El huésped animal que inició la pandemia continúa siendo un misterio para los científicos

El huésped animal que inició la pandemia continúa siendo un misterio para los científicos

China, 22 may 2020 (ATB Digital).- A medida que un número creciente de países impulsa una investigación independiente sobre el origen de la pandemia de COVID-19, muchos científicos de todo el mundo ya están tratando de descubrir cuándo, dónde y cómo el nuevo coronavirus llegó a las personas, advierte una investigación publicada en la prestigiosa revista científica Nature.

Encontrar la fuente es importante para evitar una nueva reinfección, pero las investigaciones de los científicos, que incluyen modelado, estudios celulares y experimentos con animales revelan cuán difícil puede ser identificar la fuente. “Es muy posible que no lo encontremos. De hecho, sería excepcionalmente afortunado si encontramos algo", asegura Lucy van Dorp, genetista del University College London (UCL).

Existe una fuerte evidencia de que el virus se originó en los murciélagos. El mayor misterio sigue siendo cómo pasó de los murciélagos a las personas. Los investigadores creen abrumadoramente que se trata de un virus salvaje, que probablemente pasó a las personas a través de una especie intermedia. Pero nadie ha encontrado el virus en la naturaleza todavía, por lo que no se pueden descartar por completo otras explicaciones.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, generó sugerencias de que el virus podría haberse filtrado de un laboratorio en Wuhan, donde comenzó el brote. Sin embargo, no hay evidencia para esa afirmación. Aún así, otros líderes mundiales han pedido investigaciones sobre el origen del brote. La Unión Europea y docenas de naciones están apoyando un proyecto de propuesta presentado a la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano decisorio clave de la Organización Mundial de la Salud. La propuesta exige “misiones de campo científicas y colaborativas” para “identificar la fuente zoonótica del virus y la ruta de introducción a la población humana, incluido el posible papel de los hospedadores intermedios”.

La única forma de decir con confianza de qué animal proviene el virus es encontrarlo en esa especie en la naturaleza, sostiene Arinjay Banerjee, investigador de coronavirus en la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario. “Otros enfoques solo te darán evidencia anecdótica”, explica.

Pero dado que el virus se ha extendido tan ampliamente entre las personas, incluso detectar el virus en animales no necesariamente confirmará su papel como huéspedes intermedios, ya que podrían haber sido infectados por personas, dice Li Xingguang, quien estudia la evolución viral en la Universidad de Bioingeniería de Wuhan. “La situación es muy compleja ahora”.

Los investigadores primero comenzaron a observar el genoma del virus para ver si podían compararlo con los patógenos encontrados en otros animales. A fines de enero, unas semanas después de que los investigadores secuenciaron el genoma del SARS-CoV-2, los científicos del Instituto de Virología de Wuhan publicaron en línea la secuencia completa de un coronavirus que se había almacenado en su laboratorio desde que se descubrió en murciélagos de herradura intermedios (Rhinolophus affinis) en la provincia de Yunnan en 2013. Ese genoma, llamado RATG13, era idéntico en un 96% al SARS-CoV-2, lo que lo convierte en el pariente más cercano conocido y sugiere fuertemente que el nuevo virus se originó en los murciélagos.

El biólogo computacional Francois Balloux y su equipo en la UCL, incluido su colega van Dorp, y otros equipos están buscando en bases de datos genómicas de animales en busca de coronavirus que coinciden aún más.

Aunque la diferencia del 4% entre los genomas de SARS-CoV-2 y RATG13 todavía representa unos 50 años desde la última vez que compartieron un ancestro común, dice van Dorp. La divergencia es otra evidencia que sugiere que el SARS-CoV-2 podría haber pasado a las personas a través de una especie intermedia.

Los pangolines se encontraban entre los primeros animales sospechosos de ser el intermedio. Dos equipos en China informaron que habían encontrado similitudes entre el SARS-CoV-2 y los coronavirus aislados del tejido de pangolines de Malasia (Manis javanica) que habían sido confiscados. El comercio de pangolines es ilegal en China.

Los coronavirus de pangolín resultaron ser demasiado distantes para ser ancestros directos del SARS-CoV-2, pero el hecho de que sean los únicos mamíferos salvajes además de los murciélagos que hasta ahora se sabe que viven con coronavirus similares al SARS-CoV-2 sugiere que no pueden ser descarta como una fuente intermedia.

Los científicos también buscan coronavirus similares en otros animales. El antepasado del SARS-CoV-2 podría estar al acecho en muestras de tejido que se almacenan en un laboratorio, dice Aaron Irving, investigador de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina Duke-NUS en Singapur. “Muchos laboratorios tienen muestras en sus congeladores”, asegura.

Irving planea colaborar con investigadores del Jardín Botánico Tropical Xishuangbanna de la Academia de Ciencias de China (CAS) en Yunnan para analizar muestras de tejido de mamíferos silvestres recolectados por programas de vigilancia de la vida silvestre para detectar coronavirus que podrían estar estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2. También está a punto de comenzar un nuevo laboratorio en el Instituto de la Universidad Zhejiang-Universidad de Edimburgo en Haining, y planea buscar coronavirus en murciélagos, musarañas de árboles, civetas y otros mamíferos, donde esté permitido. Pero en febrero, China introdujo la prohibición de las granjas de vida silvestre y muchos luchan por mantener vivas sus civetas.

(Infobae)

Página procesada en: 0,27 segundos.