Identifican plagio de tesis en universidades; suman denuncias

Identifican plagio de tesis en universidades; suman denuncias

Cochabamba, 10 oct 2021 (ATB Digital).- Se comete plagio toda vez que se copian textos, informaciones o ideas ajenas presentándolas como propios, sin consignar las fuentes. “El plagio es un delito y una falta académica grave que puede ser sancionada con la reprobación del documento presentado o incluso con la expulsión de la universidad”, estipula una universidad Privada de Cochabamba para la prensa en su guía para la presentación de trabajos académicos.

En las universidades públicas y privadas existen casos en los que los estudiantes incurren en el plagio haciendo aparecer como suyos ensayos, notas periodísticas, proyectos y hasta tesis, incluso de otros países y traduciendo documentos de otros idiomas al castellano.

El caso más reciente denunciado de manera formal como plagio ante el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (Senapi) Cochabamba es el del ingeniero civil Boris Valdivia, quien denunció a una estudiante de una universidad privada por utilizar su creación en su tesis.

Este caso es de conocimiento de docentes, asesores legales y autoridades universitarias de esa institución educativa.

Las notas y denuncias de plagio y falsedad en la información presentada para una tesis de licenciatura en ingeniería comercial comenzaron a principios de septiembre de este 2021. El tema inició en mayo de este año.

De acuerdo con Valdivia, la estudiante contacto con él para que le colabore en la revisión de su trabajo para la materia de Taller de Grado II, de noveno semestre. Él explica que su apoyo se basó en información de encuestas simulada, pues la estudiante todavía tenía falencias en la determinación del muestreo tamaño de población, en el diseño de la encuesta principal, la tabulación y procesamiento de las encuestas y el análisis y discusión de los resultados.

El profesional explicó que ella misma se había comprometido a reajustar su trabajo con información fidedigna, una vez que concluya las encuestas reales.

“La estudiante aseguró que para su trabajo final actualizaría mi modelo de trabajo con datos reales y fidedignos, sobre encuestas que recién iría realizar, pues sí estaba en el tiempo Casi vencido para la presentación y aprobación de su tutora”.

El profesional enfatizó que siempre aclaró que el modelo realizado jamás debía usarse en la presentación del trabajo final, siendo de absoluta responsabilidad de la estudiante el manejo de la información.

Acotó que la universitaria se había comprometido enviar la versión actualizada de su trabajo final, pero que aquello no ocurrió; por lo que a Valdivia le llamó la atención y decidió averiguar. Accedió a un documento que había presentado el estudiante en la universidad como suyo y él aseguró que ese trabajo le pertenece.

Entonces, lo denunció ante esa universidad como plagio y falsedad de la información en la determinación del marco de muestreo tamaño de la población y relativos, el diseño de la encuesta principal, la tabulación y procesamiento en SPSS (software para análisis de datos) de las encuestas proporcionadas por la estudiante, y el análisis y discusión de resultados.

El ingeniero civil aclaró que todos los resultados incluidos en el documento fueron realizados por él, como pruebas expuso los trabajos realizados con las fechas respectivas.

Presentó la denuncia ante el director de carrera, el 3 de septiembre. No tuvo respuesta.

El 13 de septiembre, Valdivia acudió al Senapi para registrar de la obra titulada “Modelo analítico estadístico para determinar posicionamiento de marcas de celulares para la generación millennials, en la ciudad de Cercado, Cochabamba, caso particular de aplicación”.

El 15 de septiembre puso en conocimiento del rectorado de la universidad privada el ingreso de ese trámite.

Dio un paso más, en la vía ordinaria; el 21 de septiembre solicitó medidas preparatorias ante el Tribunal Departamental de Justicia y en el documento dirigido a un juez, pidió entre otros que la universidad entregue una certificación sobre la utilización de la tesis que se usa para la titulación académica, que se remita la documentación impresa y digital que la estudiante registró entre los meses de mayo y junio e incluso se proporciona el flujo de llamadas telefónicas desde mayo.

El 4 de octubre reciente, Valdivia volvió a enviar otra nota al rectorado de esa universidad para poner en conocimiento de los avances del proceso y reiterar sus solicitudes. En esta carta adjuntó el registro de su obra ante el Senapi.

LA ADVERTENCIA

“Voy a solicitar que se anule cualquier proceso de titulación amparándome las normas de derechos de autor vigentes en nuestro país, por tal motivo solicito a sus autoridades deponer cualquier postura que perjudique mis derechos como autor o propietario de una obra escrita que yo no he autorizado utilizar a nadie”, enfatizó en el escrito.

Hasta este viernes el profesional no había recibido ninguna respuesta de la universidad privada.

Esta casa de estudios superiores estipula en su guía para estación de trabajos académicos que “en todos los casos, el plagio será sancionado”.

Por otro lado, en su reglamento general de modalidades de graduación, la misma universidad sostiene que en la presentación del trabajo de tesis u otros análogos para la graduación, “de establecerse plagio o copia de trabajos ajenos, se suspenderá todo trámite de graduación del postulante hasta la resolución del caso".

