Cambios por el viaducto Belisario Salinas aumentan el tiempo de circulación

Cambios por el viaducto Belisario Salinas aumentan el tiempo de circulación

La Paz, 5 de junio 2022 (ATB Digital).- Cinco minutos, sea a pie o en taxi, es el tiempo que se tarda en llegar de la plaza Isabel la Católica a la plaza Eduardo Avaroa desde que la Alcaldía inauguró el viaducto Belisario Salinas y se implementaron cambios en la circulación de Sopocachi.

A tres días de ser inaugurada esta obra, el secretario municipal de Infraestructura Pública, Boris Bacarreza, aseguró que se podría llegar desde Miraflores a Sopocachi en 90 segundos, dos minutos en el peor de los casos. Sin embargo, jamás dijo que las personas que necesitaran trasladarse por distancias más cortas sufrirían más tiempo en el tráfico paceño.

Édgar Carvajal es taxista desde hace un año y medio y reconoce que esta obra no ha tenido beneficios significativos para su sector.

Es más, la nueva ruta obligatoria, que requiere que todos los vehículos lleguen hasta la calle Fernando Guachalla para doblar hacia la derecha y llegar a la Capitán Ravelo y recién puedan entrar a la Belisario Salinas, puede convertirse en un cuello de botella del que no hay salida, explica Carvajal, sobre todo cuando hay bloqueos cerca de las instituciones que quedan en alguna de estas calles.

A pesar del nuevo viaducto, que ha reducido los carriles de circulación vehicular de tres a dos, la calle Belisario Salinas tiene seis semáforos. Éstos tienen diferentes medidas temporales que, si bien dan la imagen de estar reordenando el tráfico, lo que hacen es generar trancaderas tanto en el puente gemelo que llega desde Miraflores, como en la avenida Sánchez Lima, donde desembocan ambos carriles de subida hacia Sopocachi.

Los paceños que la circulan por el lugar han identificado que este proyecto no tiene ningún efecto positivo, como lo afirman Juan Carlos Gómez y Gabriel Rivero. Para el primero, es evidente que el proyecto no se basa en un estudio serio que permitiese liberar a esta zona de las trancaderas de las que sufre.

Por su lado, Rivero reconoce que es una obra estéticamente placentera, sin embargo solo ese eso. No encuentra más que un gasto insulso de dinero y un show mediático para las autoridades.


A solo tres días de haber sido inaugurado, vecinos y transeúntes ya expresaron su disconformidad por la obra, ya que se convirtió en foco de embotellamiento de vehículos, principalmente en horas pico.

“Es la primera vez que paso por aquí, pensé que iba a ser rápido, pero hay trancadera, se tarda, hay demora, estaba mejor antes”, dijo Franz Achá, conductor de un taxi que tuvo contacto con este periódico.

“Ahí está, lo estamos viendo, el embotellamiento que está generando esto (el viaducto) y en horas pico va a ser el triple, entonces no sé hasta dónde va esto”, dijo por su parte el concejal Pierre Chain en contacto con Patria Nueva.

La obra, que se inauguró el 7 de mayo, luego de casi medio año de postergación, también presenta rajaduras en varios puntos, según evidenció un reporte de Bolivia TV.

Si bien los vecinos de edificios aledaños se sienten aliviados porque la etapa de construcción ha terminado, reconocen que el tiempo que tardó tuvo un impacto negativo en sus negocios.

Mary Gonzales, administradora de uno de estos edificios, vio cómo empresas quebraron y su propio negocio sufrió pérdidas significativas.

“Fue como una segunda pandemia, estamos encerrados e incluso llegar a nuestras oficinas era una odisea”, comenta.

(AhoraElPueblo)

Página procesada en: 1,34 segundos.
Tiempo: 1.4685 segundos.