Defensora del Pueblo: Permisibilidad para que una niña sea madre se puede considerar como un caso de tortura

Defensora del Pueblo: Permisibilidad para que una niña sea madre se puede considerar como un caso de tortura

La Paz, 26 oct 2021 (ATB Digital).- La defensora del Pueblo, Nadia Cruz, cuestionó este martes que la iglesia católica, la familia y la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia de Santa Cruz permitan que la niña de 11 años, quien está embarazada a consecuencia de una violación, pueda ser madre. Aseveró que esa actitud puede ser considerada como un caso de tortura hacia la menor de edad.

“El que una niña de 11 años se sienta responsable, en este momento para ser madre o para asumir una maternidad, después de todo lo que ha pasado, esa es una situación de vulnerabilidad. (…) Esta permisibilidad para que una niña violada sea madre evidentemente se lo puede considerar como un caso de tortura”, aseveró Cruz.

Reprochó que representantes de la iglesia ingresaran en pasados días al centro de salud donde estaba la niña para ejercer presión sobre la decisión, cuando la víctima había iniciado por decisión propia un tratamiento con medicamentos para interrumpir su embarazo.


Explicó que la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia debió poner un alto a esta “intromisión” y al no ocurrir aquello se generó una situación mayor de vulneración en contra de la menor de edad.

“Esa permisibilidad ha generado, además, una confusión en cuanto a quién es el sujeto de derechos. Hemos visto documentos en los que la madre por ella y por la hija señala que no está de acuerdo con la suspensión (del embarazo); sin embargo,  nos parece extraño que la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia no considere que la víctima es la niña de 11 años y ella, como sujeto de derechos de una forma informada, es la única autorizada para generar la interrupción o la suspensión de la interrupción”, reprochó.

Detalló que, tras la última valoración psicológica, la niña se encuentra indecisa y afectada por la presión de la iglesia, su familia, las redes sociales y los medios.

La menor de 11 años de edad sufrió en reiteradas oportunidades abusos sexuales por su abuelastro en Yapacaní, Santa Cruz. (ABI)

Página procesada en: 0,97 segundos.
Tiempo: 1.2146 segundos.