de dosis al año. En cuanto a la vacuna candidata con tecnología ARNm, TranslateBio ha establecido una fabricación a escala relativamente grande para esta tecnología más novedosa. “Estimamos que podríamos suministrar de 90 a 360 millones de dosis anualmente y estamos en proceso de ampliar aún más esa capacidad en 2021?, advirtieron.

“En relación a esta vacuna recombinante hay un acuerdo sin precedentes: Sanofil y GlaxoSmithKlinecon -que habitualmente son competidores- hoy trabajan como socios estratégicos. Desde Sanofi producimos el antígeno y GSK el adyuvante, un potenciador que hace que estas vacunas puedan producir una respuesta inmune mayor. Se espera que la vacuna esté lista y registrada en el primer semestre del 2021. Para la vacuna candidata con tecnología ARNm vamos a tener que esperar hasta el segundo semestre del mismo año”, aseveró en diálogo con este medio Judith Armoni, directora médica de Sanofi Pasteur.

¿Cómo funcionan cada una de las tecnologías de vacunas o combinaciones de tecnologías?

Ambos modelos se dirigen a la glicoproteína S de superficie, que cumple un papel clave en la entrada de las células del virus y está dirigida por anticuerpos neutralizantes de la vacuna.

Para la vacuna recombinante candidata, las secuencias de ADN que codifican los antígenos del coronavirus se combinan en el ADN de la plataforma de expresión de baculovirus, (la base del producto de influenza recombinante con licencia de Sanofi Pasteur) y se usa para producir rápidamente grandes cantidades del antígeno SARS- CoV-2 que será formulado para estimular el sistema inmunológico para proteger contra el virus.

Para el ARNm candidato, la vacuna usa porciones de secuenciación genética para antígenos de coronavirus que luego son utilizadas por las propias células del cuerpo directamente para crear un antígeno al cual el sistema inmunológico reacciona, nuevamente, como siempre, sin causar enfermedad.

“Si bien ambas vacunas están basadas en el antígeno de superficie, utilizan dos tecnologías diferentes. La recombinante se basa en la información genética de la proteína S, una proteína de superficie que se utiliza como antígeno, que va a estimular al cuerpo para producir anticuerpos. Se trata de una tecnología ya conocida, y eso es una gran ventaja. Esa información genética de la proteína S se combina con un baculovirus, es decir un vector que va a producir esta proteína, luego se cosecha y se purifica, y por último se inyecta como vacuna. No hay posibilidad de causar enfermedad. Es una vacuna utilizada ampliamente en los Estados Unidos. Los efectos adversos son similares a los de la mayoría de las vacunas gripales del mundo. Son vacunas ya aprobadas por la FDA”, explicó Armoni.

Y añadió: “La otra vacuna candidata utiliza una innovadora tecnología de ARN mensajero. Sellamos un acuerdo estratégico con TranslateBio, una compañía que desarrolla una nueva clase de medicamentos potencialmente transformadores para tratar enfermedades la compañía con mucha experiencia en lo que es el desarrollo de terapias de ARN mensajero. En el desarrollo de esta fórmula también se va a trabajar en relación a la proteína S, pero esta otra tecnología es muy inestable. Por eso hay que combinarla con un lípido nanopartícula para poder estabilizarla y administrarla al cuerpo humano. Esta información genética hace que en el organismo las células de propio cuerpo produzcan este antígeno”.

(Infobae)

Página procesada en: 0,48 segundos.