Atrapan y matan a asesino serial de niños que bebía la sangre de sus víctimas

Atrapan y matan a asesino serial de niños que bebía la sangre de sus víctimas

Mundo, 16 oct 2021 (ATB Digital).-  Masten Wanjala, de 20 años, fue detenido el pasado 14 de julio en el condado de Kajiado (localidad de Kenia, lugar fronterizo con Nairobi) y, según testimonios de la Policía del lugar, confesó haber acabado con la vida de menores entre 12 y 13 años desde 2016 en diferentes lugares del país.

Wanjala confesó haber matado a su primera víctima cuando solo tenía 16 años, una edad similar a la de otras de sus víctimas. También afirmó haberlos drogado y en algunos casos beber su sangre.

Al parecer, el supuesto asesino se hacía pasar por un entrenador de fútbol para atraer a sus víctimas y luego las llevaba a áreas apartadas. En algunos casos, tomaba a algunas de sus víctimas como rehenes para pedir un rescate.

Masten Wanjala había logrado huir en misteriosas circunstancias de una comisaría el pasado 13 de octubre, cuando tenía que testificar ante un tribunal. Wanjala se hallaba desde entonces en paradero desconocido.

Al intentar buscar refugio en la casa de sus padres, a cientos de kilómetros, en el condado de Bungoma, cerca de la frontera con Uganda, fue visto por algunos vecinos que lo reconocieron.

Intentado huir de la mirada de los lugareños, Wanjala optó por esconderse en una casa cercana. Allí fue alcanzado por una turba de personas que indignados fueron a lincharlo en horas de la mañana.

Bruno Shioso, portavoz del Servicio Nacional de Policía, dijo que estaban investigando para verificar que el cuerpo encontrado era el de Wanjala.

“Estamos tratando de hacer una verificación básica en el cuerpo para asegurarnos de que la persona asesinada por la turba sea él”, dijo Shioso por teléfono.

Este hecho que conmocionó a la nación llevó a muchos en las redes sociales a ridiculizar a la Policía y en las últimas horas los llamados que exigen la renuncia del jefe de Policía de Kenia por la fuga de Wanjala han aumentado. Después de más de tres meses de investigaciones, los kenianos les exigen a las autoridades que expliquen por qué Wanjala nunca fue llevado a los tribunales para enfrentar cargos de asesinato.

Esta situación plantea serios interrogantes sobre el proceso judicial de Kenia, cuyos procesos, a menudo, se mueven lentamente y, en este caso, se rompieron por completo, lo que destruyó la confianza en la justicia y la esperanza de las familias de las víctimas.

Mike Mbuvi Sonko, exgobernador del condado de Nairobi, había anunciado anteriormente una recompensa de 200.000 chelines (1.800 dólares) para cualquiera que estuviera dispuesto y brindara información que condujera a la nueva detención de Wanjala.

 Fuente: Urgente.bo

   

Página procesada en: 0,88 segundos.
Tiempo: 0.9232 segundos.