Bolivia se suma al reclamo que varios países ya realizaron por el acaparamiento de las vacunas anticovid

Bolivia se suma al reclamo que varios países ya realizaron por el acaparamiento de las vacunas anticovid

La Paz, 8 abr 2021 (ATB Digital).- Bolivia se sumó al reclamo que varios países de distintas partes del mundo ya realizaron por el acaparamiento de las vacunas anticovid, y demandó acciones de parte de los países vecinos para hacer escuchar su voz ante la comunidad internacional por la injusticia que se estaría cometiendo contra las naciones más pobres.

El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, denunció en la víspera que solo 10 países, de los más ricos del mundo, concentran el 80% de las vacunas contra el COVID-19 y alertó sobre la escasez de las dosis, por lo que llamó a una cruzada contra esa injusticia.

“Hay una escasez de vacunas en todo el mundo, porque los países ricos están comprando para sí y están dejando a nuestros países más pobres sin vacunas”, denunció.

Convocó a las autoridades de salud de otros países para realizar un manifiesto en conjunto y así hacer conocer al mundo la realidad regional, ya que la crisis por la ausencia de vacunas también se refleja en la mayoría de países de Latinoamérica.

En esa línea, en pasados meses, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, hizo la misma denuncia y demandó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que haga cumplir el mecanismo de acceso global a las vacunas (COVAX).

“La carrera por obtener la vacuna Covid-19 ha mostrado la fuerza del mercado sobre los organismos encargados de darle más equidad al mundo (…). No se respetó la solidaridad que la OMS vía el mecanismo de Covax nos prometió”, indicó el gobernante mediante su cuenta de Twitter.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) creó el sistema COVAX, con el objetivo de garantizar que los países más pobres no estén al margen de las vacunas. Así, 92 países de bajos ingresos podrían comprar vacunas con ese mecanismo.

Asimismo, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en febrero pasado se pronunció en contra de lo que considera una “inacción” por parte de la ONU para evitar el monopolio.

“Hay más de cien países que no tienen una sola vacuna. Es injusto. ¿Dónde está la fraternidad universal? De modo que la ONU tiene que intervenir, porque parece un florero, está de adorno y es un acuerdo de todos los gobiernos que se tiene que hacer valer. En esto coincidimos la mayoría de los pueblos”, afirmó en dicha oportunidad.

Representantes de los gobiernos de Argentina y Chile igualmente censuraron el acaparamiento de las dosis y destacaron la necesidad de que en América Latina y el Caribe se coordine mejor como región, a fin de producir insumos contra la pandemia y emprender estrategias para superar la crisis económica y social que ésta dejó.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, también denunció que en el caso de su país el bloqueo económico por parte de Inglaterra, Portugal, España y Estados Unidos, impide la adquisición de vacunas contra el COVID-19.

“Los recursos para comprar la vacuna de Venezuela los tienen congelados y robados en Inglaterra, en Portugal, en España, en Estados Unidos. Les hemos reclamado (a estos países) que nos entreguen el dinero para comprar la vacuna, a través de la OMS, y se han negado”, dijo el mandatario.

De la misma forma, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, pidió que los países ricos dejen de acumular vacunas y que las liberen para que los más pobres puedan acceder a ellas.

“Necesitamos que aquellos que han acaparado vacunas las liberen para que otros países puedan adquirirlas. Los países ricos del mundo se lanzaron y adquirieron grandes cantidades de vacunas, algunos países adquirieron hasta cuatro veces lo que su población necesita”, aseguró.

Ante este hecho, Amnistía Internacional, Frontline AIDS, Global Justice Now y Oxfam denunció que los países ricos acapararon dosis suficientes de vacunas contra el coronavirus para vacunar casi tres veces a toda su población.

Según sus reportes, casi 70 países pobres sólo podrán vacunar a una de cada diez personas contra el COVID-19 en 2021 si los gobiernos y la industria farmacéutica no toman medidas urgentes para garantizar la producción de dosis suficientes.

La mayoría de los países de América Latina y el Caribe dependen del COVAX, el mecanismo conjunto de la OMS y la Iniciativa Mundial para las Vacunas y la Inmunización (GAVI) tienen para repartir equitativamente 281 millones de dosis.

(Agencia Boliviana de Información)

Página procesada en: 0,75 segundos.
Tiempo: 0.8312 segundos.