Un millón de muertes por coronavirus: cuáles son los 10 países más afectados en el mundo y cuál es la situación en Latinoamérica

Un millón de muertes por coronavirus: cuáles son los 10 países más afectados en el mundo y cuál es la situación en Latinoamérica

EEUU, 29 sep 2020 (ATB Digital).-  Los muertos por la COVID-19 en el mundo superaron el millón de personas, según los datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos en su recuento independiente.

Estados Unidos es el país con el mayor número de decesos, 205.031; seguido de Brasil, con 142.058; India, con 95.542; México con 76.603; Reino Unido con 42.001; Italia con 35.851; Perú con 32.324; Francia con 31.822; España con 31.411 e Irán con 25.986 muertes.

Sin embargo, entre los países más golpeados, Perú registra la mayor tasa de mortalidad, con 99 decesos cada 100.000 habitantes, seguido de Bélgica (86), Bolivia (68), España (67) y Brasil (67).

En cuanto a los casos, la Universidad Johns Hopkins subrayó que se han alcanzando en el mundo los 33.401.514 contagios y los diez países con más infectados por el coronavirus son:

1. Estados Unidos con 7.150.165

2. India (6.145.291)

3. Brasil (4.745.464)

4. Rusia (1.162,428)

5. Colombia (818.203)

6. Perú (808.714 )

7. España (748.266 )

8. México (733.717)

9. Argentina (723.132)

10. Sudáfrica (671.669)

China, donde comenzó la pandemia, publicó un registro oficial de de 85.384 personas contagiadas, de las que 4.634 murieron y 80.566 sanaron totalmente.

Por otro lado, la institución académica norteamericana indicó que a nivel global más de 23 millones de personas se han recuperado de la COVID-19, con India a la cabeza al registrar 5.016.520 pacientes que han superado la enfermedad; seguida de Brasil ( 4.197.372) y Estados Unidos (2.794.608).

Latinoamérica, la región más golpeada

Tras siete meses con coronavirus, Latinoamérica es la región más afectada por la pandemia, con un 33,8 % del millón de muertes que ya se superaron anoche y 27,7 % de los 33 millones de casos globales, y la zona todavía está más concentrada en contener que en superar la COVID-19.

El martes a las 11H00 GMT y desde el comienzo de la epidemia, América latina y el Caribe sumaba 342.687 fallecidos (9.256.274 contagios), Europa 230.943 (5.361.282), Estados Unidos y Canadá 214.400 (7.304.693), Asia 136.543 (8.041.105), Medio Oriente 44.991 (1.953.159), África 35.453 (1.467.646) y Oceanía 964 (31.568).

Un sistema sanitario que no estaba preparado para una crisis así, con alta ocupación hospitalaria que en algunos casos ha llegado al límite de la emergencia, y una difícil situación económica de la región más desigual del mundo, que tampoco ha permitido, por ejemplo, aplicar de forma ideal los test de detección de la enfermedad, forman parte de un cóctel explosivo.

Con más de 9,2 millones de contagios totales, 5 de sus países están dentro del top 10 de los más afectados: Brasil tercero (4,7 millones de casos), Colombia quinto (818.203), Perú sexto (805.302), México octavo (733.717) y Argentina noveno (723.132), con Brasil (segundo, 142.058), y México (cuarto, 76.430) dentro de las naciones con más decesos, por encima Reino Unido, Italia, Francia o España.

A esto se suma que Chile está al borde de los 500.000 casos y Ecuador, Bolivia, República Dominicana y Panamá por encima de los 100.000 contagios y que los casos solo se redujeron un 5 % en los últimos 7 días transcurridos hasta el lunes.

Pero además de los datos en bruto, hay otras cifras que muestran la complejidad de la problemática en la región. La más contundente de todas: Perú es el país del mundo con la tasa más alta de mortalidad de todo el mundo, con 99,2 decesos por cada 100.00 habitantes, cuando el promedio global es de 13 y el regional de 53.

Otros países latinoamericanos están por encima del promedio regional, como Bolivia (68,3 muertes por cada 100.000 habitantes), Brasil (67,2) Chile (66,7), Ecuador (64,9), México (59,9) y Panamá (55), según las últimas cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), basadas en datos de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

Uruguay y Cuba, el otro extremo

Pese al panorama general, no todo es malo en Latinoamérica y el Caribe, tal cual demuestran ejemplos como el de Uruguay que, si bien superó el domingo los 2.000 casos (2.010 hasta el lunes) y acumula 47 muertes, es uno de los países donde la incidencia de la pandemia es menor en la región y en todo el mundo: 1 deceso por cada 100.000 habitantes.

Esto permitió a la pequeña nación de 3,5 millones de habitantes realizar las elecciones departamentales y municipales del domingo con relativa normalidad, lo que se suma al funcionamiento desde hace un buen tiempo de establecimientos de hostelería, centros comerciales y culturales con aforos reducidos y la recuperación de buena parte de sus actividades presenciales, si bien con protocolos de distancia e higiene.

Otro caso positivo es el de Cuba, que parece avanzar hacia el control de un reciente rebrote de la pandemia, como indican los 26 nuevos contagios del lunes, menos que en los días anteriores, para un total de 5.483 casos diagnosticados y 122 fallecidos, con una tasa de letalidad del 2,22 %.

Islas del Caribe como Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas, no registran decesos, seguidos por países como Barbados, Haití, Nicaragua y Venezuela (cada uno con 2 muertos por 100.000 habitantes); Jamaica (3), Trinidad y Tobago (5) y Belice (6).

Sin embargo, en los casos de Nicaragua y Venezuela las cifras oficiales de los regímenes de Daniel Ortega y Nicolás Maduro, respectivamente, son sistemáticamente puestas en entredicho por sus opositores, diversas ONG e incluso organizaciones internacionales, por lo que es no es fácil saber la realidad de esos países.

(Infobae)

Página procesada en: 0,65 segundos.