Militares toman el poder en Burkina Faso mediante un golpe de Estado

Militares toman el poder en Burkina Faso mediante un golpe de Estado

Burkina Faso, 24 ene 2022 (ATB Digital).- Los militares que han protagonizado un golpe de Estado en Burkina Faso este lunes y que detuvieron al presidente Roch Marc Christian Kaboré han creado una junta militar para dirigir al país denominada Movimiento Patriótico para la Salvaguarda y la Restauración (MPSR) dirigida por el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, líder de los sublevados. El motivo esgrimido es “la degradación de la situación en materia de seguridad que amenaza las bases de nuestra nación y la incapacidad manifiesta del poder para unir a los burkineses y hacer frente a la situación”, según anunciaron este lunes a través de la televisión nacional. Asimismo han ordenado la suspensión de la Constitución, la disolución del Gobierno y del Parlamento, el cierre indefinido de las fronteras terrestres y aéreas y un toque de queda nocturno.

En dicho mensaje, los militares aseguraron que no se produjeron muertos ni derramamiento de sangre durante “las operaciones militares” llevadas a cabo y que las personas detenidas durante las mismas se encuentran en un lugar seguro “y con respeto a su dignidad”. Asimismo, justificaron su acción como una medida adoptada para proteger la integridad territorial de Burkina Faso y su soberanía y se comprometieron a convocar elecciones en un plazo “razonable” y tras consultas con la sociedad burkinesa para “volver al orden constitucional”.

El golpe de Estado en Burkina Faso comenzó este domingo como un motín de militares que exigían medios más eficaces para luchar contra el avance del yihadismo, así como el relevo de la cúpula castrense. Tanto la Comisión Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) como la Unión Africana (UA) condenaron este lunes la asonada militar, mientras el partido en el poder ha denunciado un intento de asesinato de Kaboré. El presidente fue detenido por soldados amotinados este lunes de madrugada, según aseguraron diversas fuentes a las agencias Reuters y France Press y a medios locales, aunque su cuenta de Twitter publicó un mensaje horas más tarde en el que pedía a los soldados amotinados que depusieran las armas.

“Nuestra nación vive momentos difíciles. En este preciso momento debemos proteger nuestros logros democráticos. Invito a aquellos que han cogido las armas a deponerlas en el interés superior de la nación. Es a través del diálogo y la escucha como debemos arreglar nuestras contradicciones”, aseguraba el mensaje de Kaboré publicado en Twitter. Durante la noche del domingo se produjeron disparos en torno a la residencia presidencial y en los cuarteles Sangoulé Lamizana y Baba Sy de la capital burkinesa. Este lunes, soldados encapuchados tomaron posición delante de la sede de la televisión nacional, la RTB. Durante todo el día cientos de personas se han concentrado espontáneamente tanto frente al cuartel Sangoulé Lamizana como en la Plaza de la Nación y otros puntos de Uagadugú para manifestar su apoyo a los militares sublevados.

El partido en el poder, el Movimiento del Pueblo por el Progreso (MPP), denunció que se había producido un intento abortado de asesinato de Roch Kaboré y de uno de sus ministros, así como el saqueo del domicilio privado del presidente, según un comunicado. Asimismo, la comisión nacional de dicho partido ha revelado que el palacio presidencial fue rodeado por soldados armados y encapuchados que también ocuparon la radio y la televisión nacional. Residentes en Uagadugú aseguran que por la noche se escucharon disparos en el entorno de la residencia del presidente y en cuarteles de la capital. Vehículos de la flota presidencial han aparecido este lunes con evidentes señales de haber sufrido un ataque.

Por su parte, el presidente de la comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, afirmó este lunes que sigue “con profunda preocupación la gravísima situación en Burkina Faso”. En un comunicado, Mahamat condenó “enérgicamente el intento de golpe de Estado contra el presidente democráticamente electo” e instó “al Ejército nacional y a las fuerzas de seguridad del país a cumplir estrictamente con su vocación republicana, que es la defensa de la seguridad interna y externa del país”, así como a “velar por la integridad física del presidente de la República, así como de todos los miembros de su Gobierno”. El alto representante de Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, también mostró su preocupación por los acontecimientos en Burkina Faso y pidió “la liberación del presidente Kaboré”.

(El País)

Página procesada en: 0,91 segundos.
Tiempo: 0.9360 segundos.