ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Viral

Descubre la historia del primer beso conocido por la humanidad

el primer beso conocido por la humanidad

Mundo, 15 de feb 2024 (ATB Digital).- Esta es una historia de amor: durante la primavera de 2008, mucho antes de que produjeran evidencia del primer beso registrado de la humanidad, Sophie Lund Rasmussen y Troels Pank Arboll sellaron sus labios en su primer beso de buenas noches. Se habían conocido una semana antes en un pub cerca de la Universidad de Copenhague, donde ambos eran estudiantes universitarios. “Le había preguntado a mi primo si conocía a algún chico soltero y agradable, con pelo largo y barba larga”, dijo Rasmussen. “Y él dijo: ‘Claro, te presentaré a uno'”.


A su vez, Arboll estaba buscando una pareja que compartiera su interés en la asiriología, el estudio de las lenguas mesopotámicas y las fuentes escritas en ellas. “No muchas personas saben lo que hace un asiriólogo en realidad”, le contó él.

“Yo sí”, dijo Rasmussen, que había tomado algunas de las mismas clases.

Arboll, ahora profesor de Asiriología en la universidad, dijo: “Cuando escuché eso, supe que no la podía perder”.
Tres años después se casaron. Rasmussen ahora es ecóloga en la Unidad de Investigación para la Conservación de la Vida Silvestre de la Universidad de Oxford y la Universidad de Aalborg en Dinamarca.

Una noche durante la cena en 2022, la pareja discutió, como hacen los científicos enamorados, un nuevo estudio genético que vinculaba las variantes modernas del herpes con los besos boca a boca en la Edad del Bronce, aproximadamente entre el 3300 a. C. y el 1200 a. C. En los materiales suplementarios del documento, una breve historia del beso señalaba el sur de Asia como el lugar de origen y rastreaba el primer roce de labios literario al año 1500 a. C., cuando se transcribían manuscritos en sánscrito védico a partir de la historia oral.


La investigadora, en la Universidad de Cambridge, sugirió que la costumbre, un precursor del beso con los labios que involucraba frotar y presionar narices juntas, evolucionó hacia el besuqueo. Señaló que para el año 300 a. C., alrededor de la publicación del manual sexual indio, el Kamasutra, los besos se habían extendido por el Mediterráneo con el regreso de las tropas de Alejandro Magno desde el norte de India.


Pero la pareja creía que ese no era su comienzo. “Le dije a Sophie que conocía reportes aún más antiguos escritos en los idiomas sumerio y acadio”, dijo Arboll, experto en reportes antiguos de diagnósticos médicos, recetas y rituales de curación.

“Así que después de la cena, lo verificamos”, dijo Rasmussen, que se especializa en erizos.

Consultaron textos cuneiformes en tablillas de arcilla de Mesopotamia (actuales Irak y Siria) y Egipto en busca de ejemplos claros de besos íntimos. Su investigación resultó en un comentario publicado recientemente en la revista Science que ubicó la documentación más antigua del beso 1000 años antes de lo registrado y revirtió la hipótesis de que las personas de una región específica fueron los primeros en besarse y contarlo.

El equipo de esposos daneses sostienen que desde al menos finales del tercer milenio a. C., el beso era una parte extendida y bien establecida del romance en Medio Oriente. “El beso no fue una costumbre que emergió abruptamente en un solo punto de origen”, dijo Arboll. “En cambio, parece haber sido común en una variedad de culturas”.

Grabado en arcilla
Arboll y Rasmussen propusieron que el registro más temprano de un beso estaba grabado en el Cilindro de Barton, una tablilla de arcilla que data de alrededor del 2400 a. C. El objeto fue desenterrado en la antigua ciudad sumeria de Nippur en 1899, y nombrado en honor a George Barton, el profesor de lenguas semíticas en el Bryn Mawr College, quien lo tradujo 19 años después. Actualmente, se encuentra en el Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania, donde, desde 1922 hasta 1931, Barton enseñó lenguas semíticas e historia de la religión.

El relato del artefacto involucra el mito sumerio de la creación y los problemas con los suministros de alimentos en Nippur, la capital religiosa original de Babilonia y el asiento de culto para Enlil, gobernante del cosmos. En la segunda columna de texto, una divinidad masculina, posiblemente Enlil, tiene relaciones sexuales con la diosa madre Ninhursag, hermana de Enlil, y luego la besa. En medio de estos juegos divinos, la divinidad masculina planta la semilla de “siete gemelos de deidades” en su vientre.

