El último viaducto de Revilla es un problema para Sopocachi

El último viaducto de Revilla es un problema para Sopocachi

La Paz, 16 de marzo (ATB Digital).- Son dos meses que la empleada del negocio no recibe su salario, las ventas de las salteñas cayeron en 80% y la dueña no tiene dinero para pagarle. Tiene dos opciones: continuar en el trabajo esperando que la situación mejore o retirarse.

El local, ubicado en la calle Belisario Salinas, zona Sopocachi de la ciudad de La Paz, está vacío, la construcción del viaducto perjudicó al pequeño negocio que, como la heladería del frente, está en peligro de cerrar.

Las ventas bajaron 80%; de 200 salteñas que se vendían al día, ahora son 40 por jornada.

Otros negocios también son perjudicados. Las ventas disminuyeron entre un 30% y 80%, y había la esperanza de que este fin de mes se finalice la obra, pero incluso los propios obreros saben que falta mucho para cumplir la promesa que hizo el alcalde Iván Arias a los vecinos de que el 30 de este me estaría inaugurando el trabajo que tuvo un incremento del 13,25% supuestamente para contratar a más obreros que terminen la obra.

“Esto falta todavía unos dos meses, no se va a terminar cuando el ingeniero dijo”, comenta un obrero mientras mira su celular sin levantar la cabeza.

El 4 de marzo de 2020 se suscribió el contrato por el cual la empresa El Ceibo construiría el viaducto Belisario Salinas, emplazado en Sopocachi, y a 22 meses la obra no se concluye y no hay indicio de que se entregue este mes.

La concejala Roxana Pérez del Castillo visitó la obra el lunes y constató que no tiene un avance significativo como para entregarla el 30 de marzo, además de haberse incrementado el monto del contrato en 13,25%.

“No vemos condiciones que hayan sido imprevistas y que ameriten un incremento de esta magnitud, pero entendemos que se amplía el plazo que entiendo que por lo menos van a hacer seis a ocho meses más”, explicó la concejala.

La gestión del alcalde Iván Arias incrementó el precio de la obra de Bs 18.752.171,76 a Bs 21.236.305,69 según el último contrato modificatorio del 20 de diciembre del año pasado.

El contrato suscrito el 4 de marzo de 2020 tuvo muchas voces en contra porque la alcaldía de Luis Revilla decidió acortar de 9 a 4 minutos el viaje por esa calle, pero no consideró el daño que le haría a la economía de la población.

Son casi dos años que choferes se ven perjudicados por que se cortó la vía que unía Miraflores con Sopocachi, los vecinos de los edificios deben guardar sus vehículos en garajes cercanos, las tiendas cerraron o ven mermados sus ingresos porque además desde hace dos semanas achicaron la acera, lo que causó que la gente prefiera circular por otras avenidas obviando al comercio del lugar.

Del Castillo lamentó que pese a las solicitudes de informes sobre el avance de la obra y el incremento en el costo total, la Alcaldía paceña no entregó la información requerida, por lo que en está jornada hizo la segunda inspección para verificar el avance real de la construcción.

En el lugar al parecer ninguno de los ingenieros, encargados o trabajadores está a cargo de la obra, ayer Ahora el Pueblo buscó al encargado y un día antes lo hizo la concejala Pérez del Castillo, pero ningún día al parecer fue a trabajar.

“Nosotros hemos ido, como les digo, a hacer una inspección sorpresa y nadie era responsable y nadie quería hacerse responsable, no nos han querido dar información, y la información que tenemos a través de las fiscalizaciones que hemos realizado que han ameritado que nosotros hagamos la inspección sorpresa”, dijo Pérez del Castillo.

La firma adjudicada, la Empresa Constructora El Ceibo SRL, anunció la conclusión del viaducto en 343 días, es decir noviembre de 2021; sin embargo la entrega fue reprogramada hasta el 30 de marzo de 2022, pero tampoco se la entregará en esa fecha.

La construcción del viaducto Belisario Salinas es la última de cuatro proyectadas en la gestión de Luis Revilla, dos en el Estadio y una en la Plaza Triangular, en los tres hubo retrasos en su entrega, Revilla informó cuando fue alcalde que fueron aproximadamente 10 meses debido a los conflictos políticos de 2019, a la llegada de la pandemia y por el tardío cambio de tuberías.

En el viaducto San Martín que conecta el Puente de Las Américas con la avenida Busch hubo más de un año de retraso.

La fiscalización de los concejales inició con el pedido de informes. Es por eso necesaria una ley para auditar obras y proyectos que se gestionan en la administración de Iván Arias y que pueda llegar a gestiones pasadas para fiscalizar proyectos que tuvieron objeciones y que hoy es necesario conocer a cabalidad.

Arias se niega a promulgar siete leyes, entre ellas la Ley Municipal Autonómica 475 de Fiscalización y Auditorías del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz.

Vía: Ahora El Pueblo

Página procesada en: 1,12 segundos.
Tiempo: 1.2782 segundos.