"Joven, negra y de favela": La muerte de una embarazada por una bala perdida aviva el debate de la violencia policial en Río de Janeiro

"Joven, negra y de favela": La muerte de una embarazada por una bala perdida aviva el debate de la violencia policial en Río de Janeiro

Brasil, 11 jun 2021 (ATB Digital).- Suenan disparos en el complejo de favelas de Lins, en la zona norte de Río de Janeiro, pero a lo lejos. Los niños siguen jugando. Los tiros forman parte del día a día de la comunidad, como también que caigan vecinos abatidos por balas perdidas, casi siempre negros, en intervenciones policiales contra narcotraficantes.

"Nos han obligado a normalizarlo para no enloquecer. No tenemos cómo cambiar de realidad. Hasta sabemos diferenciar los tipos de disparos, si son de pistola, de fusil", cuenta a RT Naima, un voluntaria comunitaria y artista de 27 años. 

El miércoles por la noche participó en la manifestación por la muerte de Kathlen Romeu, de 24 años y embarazada de cuatro meses. No la conocía, pero sintió muy próximo su fallecimiento. "Podría haber sido yo, caramba". Como Naima, Kathlen era joven, negra y de favela.

La violencia empujó a Kathlen a abandonar en abril Lins. Había conseguido licenciarse en diseño en septiembre e intercalaba su trabajo en una tienda de ropa de lujo con su sueño de ser modelo.

Como echaba de menos a su abuela, el martes fue a visitarla a la favela. Juntas salieron a la calle para llevarle a su tía comida al trabajo. Una bala le alcanzó en el tórax. Llegó sin vida al hospital.

Su muerte ha conmocionado a los habitantes de las favelas y ha avivado el debate sobre la violencia policial en estas comunidades. Las redes se han llenado de imágenes de la joven con el 'hastag' #VidasNegrasImportam.

Según Fogo Cruzado, una aplicación que brinda alertas de zonas con disparos en tiempo real en Río de Janeiro, desde 2017, 681 mujeres fueron tiroteadas en la región metropolitana y 15 estaban embarazadas. Cuatro de las ocho muertes se produjeron en operaciones policiales

La Policía Militar comunicó que los disparos comenzaron porque habían sido atacados por criminales. La madre de la joven acusó a los agentes de ser responsables: "La policía disparó indiscriminadamente. Ejecutó a mi hija, fue una bala dirigida al cuerpo de mi hija".

Pablo Nunes, experto en seguridad, explica a RT que no se sabe si la bala procedía de la Policía. "Eso no importa", porque "la Policía está considerada el actor principal, la que dirige ese tipo de combate violento".

Según la Red de Observatorios de Seguridad, en 2019 en Río de Janeiro hubo 1.814 muertos en intervenciones policiales, y 1423 personas, un 86 %, eran negras. El Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP) calcula que de los 39.584 muertos por homicidio en 2019 en todo Brasil, el 74,4 % eran negros. De esa cifra, 6.357 muertes, un 13,3 %, se desencadenaron en intervenciones policiales.Fuente: RT

Página procesada en: 0,91 segundos.
Tiempo: 0.9463 segundos.