Sobrevivió a un intento de feminicidio, está en coma y debe a la clínica Bs 80 mil

La Paz, 17 may 2021 (ATB Digital).- El pasado 10 de mayo, Viviana MQ, de 28 años, fue golpeada brutalmente por su concubino quien la dejó en estado de coma y a punto de morir.

Hoy se encuentra en terapia intensiva en la clínica Santa Laura, zona Miraflores, y su cuenta asciende a más de Bs 80 mil. La familia es de escasos recursos y no puede cancelar los gastos médicos. Cualquier ayuda es bienvenida (referencias al teléfono de su hermano: 71271616, César Mallque o a la cuenta Nº 4067722592, del Banco Mercantil Santa Cruz, a nombre de Beltrán Quispe).

El calvario de Viviana, cuya vida peligra y está a punto de dejar en la orfandad a dos niños (el varón  de 8 años y su hermanita de 5), empezó cuando decidió unir su vida a Rubén Callata, de  28 años. El hecho sucedió en la casa de la mamá del sujeto que vivía en el Distrito 7, zona San Roque de El Alto.

Las golpizas y los maltratos verbales, físicos y psicológicos fueron aumentando de grado hasta que el pasado lunes 10 de mayo, cuando Rubén empezó a pegar a su esposa quien a gritos pidió auxilio. “Tras una llamada, me avisaron que algo estaba pasando en la casa de Viviana y que ella estaba desmayada y fuimos a buscarla”,  contó Sabina Quispe, tía de Viviana. 

El macabro hallazgo

Los familiares de Viviana se dieron cita en su búsqueda y al ingresar a su casa la encontraron inconsciente y botada en el suelo. Rubén arguyó que ella se había caído pero no reparó en  que sus ropas estaban totalmente ensangrentadas. 

Tanto la tía como la madre de Viviana habían acordado denunciar a Rubén ese miércoles 12 de mayo pero la desgracia adelantó calendario.

A Viviana la llevaron de emergencia al Hospital del Norte de El Alto, donde no la quisieron admitir por falta de espacio, y luego la trasladaron al Hospital de Clínica de La Paz, con la misma suerte.

Cuadras más arriba, hallaron la clínica Santa Laura donde la internaron en las primeras horas del martes 11 de mayo donde le practicaron una operación en la cabeza para salvar su vida y su actual diagnóstico es que se encuentra en un profundo estado de coma.

Desde entonces, la cuenta corrió y actualmente la familia adeuda Bs 80 mil, dinero con el que no cuenta y por ello piden ayuda a la ciudadanía. “La clínica nos pide un monto demasiado alto y nos dijo que si no tenemos dinero debemos sacar a mi hermana para llevarla a la casa. Mi hermana puede morir. Su esposo no está ayudando absolutamente en nada”, dijo César Mallque, hermano de Viviana.

El sujeto fue detenido preventivamente en la cárcel de San Pedro.

“Los maltrato de mi marido”

Viviana ya tenía el presentimiento de que algo gravísimo le iba a ocurrir y por eso escribió en un cuaderno una carta titulada “Los maltrato de mi marido” donde relata, con lujo de detalles, los episodios de maltratos y golpes que tuvo que soportar durante tantos años.

Viviana pidió a su tía que muestre esta carta si algo le podría pasar a vida.

“El 2018 nos casamos, un día decidí ordenar el ropero debido a que la ropa de Rubén se encontraba desordenada, pero en el movimiento se cayó el perfume de Rubén, el se dio cuenta que lo rompí y me lanzó a la cama para pegarme. Le rogué: Rubén no me pegues, ¿Cuánto cuesta tú perfume? El contestó: ¡Tú no puedes pagar mi perfume, cuesta Bs 400 y ese perfume no vas a encontrar en ningún lado!”. 

“Al día siguiente me presté dinero de mi tío, Bs 100, y de su hermana Bs 200, pero Rubén se enojó más y me agarró a patadas de las canillas”.    

“Al empezar una vida de pareja, los problemas eran constantes con la familia de Raúl debido a que Viviana tenía que cocinar y limpiar para la familia de Raul. Ya no puedo más, parezco la empleada tengo que hacer desayuno, tengo que ir a trabajar, tengo que hacer el almuerzo, ir a trabajar, volver para hacer  la cena, le reclame pero Rubén no atendió mis quejas.

Rubén se fue a trabajar durante un año a Argentina, antes que se vaya yo ya estaba embarazada pero no me di cuenta. Cuando le conté que esperaba a un nuevo hijo, el reacciono mal,  me comenzó a decir que la hija no era de él. No quería reconocerla y me golpeaba constantemente a causa de ello. Yo le rogaba constantemente que le saquemos el certificado de nacimiento  pero el solo recibía golpes. (Crisel Illanes)

Página procesada en: 1,66 segundos.
Tiempo: 1.8511 segundos.