La estatua de Robert E. Lee fue retirada de Virginia para intentar cicatrizar las heridas del racismo

La estatua de Robert E. Lee fue retirada de Virginia para intentar cicatrizar las heridas del racismo

EE.UU., 8 sep 2021 (ATB Digital).- Una multitud prorrumpió en vítores y cantos el miércoles cuando los equipos de trabajo izaron una enorme estatua del general confederado Robert E. Lee del gigantesco pedestal donde se ha alzado sobre la capital de Virginia durante más de un siglo.

La pieza, uno de los mayores monumentos de Estados Unidos a la Confederación, fue levantada poco antes de las 9 de la mañana cuando uno de los trabajadores de la construcción que ayudó a atar los arneses a Lee y a su caballo levantó los brazos en el aire y contó: “¡Tres, dos, uno!” ante los gritos de júbilo de una multitud de cientos de personas.

El gobernador Ralph Northam dijo, una vez que la estatua fue bajada al suelo, que “esto era algo que se esperaba desde hace mucho tiempo, parte del proceso de curación para que Virginia pueda avanzar y ser un estado acogedor con inclusión y diversidad”. El demócrata dijo que representa “más de 400 años de historia de la que no debemos estar orgullosos”, y felicitó a los virginianos por apoyar su retirada.

Entre la multitud se vieron carteles de Black Lives Matter. Algunos corearon “¿Las calles de quién? Nuestras calles” y cantaron “Hey hey hey, adiós”.

La estatua fue bajada al suelo, donde se espera que sea cortada en pedazos para llevarla a un lugar seguro, donde será almacenada hasta que se determine su disposición final.

Uno de los mayores monumentos de Estados Unidos a la Confederación, fue retirado de su prominente monumento tras años de resistencia y una larga batalla judicial. Entre la multitud que asistía a la retirada, no parecía haber ningún manifestante en contra.

Northam ordenó la retirada de la estatua el verano pasado, citando el dolor que se sintió en todo el país por la muerte de George Floyd en Minneapolis después de que un policía blanco le pusiera una rodilla en el cuello. Pero hasta que una reciente sentencia judicial despejó el camino, los planes de Northam se vieron envueltos en un litigio.

La estatua, una escultura ecuestre de bronce de 6 metros que se alza sobre un pedestal de casi el doble de altura, se eleva desde 1890 sobre un prominente bulevar residencial llamado Monument Avenue en esta antigua capital de la Confederación.

Las cuadrillas comenzaron a trabajar antes de las 8 de la mañana del miércoles. Se instalaron dos áreas de observación pública, con una visibilidad limitada. Una multitud de unas 200 personas coreaba “¿Qué queremos? Justicia. ¿Cuándo la queremos? Ahora”, mientras un equipo de trabajo, que se ve empequeñecido por el tamaño de la estatua, ataba los arneses rojos y azules a la figura de Lee y a su caballo. Los trabajadores fueron elevados hasta la estatua en plataformas.

El estado trajo un equipo de deconstrucción rodeado de una fuerte presencia policial para atar la estatua a una grúa. Los agentes de policía del Estado, del Capitolio y de la ciudad cerraron las calles durante varias manzanas alrededor de la rotonda estatal de Richmond, utilizando equipos pesados y barreras de control de multitudes para mantenerlas alejadas. La Administración Federal de Aviación accedió a la petición del estado de prohibir los vuelos de drones durante el evento, que será transmitido en directo a través de las cuentas de Facebook y Twitter del gobernador.

“Este es un momento histórico para la ciudad de Richmond. La ciudad, la comunidad en general, está diciendo que no vamos a tolerar más estos símbolos de odio en nuestra ciudad. Y era importante para mí estar aquí para ver este momento histórico”, dijo Rachel Smucker, de 28 años, residente de Richmond, que estaba en el lugar de la vista el miércoles temprano con su hermana.