Gonzalo Rubio, un asiriólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania, dijo que la parte más llamativa de la historia es la secuencia de eventos. “En las representaciones del acto de besar en la literatura sumeria, los sujetos tienen relaciones sexuales primero y solo después se besan”, dijo. “Es un tipo de juego posterior, en lugar de juego previo”.
Aunque la existencia de registros de besos mesopotámicos pueda ser impactante para los filematólogos, académicos que estudian la ciencia decididamente sobria del beso, para los estudiosos mesopotámicos es una noticia vieja. “En el pequeño campo especializado de la asiriología, hay una tendencia a prestar atención hacia adentro y no tanto hacia afuera”, dijo Rasmussen. “Por mucho que a los asiriólogos les gusta discutir entre ellos, realmente no hablan con otras personas”.

Rubio, que no participó en el proyecto, elogió a Arboll y a Rasmussen por reescribir eficazmente la historia del beso. “Apuntaron a dejar las cosas en claro y llegaron a corregir un enfoque tan reduccionista del comportamiento humano”, dijo.

¿Era un beso sumerio solo un beso? Arboll dijo que en los pasajes más tempranos, el beso se describía en relación con actos eróticos, con los labios como epicentro. En acadio, un idioma semítico relacionado con el hebreo y el árabe de hoy, él y Rasmussen encontraron que las referencias al beso caían en aproximadamente dos categorías: la “amistosa-paternal” y la “romántico-sexual”.

La primera es una muestra de afecto familiar, respeto o sumisión, como cuando un súbdito real besa los pies de un gobernante. “El beso sexual-romántico ocurre en relación con un acto sexual o en relación con el amor”, dijo Arboll. A diferencia de la variedad amistosa-paternal, no es culturalmente universal.

“Se ha observado el beso de labios en chimpancés y bonobos, nuestros parientes vivos más cercanos”, agregó Rasmussen. Mientras que el beso platónico del chimpancé determina la compatibilidad, los bonobos se besuquean para excitarse sexualmente: su contacto erótico varía desde el sexo oral hasta giros intensos de lengua. “Las prácticas de besos de estos primates insinúan algo fundamental que se remonta mucho en la historia humana”, dijo Rasmussen.

Señal de química
La historia escrita sumeria se remonta al siglo XXVII a. C. y más o menos termina un milenio después, cuando la civilización se derrumbó tras una invasión de los elamitas. Quedó a los republicanos de la antigua Roma, para quienes el beso era tanto una ciencia como un arte elevado, formular una jerarquía de besos y proporcionar a cada tipo un nombre apropiado. El osculum, un beso casto, pero afectuoso en la mano o la mejilla, se usaba como saludo; el basium era un asunto de boca cerrada, labio con labio, entre amigos cercanos; el savium era la obra completa, lo que ahora llamamos un beso francés.

En la antigua Mesopotamia, Rasmussen dijo que se desalentaba el besuqueo fuera del matrimonio. Se encontró con un texto, de 1800 a. C., que detallaba cómo una mujer casada estuvo casi a punto de ser llevada por mal camino por un beso del alma de un admirador masculino. Acariciarse con alguien que no se suponía que fuera sexualmente activo se consideraba un crimen a la altura del adulterio. “Besar a una sacerdotisa se creía que privaba a quien la besaba de la capacidad de hablar”, dijo Arboll.


Para los romanos de la época imperial, besar a un amante en público también se consideraba indecente. Podría haberse considerado también un riesgo para la salud. En el primer siglo d. C., el emperador Tiberio intentó prohibir los besos en funciones estatales, probablemente debido a una epidemia de herpes labial. Arboll señaló que un recopilatorio sustancial de escritos médicos de Mesopotamia mencionaba una dolencia llamada bu’shanu, cuyos síntomas se asemejaban a los de las infecciones por herpes simple. “La enfermedad aparecía principalmente en y alrededor de la boca y la faringe”, dijo Arboll. “Su nombre se deriva de un verbo que significa ‘apestar’”.

En The Science of Kissing: What Our Lips Are Telling Us, Sheril Kirshenbaum escribe sobre la química de la atracción, cómo un beso une a dos personas en un intercambio de colores, sabores y texturas. Rasmussen cree que el beso evolucionó como una manera de evaluar a posibles parejas a través de su olor.

“Con ambos, humanos y erizos, se trata de encontrar al compañero más fuerte y saludable para producir la descendencia más fuerte y saludable”, dijo. “Entonces, inconscientemente evalúas la idoneidad de una persona a través de señales químicas como el mal aliento, que podría indicar dientes malos, lo que podría indicar genes malos”.

Rasmussen todavía recuerda aquel primer beso tierno con Arboll, que llevaba el aroma del té de jamaica que ella acababa de prepararle. ¿Qué es un beso? En su memoria, resonó una línea del poeta Robert Herrick: “El seguro, dulce cemento, pegamento y cal del amor”.

Fuente: Infobae

Noticias relacionadas

Gobierno y Contracabol trabajan para evitar el contrabando de carne

Cristal Vergara Capo

Una plataforma cayó en la avenida 20 de Octubre

Paola Ticona

Se reportan al menos 600 personas fallecidas tras los ataques de Hamás contra Israel

Cristal Vergara Capo