Imputado un aficionado en Bulgaria por incidentes racistas en partido contra Inglaterra

Bulgaria, 17 oct 2019 (ATB Digital).- Un búlgaro fue imputado y otros cuatro aficionados recibieron una multa y una prohibición de acceder a estadios luego de los incidentes racistas del lunes en un partido contra Inglaterra en Sofía, dijo este jueves una fuente judicial a la AFP.

"Un hombre de 18 años fue imputado por vandalismo agravado y permanecerá 72 horas en prisión preventiva", dijo la portavoz de la fiscalía de Sofía, Nevena Zartova.

Según el acta de acusación, el joven realizó gestos obscenos y saludos nazis durante el partido de clasificación a la Eurocopa-2020, perdido por Bulgaria (6-0). Además dio la espalda al terreno de juego y se bajó los pantalones en dos ocasiones.

Si es declarado culpable, el joven se arriesga a una pena de hasta cinco años de prisión. Las fuerzas del orden anunciaron su detención el miércoles junto a otras cinco personas.

Las detenciones fueron posibles gracias a las cámaras de seguridad en el estadio Vasil-Levski, que permitieron la identificación rápida y segura de nueve aficionados por haber proferido gritos de mono y gestos nazis a los jugadores ingleses negros.

"De los otros cinco, cuatro recibieron una multa de 1.000 leva (511 euros) y prohibiciones de dos años de acceso a eventos deportivos. El proceso judicial contra el quinto, menor de edad, sigue en curso", declaró la portavoz de la policía de Sofía, Svetoslava Kostadinova.

15.000 mil personas asistieron al partido cuyos incidentes desencadenaron una avalancha de reacciones por parte de aficionados y políticos, tanto en Reino Unido como en este país miembro de la Unión Europea.

El martes la UEFA abrió un proceso disciplinario contra Bulgaria, y el primer ministro búlgaro, Boiko Borissov, presionó para que dimitiera el presidente de la Federación Búlgara de Fútbol.

A través de un comunicado, el seleccionador búlgaro, Krasimir Balakov, se disculpó con los jugadores ingleses y con todos los que pudieron sentirse ofendidos.

El estadio Vasil-Levski ya fue sancionado con un cierre parcial para ese partido por los insultos racistas escuchados en junio, durante un partido ante Kosovo.

Bulgaria reforzó las medidas contra el vandalismo en el fútbol tras una serie de incidentes en 2018.

(AFP)

Página procesada en: 0,23 segundos.