ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Cultura

Muestra artística de Picasso espera que sus obras sirvan para “expandir las expectativas sobre el cubismo”

El encargo que el crítico y coleccionista de arte estadounidense Hamilton Easter Field le hizo a Pablo Picasso en 1909 para decorar una habitación de su casa de Brooklyn, en Nueva York, y que nunca llegó a ver la luz, es el objeto de una nueva exposición sobre el genio malagueño en el Museo Metropolitano de Arte (Met) que se suma a las celebraciones del Año Picasso en la Gran Manzana.

La muestra Picasso: un encargo cubista en Brooklyn, que abrirá sus puertas a partir del próximo viernes, apenas reúne unos pocos paneles y algunos dibujos del artista, pero su comisaria principal, Anna Jozefacka, espera que las obras sirvan para “expandir las expectativas sobre el cubismo” de sus visitantes.

La también historiadora de la arquitectura cuenta que se encontró con la historia del encargo perdido de Field cuando investigaba la relación entre el cubismo y el espacio arquitectónico durante una beca en el Met entre 2015 y 2017.

Field fue un adelantado a su tiempo, uno de los primeros admiradores del cubismo experimental de Picasso en Estados Unidos, y en 1909, tras conocerle durante una visita en París, le pidió una serie de cuadros para decorar la biblioteca de su residencia de Brooklyn.

Picasso aceptó, y un año más tarde recibió una carta del estadounidense con varios dibujos que describen la habitación, de dimensiones modestas, y los espacios que deben ocupar los cuadros.

“Como sabe, en cualquier caso le doy completa libertad. Haga lo que considere que mejor se adapta a la estancia”, escribió en francés Field. El documento ocupa un lugar central (literalmente) en la muestra del Met, detrás de una vitrina en el centro de la sala, junto a varias fotografías del barrio donde vivió Field y un relieve en madera que encargó para decorar la misma biblioteca.

El coleccionista, sin embargo, nunca llegó a ver la obra. Murió en 1922, antes de que Picasso pudiera terminar los paneles encargados. La comisión se quedó sin pagar y el artista fue vendiendo los cuadros a particulares durante los años posteriores.

La carta de Field al pintor de 1910 quedó entre los archivos personales de Picasso y fue el motor que impulsó la investigación de Jozefacka, quien ha logrado reunir seis obras cuyas extrañas dimensiones insinúan su truncado destino, sobre las puertas y entre las paredes de la estrecha biblioteca del coleccionista.

Los cuadros representan un momento crítico en la evolución del artista: su paso al cubismo más abstracto y su obsesión por el desnudo femenino, que estira cada vez más y más hasta alcanzar una estrechez vertiginosa.

Para contextualizar estas imágenes, casi líneas y semicírculos apenas distinguibles sobre las distintas tonalidades de marrón, la comisaria ha incluido algunos dibujos en carboncillo y óleo que muestran la evolución de la figura femenina en la obra cubista de Picasso.

La muestra se suma a varias en museos de Nueva York como el Guggenheim o el MoMA, que este año han ofrecido nuevas ventanas a la obra del pintor español para marcar los cincuenta años de su fallecimiento, en 1973, como parte del Año Picasso impulsado por Francia y España.

Infobae

Noticias relacionadas

“Atmósferas” es la muestra artística de Renato Estrada

ATB Usuario

Exposición recrea el taller de Picasso donde dio vida a sus obras maestras

Claudia Cuarite

Las cinco obras de Piccaso que marcaron hitos y perduran en la historia de la cultura

Cristal Vergara Capo