La muerte de Eva Perón: los últimos días de una mujer que marcó a Argentina

La muerte de Eva Perón: los últimos días de una mujer que marcó a Argentina

Argentina, 26 de julio 2022 (ATB Digital).- Eva Perón murió con 33 años, pero ya consolidada como una de las mujeres más importantes de la historia argentina. En diálogo con Sputnik, el historiador Felipe Pigna explicó que Evita revolucionó la relación con las clases populares, al punto de que sus detractores hicieron lo imposible por desaparecer su cadáver.

La muerte de Eva Perón, ocurrida el 26 de julio de 1952, cuando la entonces primera dama argentina tenía tan solo 33 años, podría haberse evitado si no fue por el compromiso que la líder histórica del peronismo tenía con las clases populares de su país, recordó Pigna.

Es que, lejos de detener sus actividades a tiempo para afrontar un tratamiento efectivo contra el cáncer de cuello de útero, que finalmente la mataría, ‘Evita’ prefirió dejar todas sus fuerzas en acompañar el Gobierno de su esposo, el general Juan Domingo Perón, y atravesar un proceso de radicalización de su discurso contra la oligarquía y las élites argentinas.

El historiador apuntó que Eva Perón sabía de la gravedad de su enfermedad desde principios de 1952, un año marcado por la asunción de Perón como presidente por segunda vez. Con menos fuerzas que las habituales, la líder peronista opta por concentrar sus audiencias en la residencia presidencial y ya no en la sede de la Fundación Eva Perón, a través de la que canalizaba la acción social del Gobierno argentino.

Su última aparición pública fue el 4 de junio de 1952, cuando acompaña a su esposo en la asunción del Gobierno. Si bien en un primer momento se intentó mantener su diagnóstico bajo reserva, su imagen demacrada fue alertando a los miles de militantes peronistas sobre el difícil momento de salud que atravesaba.

El Pigna destacó como, a contrapelo de sus dolencias, Evita aprovechó los últimos meses de su vida para plasmar sus ideas más fuertes en Mi Mensaje, su último libro, escrito en la etapa final de su vida, pero que se mantuvo oculto hasta 1987.

“Es un libro durísimo en el que habla de los enemigos, de la Iglesia, del Ejército, de los grupos de poder. Es muy interesante porque advierte lo que puede llegar a pasar si cae el peronismo”, repasó.

Es que, a pesar de los dolores que la aquejaban, Evita parecía más preocupada por el futuro de su esposo, el Gobierno y las clases populares argentinas en caso de que ella ya no estuviera. El 1 de mayo de 1952, apenas unos meses antes de morir, Eva da un discurso en la Plaza de Mayo de Buenos Aires en el que “advierte a la oposición golpista lo que puede pasar si se meten con Perón”. Al mismo tiempo, le pide a su esposo “que tenga cuidado porque lo que va a venir va a ser muy sangriento”.

“No se equivocó”, resume Pigna. En efecto, Perón sería destituido en 1955 por una cruenta dictadura cívico militar que se autodenominó Revolución Libertadora (1955-1958) y encadenó los gobiernos dictatoriales de Eduardo Lonardi y Pedro Aramburu. El historiador apuntó que el mismo Perón llegó a reconocer, en entrevistas desde su exilio en Madrid, que “si Evita hubiera estado viva en 1955 otra hubiera sido la situación”.

(Ahora EL PUEBLO)

Banner-1080-240

Página procesada en: 1,57 segundos.
Tiempo: 1.6443 segundos.