La whipala fue ultrajada nuevamente por afines a Creemos de Camacho

La  whipala fue ultrajada nuevamente por afines a Creemos de Camacho

Santa Cruz, 24 sep 2021 (ATB Digital).- No sólo la arrancaron de los arreglos florales entregados por instituciones públicas hoy en la plaza principal de Santa Cruz, en los actos por la efeméride de la gesta libertaria del departamento, sino que la bajaron del mástil donde fue izada por el vicepresidente del Estado, David Choquehuanca.

Nuevamente este símbolo patrio, reconocido en la Constitución Política del Estado, fue ultrajado por militantes afines a Creemos del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, tal y como sucedió en 2019, cuando se ejecutó el denominado Golpe de Estado, caso por el que es investigado, cuando por ejemplo, policías la cortaron de su uniforme, hecho que provocó la indignación de los pueblos indígenas, especialmente del occidente del país, lo que motivo que además esos efectivos policiales fueran dados de baja recientemente.

Hoy en horas de la mañana, en los actos por la efeméride de Santa Cruz y como suele ocurrir en estos actos cívicos, los arreglos florales de instituciones públicas empezaron a llegar a la plaza 24 de septiembre de la ciudad. Más tarde, cuando tocó la iza de las banderas, el presidente en ejercicio, David Choquehuanca, colocó junto a la tricolor nacional, la whipala y las izó, lo que motivó actos de intolerancia por los afines al gobernador cruceño que empezaron a pronunciar insultos.

Más tarde cuando los actos habían culminado en medio de gritos de asesino en contra de Camacho y fraude para señalar a las autoridades del gobierno central, afines el gobernador, arrancaron la whipala de donde estaba izada y luego los mismos, usurparon los arreglos florales y también se deshicieron de este símbolo patrio.

Durante la ejecución del Golpe de Estado en 2019, afines al gobernador Camacho y al Comité Cívico de Santa Cruz, bajaron la whipala de los mástiles de varias instituciones públicas donde estaba colocada e incluso la quemaron.

El ultraje de los símbolos patrios está penado en el país y tiene un castigo de cárcel  de seis meses a dos años.