Israel se niega a investigar la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh

Israel se niega a investigar la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh

Palestina, 19 de mayo (ATB Digital).- La Policía militar del Ejército israelí no planea abrir una investigación criminal sobre la muerte de la periodista palestina-estadounidense de Al Yazira Shireen Abu Akleh, ocurrida la semana pasada durante una redada en Yenín, al norte de Cisjordania ocupada.

Pese a reconocer el Ejército en su examen preliminar que Akleh pudo haber muerto por fuego israelí, la división de investigación criminal de la Policía militar no abrirá una investigación interna al respecto, según publica hoy el diario hebreo Haaretz.

Consultado por Efe, el Ejército israelí no ha confirmado esa información, que ya ha provocado numerosas reacciones, incluida la de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que condenó la decisión "en sus términos más enérgicos".

El Ministerio de Exteriores palestino reclamó en un comunicado que Israel indique "cuál es el fundamento jurídico para tal decisión, ignorando decenas de testimonios, pruebas y el resultado de la autopsia".

La veterana periodista murió por el impacto de un disparo en la cara mientras cubría un operativo del Ejército israelí el pasado 11 de mayo en el campo de refugiados de Yenín, pese a ir perfectamente identificada como prensa y protegida con chaleco y casco.

También puede leer: Miles de palestinos se despiden de la periodista Shireen Abu Akleh en medio de intervención israelí

Tanto testigos del suceso -la mayoría compañeros periodistas-, como la cadena Al Yazira o la ANP culparon inmediatamente a soldados israelíes del disparo que la mató, mientras que el gobierno israelí se apresuró a responsabilizar a "palestinos armados" que abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad israelíes.

En su informe preliminar, presentado el mismo día del funeral de Akleh dos días después de su muerte, el Ejército israelí admitió que había "dos posibilidades" sobre la fuente de la bala letal: palestinos armados "que dispararon cientos de balas desde varios lugares"; o un soldado israelí que devolvía fuego a un miliciano palestino del que Akleh estaba cerca.

Sin embargo, el Ejército señaló que sin el examen de la bala es imposible determinar quién la mató, por lo que ofreció una investigación conjunta a la ANP, que se ha negado a colaborar con las autoridades israelíes al no confiar en su imparcialidad pero se ha comprometido a acometer una investigación "transparente" e incluso a llevar el caso ante la Corte Penal Internacional.

"La decisión del ejército de la ocupación no sorprende y se inscribe en el marco de las prácticas habituales del estamento militar israelí de enterrar sus crímenes de ejecución en el terreno sin ninguna investigación o atribuirlos a personas sin identificar, con el fin de proteger a sus criminales", afirmó hoy el ministerio de Exteriores palestino.

Página procesada en: 1,52 segundos.
Tiempo: 1.6811 segundos.