Se revertirán las tierras que no cumplan la función social

Se revertirán las tierras que no cumplan la función social

La Paz, 16 may 2022 (ATB Digital).- El Gobierno nacional anunció que podría revisar y revertir las tierras de los empresarios que no cumplen la función social con la producción de alimentos para la población.

“Los empresarios a título de producir alimentos, como trigo y maíz, obtuvieron grandes superficies de tierra, pero no cumplieron, por lo que el Gobierno estaría obligado a aplicar la función social y pasar las tierras al Estado”, afirmó el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, en el programa Las 7 en el 7.

La autoridad reiteró que se cuenta con un superávit del grano para el mercado interno.

El empresariado boliviano —dijo— no garantiza el abastecimiento de alimentos para la población a pesar de contar con 11 millones de hectáreas de tierras, y al contrario a partir de 2019 redujeron la superficie cultivada de maíz.

“El Gobierno ha saneado y titulado sus tierras, les dio una pausa a la función económica y social durante cinco años, incluso se han comprometido a producir maíz y trigo (…) En la Unidad de Análisis están los documentos que los voy a tener que sacar, donde firman el compromiso de producir trigo y maíz. Si no lo han hecho, lamentablemente vamos a tener que aplicar la función social, y tierras que no cumplen esta función tienen que pasar al Estado porque en la Constitución (Política del Estado) está claramente establecida”, dijo el Ministro.

Gonzales aclaró que el Gobierno no tiene la intención de llegar a esta instancia, sin embargo “se podría ver obligado”.

La producción total de maíz en el país en esta gestión es de 1.029.179 toneladas (t), y el consumo interno se proyecta en 995.203 t, es decir hay un superávit de cerca de 34 mil t.

Explicó, en una anterior oportunidad, que los datos ofrecidos por el Gobierno fueron verificados, por lo que es importante que la población sepa que si por algún otro motivo existiese la subida del precio de algún producto (como las carnes de pollo y cerdo), este extremo no sería por el maíz, sino obedecería a especulaciones que quieren aprovechar la situación coyuntural mundial en el tema de alimentos.

El Estado boliviano subvenciona con más de Bs 50,2 millones el abastecimiento de maíz con el fin de que las familias adquieran alimentos, como carnes de pollo, cerdo y res, a precio justo. Este año, Emapa acopia de los pequeños y medianos productores 100.000 t de maíz a Bs 100 el quintal (qq), para distribuirlo al sector pecuario a un precio subvencionado de Bs 65.


La Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos garantiza 46 mil t del grano en la campaña de invierno y la Empresa Boliviana de Producción Agropecuaria, otras 15 mil toneladas adicionales.

Se abrirán procesos contra el agio y especulación del maíz

El supuesto desabastecimiento del maíz en Bolivia es parte de una estrategia impulsada por sectores que quieren la importación de grano transgénico. Las personas que cometan agio y especulación en la venta del maíz serán procesadas.

De corroborar las denuncias desde el Ministerio de Justicia, vamos a iniciar acciones penales en contra de aquellas personas que cometan agio y especulación con el maíz por ganancias ilícitas. Porque ocultar el producto es cometer un delito, advirtió el viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, en entrevista con Bolivia TV.

“El supuesto desabastecimiento de maíz sería provocado e intencionado por parte de un pequeño sector de productores avícolas que pretende presionar al Gobierno para importar maíz, generar primero un sentido de que no hay maíz”, afirmó.

Consideró que al interés económico de algunos empresarios se suma el hecho de que este sector está “alineado con el modelo neoliberal”.

“Hemos sentido ataques del sector empresarial que está alineado a la derecha boliviana y que nunca está de acuerdo con el (actual) modelo económico. (…) Ellos apuestan al modelo neoliberal que hace desaparecer al Estado de la economía y son ellos los empresarios, los que dominan y controlan la economía del país”, dijo.

Resaltó que la importación de maíz está garantizada siempre que el producto reúna los requisitos fitosanitarios establecidos por las normas vigentes, menos el maíz transgénico.

Enfatizó en que importar maíz transgénico significa destrozar el medioambiente y principalmente atenta contra la salud de los consumidores. Dijo que existen estudios de otros países sobre los efectos de consumir alimentos transgénicos, en especial como el maíz, que establecen el riesgo de sufrir desde reacciones alérgicas hasta cáncer.

Ahora el Pueblo 

Página procesada en: 1,06 segundos.
Tiempo: 1.2880 segundos.