Cómo las vacunas en aerosol nasal podrían cambiar la pandemia de COVID-19

Cómo las vacunas en aerosol nasal podrían cambiar la pandemia de COVID-19

Mundo, 10 de septiembre 2022 (ATB Digital).-Así como la enfermedad COVID-19 se transmite mediante los aerosoles que emanamos al hablar, toser, cantar, estornudar y respirar, también la solución para eliminarlo podría llegar a través del aire mediante las nuevas vacunas en aerosol que están siendo aprobadas en el mundo.

Terminar con la pandemia mediante este tipo de vacunas es la esperanza de decenas de grupos de investigación y empresas que trabajan en nuevos tipos de inoculación. En lugar de depender de inyecciones, las nuevas herramientas contra el coronavirus aplican a través de aerosoles o gotas que se administran por la nariz o la boca y tienen como objetivo mejorar la protección contra el virus SARS-CoV-2.

Así, dos vacunas COVID-19 sin aguja que se administran por la nariz o la boca han sido aprobadas para su uso en China e India. La nueva vacuna de China, anunciada el domingo, se inhala por la nariz y la boca en forma de aerosol, y la de India, anunciada el martes, se administra en forma de gotas en la nariz. Estas vacunas mucosas se dirigen a las membranas mucosas delgadas que recubren la nariz, la boca y los pulmones.

Al provocar respuestas inmunitarias en el lugar en el que SARS-CoV-2 ingresa por primera vez al cuerpo, las vacunas mucosas podrían, en teoría, prevenir incluso casos leves de enfermedad y bloquear la transmisión a otras personas, algo que las inyecciones de COVID-19 no han podido hacer. Las vacunas que producen inmunidad esterilizante cambiarían el juego para la pandemia.

El doctor Ricardo Teijeiro, infectólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología SADI) se mostró precavido ante el anuncio de la aprobación de estas vacunas inhaladas. “Ya hubo experiencia con vacunas antigripales inhalatorias que se suspendieron por los eventos adversos que habían generado. Por eso digo que hay que esperar los resultados finales de los estudios clínicos de Fase III”, explicó Teijeiro a Infobae.

Por su parte, el infectólogo Hugo Pizzi aseguró a Infobae que varios laboratorios están desde hace tiempo con el desarrollo de vacunas inhaladas. “Desde el comienzo de la pandemia, todos los laboratorios desarrollaban concomitantemente la vía aerosol nasal de la vacuna contra el coronavirus. Recuerdo la confeccionada por el Instituto Gamaleya y las pruebas israelíes. Pero los chinos y canadienses llegaron primero”, precisó a Infobae.

Pizzi agregó: “Desde el punto de vista logístico y funcional, es un adelanto. Y si es realmente es efectiva, facilitará toda la estrategia de vacunación”.

“Estas aprobaciones validan la necesidad de vacunas mucosas. Esa es la dirección en la que debemos ir a nivel mundial, y Estados Unidos debe ponerse al día”, dice Marty Moore, cofundador de Meissa Vaccines en Redwood City, California, que está desarrollando una inmunización contra el COVID-19 que se administra por la nariz.

Las vacunas de China e India elevan a cuatro el número de inoculaciones mucosas COVID-19 aprobadas en el mundo, incluida una ya aprobada en Irán y otra en Rusia. Más de 100 vacunas mucosas contra la enfermedad están en desarrollo a nivel mundial, y unas 20 han llegado a ensayos clínicos en humanos, según Airfinity, una compañía de análisis de salud en Londres. Los métodos de administración incluyen aerosoles, gotas, aerosoles y pastillas.

Los recién llegados

La vacuna inhalada de China, desarrollada por CanSino Biologics en Tianjin, se llama Convidecia Air y contiene los mismos ingredientes que la vacuna COVID-19 de la compañía que ya está disponible en el país. Un dispositivo llamado nebulizador convierte la vacuna líquida en un aerosol que se inhala. El departamento de salud de China y la Administración Nacional de Productos Médicos aprobaron el uso de la vacuna como dosis de refuerzo.

Utilizando la misma plataforma de tecnología de vectores de adenovirus que la versión intramuscular de Convidecia, Convidecia Air ofrece una opción no invasiva que utiliza un nebulizador para convertir el líquido en un aerosol para inhalación por la boca. No requiere agujas y puede inducir eficazmente una protección inmunitaria integral en respuesta al SARS-CoV-2 con solo una respiración. Los estudios clínicos de Fase III en humanos, publicados en The Lancet, indicaron que Convidecia Air puede inducir una fuerte inmunidad mucosal, celular y humoral para lograr una triple protección y contener eficazmente la infección y la propagación del virus.


Actualmente, CanSinoBIO ha logrado una producción constante de varias vacunas innovadoras y ha establecido una cadena de suministro global con el objetivo de continuar haciendo que las vacunas de calidad sean más accesibles para la población mundial.

