El motivo por el cual la vacuna contra el coronavirus podría no funcionar

El motivo por el cual la vacuna contra el coronavirus podría no funcionar

EEUU, 9 jul 2020 (ATB Digital).- Si mañana es desarrollada una vacuna para el coronavirus, ¿usted la tomará? Mucha gente no lo hará. Según encuestas recientes, entre la mitad y las tres cuartas partes de los estadounidenses tienen la intención de vacunarse si hay una disponible, lamentablemente por debajo de lo que necesitaremos para proteger a nuestras comunidades.

Como pediatra, me reúno con todo tipo de padres que tienen inquietudes acerca de las vacunas en general; muchos me han dicho que no confiarán en una vacuna contra el coronavirus, y que ellos y sus hijos no la tomarán, al menos a corto plazo. Cuestionan la seguridad de una vacuna desarrollada en una línea de tiempo acelerada, y a la sombra de la presión política, una preocupación que también ha sido planteada por expertos a favor de la ciencia y la vacuna. Algunas familias incluso aceptan la teoría conspirativa de que se implantarán microchips junto a la vacuna.

Como demuestran los repetidos brotes de sarampión, no hemos hecho un gran trabajo al abordar las preocupaciones de las personas sobre las vacunas. Y si no aprendemos de nuestra respuesta fallida a ellos, un programa de vacuna contra el coronavirus estará condenado.

El movimiento antivacunas estuvo alguna vez vinculado principalmente a padres blancos ricos. Hoy en día, estos puntos de vista son expresados tanto por padres liberales, que se alinean con identidades de salud y paternidad “naturales”, como por padres conservadores, que enfatizan su desconfianza en el gobierno y la importancia de la libertad individual.

La raza también es importante: para algunas familias de color, la sórdida historia de experimentación poco ética en comunidades vulnerables los hace reacios a vacunarse.

Hasta ahora, la respuesta de salud pública se ha centrado principalmente en persuadir a las personas para que acepten vacunas a través de la educación y la comunicación efectiva. Pero este enfoque ha demostrado ser en gran medida infructuoso. Necesitamos nuevas estrategias.

Primero, debemos construir una coalición de líderes comunitarios, figuras públicas y otras personas influyentes para ayudar a combatir la desinformación y centrarnos en la importancia ética de la inmunización. Muchas personas confían en sus médicos para recibir asesoramiento médico, pero otras recurren a líderes religiosos, personalidades de los medios y proveedores de salud alternativos, como quiroprácticos y naturópatas.

Aunque la mayoría de las instituciones religiosas no desalientan o prohíben la inmunización, algunas creencias religiosas a menudo alimentan la oposición a las vacunas. Los pastores, los rabinos y los imanes podrían desempeñar un papel importante para aclarar la posición de una religión sobre la inmunización, no solo contra el coronavirus, sino también contra la gripe y otras enfermedades que las vacunas previenen.

También necesitamos involucrar a líderes comunitarios y figuras públicas que puedan ayudar a mediar en las discusiones nacionales y comunitarias sobre los valores, principios morales y preocupaciones de identidad sobre la vacunación y asegurar que los grupos más vulnerables tengan prioridad y protección cuando se trata de la distribución de la vacuna contra el coronavirus.

En segundo lugar, el marketing importa. Los padres de todo el espectro político y cultural me dicen que simplemente no confían en la información disponible sobre la fabricación de vacunas y sus ingredientes. Deberíamos explorar ideas como ofrecer “vacunas verdes”, fabricadas con procesos e ingredientes transparentes, que los estadounidenses que vacilan en vacunar pueden tener más probabilidades de aceptar.

Permítanme ser clara: nuestras vacunas actuales son seguras. Pero no pueden ser efectivas si la gente no está dispuesta a tomarlos. Deberíamos considerar qué tipo de vacuna los estadounidenses estarían dispuestos a aceptar, y qué tipo de información reforzaría la confianza.

Se debe diseñar una “vacuna verde” que use adyuvantes (que aumentan la respuesta inmune de una persona) y conservantes que no muestren resultados de búsqueda espeluznantes sobre anticongelante y envenenamiento por mercurio. Debe hacerse en una fábrica en una ciudad o pueblo que pueda identificarse fácilmente. Y debe venir con información accesible sobre desarrollo, pruebas y monitoreo, en lugar de un inserto inescrutable con una lista de efectos secundarios no relacionados con la vacuna. Estas medidas no son una necesidad científica, pero pueden ser sociales.

Finalmente, debemos centrar nuestra atención en los factores que han hecho de la desconfianza al gobierno un factor tan potente en el escepticismo a la vacuna, y mantenerlo allí. En tiempos de disturbios sociales, las personas a menudo recurren a la identidad y afiliación grupal, y las vacunas se han convertido en un poderoso vehículo a través del cual se expresan tales afiliaciones. Pero el enfoque prevaleciente sobre la vacilación y la oposición a las vacunas no refleja eso.

Una de las cosas que más valoro de ser pediatra es que se me permita ver las vidas de tantos tipos diferentes de familias. Independientemente de los antecedentes económicos, políticos o raciales de los padres, una cosa suele ser la misma: su dedicación a la salud y el bienestar de sus hijos.

Ese es un punto de partida útil cuando aconsejo a las familias sobre las vacunas. Puedo preguntar sobre sus experiencias y sus valores, dibujar diagramas sobre el sistema inmunitario y hablar sobre ensayos clínicos y estudios científicos. Puedo trabajar en la construcción de relaciones sólidas y tratar de iluminar las formas en que la vacunación se alinea con sus objetivos de mantener a sus hijos seguros y saludables.

Pero, ¿qué pasa con las preocupaciones de una madre afroamericana soltera de tres hijos que vive por debajo del umbral de la pobreza y experimenta una privación crónica de sus derechos; de una pareja joven que ha encontrado significado y apoyo a través de una comunidad en línea de “crianza natural”; o de un padre de cinco hijos guiado fuertemente por la fe religiosa, cuyo pastor considera que las vacunas interfieren con el diseño perfecto de Dios?

Estas preocupaciones son difíciles de abordar únicamente dentro de las paredes de una sala de examen, pero son las condiciones sociales como la desigualdad de ingresos, las disparidades educativas, el racismo y la discriminación de género las que han creado un clima cultural en el que las vacunas representan mucho más que la simple inmunización contra las enfermedades infecciosas. .

No podemos suponer simplemente que si se desarrolla una vacuna de coronavirus, los estadounidenses la aceptarán. La vacunación suficientemente extendida solo será posible si los valores y objetivos de un programa de vacunación se discuten de manera explícita, transparente y temprana, y si esa discusión incluye la gama completa de voces que nos han estado diciendo durante años que confían en las instituciones y sistemas estadounidenses responsables para las vacunas está roto.

* Phoebe Danziger es pediatra de la Universidad de Michigan, escribe sobre medicina, ética y cultura, y es cofundadora de Health Insight Lab.

(Infobae)

Página procesada en: 0,31 segundos.