Bolivia pide en la ONU liberación de patentes y que acceso a vacunas anticovid sea un derecho humano

Bolivia pide en la ONU liberación de patentes y que acceso a vacunas anticovid sea un derecho humano

Estados Unidos, 23 sep 2021 (ATB Digital).- El presidente del Estado, Luis Arce pidió este jueves que el acceso a las vacunas contra el COVID-19 sea declarado como un derecho humano, además de la liberación de las patentes para su producción, con el fin de garantizar que lleguen a todos los países del mundo, en el marco de su participación en el 76 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) que se realiza en la ciudad de New York, Estados Unidos.

“El acceso a la vacuna debe ser considerado como un derecho humano (…). Las transnacionales productoras de medicamentos liberen las patentes y compartan sus conocimientos y tecnología para la producción de vacunas contra el COVID-19 y que, mediante un trabajo conjunto, garanticemos el acceso inmediato a todas las personas en todos los países del mundo”, manifestó en el pleno del evento del organismo internacional.

El jefe de Estado propuso, además, que las organizaciones supranacionales, como la ONU, y los gobiernos trabajen solidariamente para evitar el acaparamiento de los inmunizantes y promuevan que el acceso a ellas sea universal, justo, equitativo y oportuno, así como a los medicamentos e insumos médicos para hacer frente a la pandemia.

En su discurso, el Mandatario recordó que la crisis provocada por el coronavirus puso en evidencia que continúa la desigualdad entre los países del capitalismo central y los de la periferia que, eufemísticamente, son denominados “desarrollados y países en desarrollo”.

Detalló que el crecimiento de la pobreza, la extrema pobreza y la inequitativa concentración de vacunas fue incluso denunciado por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Según los datos disponibles, a la fecha, sólo el 30 por ciento de la población mundial que requiere vacunas ha recibido al menos una dosis anti COVID-19 y apenas el 15,5 por ciento está completamente vacunado. Al mismo tiempo, sólo el 1,1 por ciento de la población en países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis”, manifestó.

Ante tal panorama, Arce denunció que el capitalismo mercantilizó todos los ámbitos de la vida social y que la salud no escapa a sus “tentáculos”, pese a que la ciencia médica debe estar al servicio de la humanidad, sin ningún tipo de discriminación geográfica, política, social o por motivo de nacionalidad.

“No podemos ser indiferentes, ni mucho menos lucrar con la salud en tiempos de pandemia”, recalcó.

El jefe de Estado expresó su convencimiento de que la pandemia del COVID-19 sólo se podrá superar con una mayor cobertura posible de vacunación, en la consideración de que la OMS planteó que para ello se precisa lograr que el 70% de la población mundial esté inmunizada.

Explicó que las circunstancias actuales generadas por el coronavirus son un llamado a la solidaridad y la cooperación internacional entre pueblos hermanos a favor de la vida.

“La pandemia del COVID-19 ha demostrado la fragilidad de nuestras sociedades y Estados, generando impactos negativos sin precedentes en la salud, la economía, la educación, entre otros ámbitos; poniendo en riesgo el cumplimiento de las metas de la Agenda 2030 en los plazos previstos. A la crisis multidimensional del capitalismo (económica, social, ambiental, alimentaria, energética) y a la desigualdad, se ha sumado la crisis sanitaria”, advirtió.

En ese ámbito, el Mandatario pidió considerar que en la lucha contra el COVID-19, a lo largo del planeta, miles y miles de servidores de la salud cumplen su rol, por lo que hoy se les rinde homenaje y agradecimiento por su trabajo.

Además, rememoró que, en Europa, a pesar de sus problemas, sus países se pusieron de acuerdo y destinaron miles de millones de dólares para reactivar su economía, así como en Estados Unidos, donde se logró un consenso entre políticos para orientar miles de millones a su economía.

“En cambio, en América Latina y el Caribe, y en África, los Estados y los gobiernos no cuentan con organismos que piensen en la batalla por la vida. Todo lo contrario, organizaciones como la Organización de Estados Americanos (OEA), nos dividen, promueven golpes de Estado y generan desestabilizaciones”, concluyó.

Fuente: ABI

Página procesada en: 0,76 segundos.
Tiempo: 0.7956 segundos.