La vacuna de la India, desarrollada por Bharat Biotech en Hyderabad, está aprobada como una inoculación primaria de dos dosis, en lugar de un refuerzo. Ambas compañías, la china e india han producido vacunas de ‘vector viral’ que utilizan un adenovirus inofensivo para administrar material genético del SARS-CoV-2 en las células huésped. Ninguna compañía ha publicado datos de ensayos clínicos de fase III, pero ambas dicen que han completado esos estudios.

Los datos de un ensayo de fase II de la vacuna inhalada de CanSino encontraron que, cuando se administró como refuerzo, la vacuna elevó los niveles de anticuerpos en el suero sanguíneo significativamente más que el refuerzo de una inyección. Esto sugiere que la vacuna inhalada ofrecerá una protección tan buena o mejor que la proporcionada por la inyección.

De manera similar, Bharat comparó su vacuna intranasal con Covaxin, una inyección de COVID-19 disponible en India, midiendo los niveles de anticuerpos en la sangre. La compañía no dio a conocer los resultados de este estudio, pero consideró que el ensayo fue “exitoso”. No está claro exactamente qué tan exitosas serán estas vacunas. Esperar que una vacuna detenga la transmisión de un virus o prevenga incluso una enfermedad leve, logrando lo que se llama inmunidad esterilizante, es una barra alta. Bharat y CanSino no sabrán si sus vacunas pueden lograr esto hasta que hayan realizado más estudios de eficacia.

Hay pocos datos disponibles sobre la eficacia de las otras dos vacunas COVID-19 mucosas. Irán aprobó una vacuna COVID-19 administrada como un aerosol nasal y fabricada por el Instituto de Investigación de Vacunas y Sueros Razi en Karaj en octubre de 2021. Se han entregado más de 5.000 dosis. Y se informa que el Ministerio de Salud de Rusia aprobó una versión de aerosol intranasal de Sputnik V, la vacuna COVID-19 inyectada del país. Se han desarrollado vacunas mucosas para otras enfermedades, como la poliomielitis, la gripe y el cólera. La mayoría de estas vacunas se toman por vía oral y una, contra la gripe, se administra por la nariz.

¿Cómo miden los investigadores la eficacia de las vacunas mucosas en las personas?

Hay una manera rápida de predecir si una vacuna intramuscular contra el COVID-19 será efectiva: medir los niveles de anticuerpos neutralizantes que circulan en la sangre. Los niveles más altos generalmente significan una mejor protección, algo que los investigadores han establecido después de décadas de experiencia con vacunas intramusculares contra otros patógenos.

Pero para las vacunas mucosas que tienen como objetivo inducir la inmunidad esterilizante, no existe una correlación clara. Muchos desarrolladores están midiendo las respuestas inmunitarias en el tracto respiratorio, incluida la IgA secretora, otros anticuerpos y células T de memoria residentes en tejidos. Estos probablemente contribuyan a la protección, pero no está claro qué niveles son necesarios para prevenir la infección y la transmisión. Los estudios de las respuestas inmunitarias en la nariz y los pulmones de las personas que han experimentado una infección natural pueden resultar informativos.

Hasta que se establezca esta investigación básica, los desarrolladores de vacunas mucosas deben determinar la eficacia de otras maneras. La empresa Bharat Biotech en Hyderabad, India, por ejemplo, midió anticuerpos neutralizantes sistémicos en suero sanguíneo en su ensayo de una vacuna intranasal COVID-19. Si estos igualan o superan los niveles de anticuerpos de las vacunas intramusculares en el mercado, el ensayo logrará su criterio principal de valoración y se considerará un éxito. Pero no determinará la capacidad de la vacuna para prevenir la infección o la transmisión. El mes pasado, la firma dijo que había enviado datos de pruebas de última etapa, aún no publicados, al regulador del país, con la esperanza de obtener la aprobación para comenzar a proporcionar la vacuna a las clínicas.

CanSino rastreó la eficacia utilizando una estrategia similar: midiendo los niveles de anticuerpos neutralizantes en el suero sanguíneo y comparándolos con los de las vacunas existentes. Un estudio de fase II de la vacuna mucosa en aerosol de la compañía informó el de enero que, cuando se administró como refuerzo, la vacuna elevó los niveles de anticuerpos séricos significativamente más que el refuerzo de la vacuna intramuscular de CanSino.

En julio, la empresa señaló en otro informe que los niveles de anticuerpos disminuyeron con el tiempo, pero aún eran más altos que los obtenidos por vía intramuscular. La compañía también está midiendo las células T y los anticuerpos en la saliva, pero se desconocen los niveles de respuesta necesarios para proporcionar inmunidad esterilizante.

Fuente: Infobae 

Página procesada en: 1,64 segundos.
Tiempo: 1.7513 segundos.