DENUNCIAR

El encargado Regional del Senapi Cochabamba, Richard Gutiérrez, informó que su institución es la que está a cargo de estos casos y que se puede reclamar, y hacer procesos, por los derechos de autor.

Detalló que el trámite inicia con la denuncia, por la que se debe pagar 50 bolivianos.

El autor de una obra debe presentar un memorial o carta y explicar su demanda, exponiendo el derecho vulnerado. El Senapi notifica al denunciado y se alista una primera audiencia; si existe ausencia, se puede solicitar una segunda; si nuevamente no se presenta, se puede pedir una tercera audiencia que ya es con arbitraje.

Cuándo se agota la vía administrativa, el afectado puede acudir a la vía judicial o vía ordinaria.

Para seguir el procedimiento en el Senapi es necesario que la obra esté registrada.

Valdivia dijo que al haber iniciado las medidas preparatorias ante el Tribunal de Justicia y contando con el registro en el Senapi, es posible que luego se pueda llegar incluso a una acusación formal en contra de la actual Universitaria.

El artículo 362 de delitos contra la propiedad intelectual del Código Penal establece sanciones con la pena de reclusión de tres meses a dos años y multa de 60 días.

De acuerdo con la Ley del 13 de abril de 1992 de Derecho de Autor, el derecho de autor nace con la creación de la obra sin que sea necesario registro, depósito, ni ninguna otra formalidad para obtener la protección reconocida por la presente ley.

Se recomienda que quien tenga libros, tesis, cualquier propiedad intelectual, realice el registro. “Ese es un mecanismo de protección a la creación de la persona”, manifestó Gutiérrez.

El encargado del Senapi recordó que conoció casos de gente que paga por monografías y tesis y que se desconoce el origen de esos documentos, pero que existe el riesgo de plagio.

EN SEPTIEMBRE

Solamente en septiembre, entre 30 y 40 personas hicieron solicitudes de registros de tesis y monografías en el Senapi.

“Creo que los mismos docentes de las universidades, ya sean públicas o privadas, están concientizando para que no pase esto (problemas por plagio), porque en muchos casos se ha visto que ha quedado en la nada el plagiado de obras del autor”.

El artículo 18 de la Ley de Derecho de Autor sostiene que la duración de la protección concedida por la ley “será para toda la vida del autor y por 50 años después de su muerte, en favor de sus herederos, como legatarios y cesionarios”.

El artículo 15, por su lado, establece que el autor de una obra protegida o sus causahabientes, tendrán el derecho exclusivo de realizar, autorizar o prohibir cualesquiera de los actos siguientes: reproducir su obra total o parcialmente, efectuar una traducción, adaptación, arreglo, comunicar la obra al público mediante la representación, ejecución, radiodifusión o por cualquier otro medio de difusión.

SAN SIMÓN

El docente universitario y director interino de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Gunnar Zapata, informó que en esta institución educativa pública no existe una normativa como tal referida al plagio. Pero, las modalidades de graduación “asumen específicamente un cuidado de acuerdo a los temas”.

Explicó que, en el marco del Reglamento de la Docencia Universitaria, el docente plantea normas que rigen el desarrollo del trabajo en cuanto al avance de su asignatura. “Lo que se hace en San Simón, la primera clase, es dar a conocer el plan global y establecer las normas que rigen los trabajos”.

Zapata aseguró que “es fácil” identificar el plagio en la revisión de los trabajos. Cuando una persona que no participa y no tiene avances aparece con un documento terminado, “es el primer indicio”. Manifestó que también se identifica con el lenguaje y haciéndoles preguntas.

Recordó que él identificó esta situación en San Simón, cuando un universitario había tomado una tesis de una universidad chilena para poder presentarla como suya.

El profesional añadió que conoció otros casos en otras universidades, en las que los estudiantes solamente tradujeron trabajos al español, cuando los mismos habían sido defendidos en otras universidades de habla no hispana.

“Eso se puede identificar a través de los buscadores”, sostuvo.

El Director expresó que cuando se hallan estas irregularidades, considerando que se trata de una tesis, lo que se debe hacer es rehacer desde el tema, “tienen que comenzar de nuevo”.

Lamentó que el plagio sea recurrente en diferentes niveles. “Hay personas que se han dedicado a reproducir el pensamiento de otros y no citarlos. Pero, en las clases online es mucho más fácil identificarlo”.

Recomendó a los docentes leer y actualizarse para poder reconocer el plagio.

En el caso de la Universidad Mayor de San Simón no puede haber una expulsión porque es una universidad pública y además para realizar una explosión debe existir un tribunal universitario cosa que no existe en esta universidad.

"Desde hace bastante tiempo, no hay un órgano de justicia universitaria qué son los que deben sancionar estos casos", dijo.

Fuente: Opinión

Página procesada en: 0,8 segundos.
Tiempo: 0.8893 segundos.