Smucker, que es blanca, dijo que se mudó a Richmond hace unos tres años. Era la primera vez que vivía en el Sur, y la Monument Avenue le resultó “chocante”. “Siempre me ha parecido ofensivo, como símbolo de la protección de la esclavitud y del racismo al que todavía se enfrenta la gente de color”, dijo.

La pieza única, valorada por su calidad artística, se encontraba entre otras cuatro enormes estatuas confederadas en la avenida, pero la ciudad retiró las otras el verano pasado.


“Ponemos las cosas en pedestales cuando queremos que la gente mire hacia arriba”, dijo Northam en junio de 2020 cuando anunció el plan de retirada. “Piensa en el mensaje que esto envía a la gente que viene de todo el mundo a visitar la capital de uno de los estados más grandes de nuestro país. O a los niños pequeños”.

Se esperaba que la retirada de la estatua finalizara el miércoles. Los planes preveían que se cortara en al menos dos piezas y se llevara a una instalación estatal no revelada hasta que se tomara una decisión sobre su disposición final. El pedestal permanecerá por el momento, aunque se espera que los trabajadores retiren las placas decorativas y extraigan una cápsula del tiempo el jueves.

Tras la muerte de Floyd, la zona que rodea la estatua se convirtió en un centro de protestas y enfrentamientos ocasionales entre la policía y los manifestantes. El pedestal ha sido cubierto por pintadas de colores en constante evolución, y muchos de los mensajes pintados a mano denuncian a la policía y exigen el fin del racismo y la desigualdad sistémicos.

La decisión del gobernador y del alcalde de Richmond, Levar Stoney, de retirar los homenajes confederados supuso una importante victoria para los activistas de los derechos civiles, cuyos llamamientos anteriores a lo largo de décadas para que se retiraran las estatuas habían sido firmemente rechazados por los funcionarios municipales y estatales.

Una ola anterior de resistencia a las estatuas se produjo en 2017, cuando una concentración de supremacistas blancos en la ciudad de Charlottesville estalló en violencia. Otros monumentos confederados comenzaron a caer en todo el país.

Pero en Virginia, los gobiernos locales se vieron obstaculizados por una ley estatal que protegía los monumentos a los veteranos de guerra. Esa ley fue modificada en 2020 por la nueva mayoría demócrata en la cámara estatal y firmada por Northam. Con los cambios que entraron en vigor el 1 de julio de 2020, las localidades podrían decidir el destino de los monumentos.

Stoney se apresuró a actuar, citando las continuas manifestaciones y la preocupación de que los manifestantes pudieran resultar heridos si intentaban derribar ellos mismos las enormes estatuas.

Los equipos de trabajo retiraron las estatuas del general Thomas “Stonewall” Jackson, el oficial naval confederado Matthew Maury y el general J.E.B. Stuart de la vía pública. Antes del decreto de Stoney, los manifestantes derribaron una estatua del presidente confederado Jefferson Davis. Aunque las figuras han desaparecido, sus pedestales permanecen.

Los planes de Northam de retirar la estatua de Lee se estancaron hasta que el Tribunal Supremo de Virginia despejó el camino la semana pasada en sentencias unánimes contra dos demandas, diciendo que en una democracia “los valores cambian y las políticas públicas también”.

Los cambios han remodelado la prestigiosa avenida, bordeada de mansiones y apartamentos de lujo, y conservada en parte como distrito histórico nacional. Las autoridades de Richmond están avanzando en los planes para retirar los pedestales y otros restos de las estatuas y, al menos temporalmente, pavimentar o reajustar los lugares. Northam ha encargado al Museo de Bellas Artes de Virginia que lidere un rediseño de toda la avenida impulsado por la comunidad, un proceso que se prevé largo y que aún no ha avanzado sustancialmente.

Se espera que se mantenga la estatua del héroe del tenis negro y nativo de Richmond Arthur Ashe, que se erigió en la avenida en 1996.

En cuanto a la estatua de Lee, Northam ha dicho que su administración pedirá la opinión del público sobre lo que debe suceder con ella.

Fuente: Infobae

Página procesada en: 0,84 segundos.
Tiempo: 0.8643 segundos.