En Chile proponen que la vacuna contra el COVID-19 sea universal y obligatoria

En Chile proponen que la vacuna contra el COVID-19 sea universal y obligatoria

Chile, 4 ene 2021 (ATB Digital).- Un proyecto de ley busca transformar a la vacuna contra el COVID-19 en obligatoria. La descripción incluye los estándares que actualmente rigen para otras vacunas que son obligatorias en el país andino y busca que se evite la propagación del virus en sectores de la población que aún no confían en los beneficios de inmunidad que brinda el fármaco.

Actualmente Chile se encuentra en pleno proceso de vacunación. El protocolo le otorga prioridad a los funcionarios de la salud, especialmente a quienes se exponen en el combate a la pandemia en las unidades de pacientes críticos de los centros de salud del país andino.

Como contexto, esta mañana, se dio a conocer la detección de un nuevo caso de la denominada variante británica o nueva cepa de COVID-19, las autoridades sanitarias por lo tanto anunciaron que desde las próximas horas, se exigirá a los pasajeros que ingresen al país un examen PCR negativo, realizado previamente con 72 horas de anticipación, además, deberá cumplirse con 10 días de cuarentena preventiva. La información fue revelada por el ministro de Salud chileno, Enrique Paris, quien además entregó las cifras de 2.450 nuevos casos de contagio alcanzando un total de 620.641 casos.

En todo momento, las autoridades sanitarias, han explicado que el proceso de vacunación es absolutamente voluntario. Por lo anterior, suponen los cálculos, esperan que el 80 por ciento de la población pueda estar vacunada a fines del primer semestre de este 2021.

Sin embargo, las voces críticas al proceso han surgido al igual que en otros países del mundo, de hecho, un estudio del Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián reveló que cuatro de cada 10 personas (39%), está disponible para vacunarse contra el COVID-19, mientras que un 33% lo haría más adelante y un 13%, no se vacunaría. Una cifra que preocupa, debido a que la posibilidad de transmisión permanecerá mientras existan quienes no están inmunizados.

En otra arista, un 45% de los encuestados considera que la vacuna es nada o levemente riesgosa, sin embargo un 27% la considera medianamente riesgosa y otro 28% cree que es riesgosa y muy riesgosa. Al respecto, el director ejecutivo de IPSUSS la encargada de la encuesta, Arturo Zúñiga afirmó que “para que el proceso de vacunación sea efectivo deberíamos alcanzar coberturas entre el 70% y 80%”, aseguró.

Con el fin de dar garantía para que la población logre inmunidad mayoritaria, uno de los autores del proyecto el diputado Gabriel Silber (DC), presentará este martes un proyecto que tiene por objetivo obligar a la ciudadanía a vacunarse. “El Código Sanitario, en su artículo 33 ya establece la obligatoriedad de vacunación contra algunas enfermedades, debido justamente a su alta tasa de transmisión y riesgo de mortalidad, en este sentido, ambas condicionantes se dan para el COVID-19 y, siguiendo la misma lógica, es necesario incorporar la vacunación contra esta enfermedad, con las excepciones que el mismo código señala”, declara.

El parlamentario que presenta el proyecto, además, destacó que la fórmula debiera ser similar a la utilizada en Chile para otros procesos de vacunación de carácter obligatorio. “Debemos recordar que desde 1978, Chile cuenta con un Programa Nacional de Inmunizaciones, que incluye vacunas obligatorias contra la Tuberculosis, la Hepatitis B, la vacuna Hexavalente y Neumocócica que protege contra la Hepatitis B, difteria, tétanos, tos convulsiva, que han ayudado a prevenir y erradicar muchas enfermedades y disminuido la mortalidad infantil”, indicó.

Chile ha recibido dos cargamentos de la vacuna creada por los laboratorios Pfizer-BioNTech, y está a la espera de la aprobación de la vacuna AstraZeneca por parte de su Instituto de Salud Pública (ISP). Además, sumaría el acuerdo suscrito con Sinovac , de China, que pretende abastecerlo de diez millones de dosis, que llegarían divididas en dos partes de 5 millones cada una, la primera estimada para el 1 de marzo del presente año. Los expertos han declarado que una de las principales diferencias que tiene la vacuna Sinovac y la de Pfizer, es que la primera no requiere el exigente protocolo de frio que la debe mantener a -70º.

En el anuncio del proyecto, que formalmente será ingresado este martes en la Cámara de Diputados, Gabriel Silber, declaró que si bien esta es una facultad que podría determinar el Presidente Sebastián Piñera sin mucho trámite, “no lo ha hecho”, por lo mismo, declara: “es necesario modificar el Código Sanitario para establecer esta obligatoriedad”, declaró.

(Infobae)

Página procesada en: 0,8 segundos.
Tiempo: 0.8543 segundos.