Afanes desestabilizadores se repiten en Bolivia a dos años del golpe de Estado

Afanes desestabilizadores se repiten en Bolivia a dos años del golpe de Estado

La Paz, 7 nov 2021 (ATB Digital).- Los protagonistas del golpe de Estado de 2019 repiten acciones desestabilizadoras contra un Gobierno constitucional a dos años de los hechos. Así lo consideran autoridades nacionales que advierten un nuevo intento de atentar contra la democracia.

El 4 de noviembre de 2019, Santa Cruz fue escenario del denominado Cabildo de la Unidad, en el que participaron cívicos del país y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade).

En la concentración, el entonces presidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, presentó, sin representación nacional alguna, una carta para impulsar la renuncia del presidente Evo Morales.

Dos días después, viajó a La Paz con la misiva; sin embargo, se quedó en el aeropuerto de El Alto debido a las protestas de sectores sociales que pedían respeto a la democracia. Ante la situación, tuvo que retornar a la capital cruceña.

El contexto estaba marcado por un paro indefinido que impulsaban cívicos de Potosí, Beni y Santa Cruz desde el 22 de octubre de 2019.

El 7 de noviembre, Camacho volvió a La Paz y se reunió con sectores que se oponían al gobierno de Morales. Al día siguiente, el 8 de noviembre, en un cabildo en la zona Sur de la urbe paceña, anunció la entrega de la carta en Palacio Quemado.

Al final del día 8 de noviembre, policías de Cochabamba, reunidos en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), iniciaron un motín, con diferentes demandas, que incluían la renuncia del presidente Morales.

El mismo día, efectivos policiales de Sucre, Tarija, Oruro, Santa Cruz, Trinidad, Beni y Potosí se sumaron a la medida, y el 9 de noviembre, también lo hicieron las unidades policiales de Pando y de La Paz.

Así, después de las elecciones presidenciales del 2019, con la excusa de supuestos indicios de fraude electoral, se generaron movilizaciones en diferentes sectores del país, una crisis política y la renuncia del entonces presidente Evo Morales al Gobierno, quien denunció golpe de Estado.

Sin embargo, el 18 de octubre de 2020, un año después, Luis Arce recibió el respaldo nacional del 55,11% en las urnas y puso fin al régimen de Jeanine Áñez, quien se instaló en el Gobierno en noviembre de 2019.

El domingo 8 de noviembre de 2020, en la Asamblea Legislativa Plurinacional, fue posesionado Arce luego de ganar la Presidencia en octubre con el 55,11%.


Nuevo intento de desestabilización

A casi a un año de la posesión del presidente Luis Arce, protagonistas del golpe de Estado buscan repetir acciones de desestabilización como el paro indefinido, estrategia que aplicaron en 2019. La advertencia fue hecha por el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Juanito Angulo.

El Comité Pro Santa Cruz convoca, junto a otras organizaciones, a una suspensión de actividades en todo el país a la que denominó un “paro multisectorial indefinido” desde el 8 de noviembre, día en el que el mandatario cumple un año de gestión.

“El mismo libreto de instrucción de 2019 y, es más, los actores son los mismos (…) los mismos actores, la misma estrategia. Están promoviendo, están incitando a que haya hechos de violencia, hechos de terrorismo, de sedición, de conspiración y, finalmente, atentar”, cuestionó Angulo en entrevista con la Agencia Boliviana de Información.

Los sectores que ahora organizan el paro argumentan que la Ley de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y el Financiamiento al Terrorismo afecta a sus intereses. La convocatoria fue apoyada por el Conade que anunció bloqueos.

“Consideramos que la población no va a permitir más, porque nos han dejado consecuencias negativas como el golpe del 2019, consecuencias en el tema económico”, dijo el diputado Angulo.

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Nelson Cox, indicó que la verdadera intención detrás del anuncio de movilizaciones es obstaculizar, desestabilizar y generar conflictos injustificados en contra del Gobierno.

“Esto tiene que ver con una lógica de organizar una afrenta contra nuestro Gobierno. Esa movilización confirma que están buscando una desestabilización, porque al haber efectuado un manejo gradual de las movilizaciones, primero, desarrollado por comités cívicos, luego con trabajadores gremiales y transportistas, y ahora en conjunto, están confirmando que estas movilizaciones injustificadas tienen por detrás a quienes pretenden cuestionar y desestabilizar nuestro Gobierno”, señaló.

Dijo que el Gobierno garantiza el contingente policial necesario en los nueve departamentos para asegurar la libre circulación y el acceso a todos los servicios públicos, porque el país demanda trabajo y no más paros ni bloqueos.

“No vamos a permitir una nueva intención de Golpe de Estado, mediante la difusión de falsedades que generan incertidumbre en nuestra población cuestionando normativas que no perjudican a nuestras hermanas y hermanos bolivianos; en función a esto, están vigentes nuestros canales de diálogo y comunicación para beneficio de la población”, dijo.

Fuente: ABI

Página procesada en: 33,39 segundos.
Tiempo: 36.0335 segundos.