ATB Digital
Política

Golpe de 2019: Embajador Basteiro revela entramado detrás de la condena a un exfuncionario de la cancillería

Golpe de 2019: Embajador Basteiro revela entramado detrás de la condena a un exfuncionario de la cancillería

Mundo, 21 dic 2022 (ATB Digital).– La causa por el envío de armas a Bolivia desde Argentina durante el golpe de Estado encabezado por Jeanine Áñez avanzó con la condena de Renzo Pedro Arteaga Fernández, un exfuncionario de la cancillería boliviana que aceptó su culpabilidad en un juicio abreviado.

El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, destacó a Página 12 la celeridad de la investigación y aseguró que la instrucción está casi finalizada.

“Lo único que falta es que el sector de peritaje determine la autenticidad de la carta que la Fuerza Aérea envió a la Embajada”, explicó al medio digital.

Renzo Pedro Arteaga Fernández fue condenado por incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsificación de documentos.

La investigación sigue a la espera de que se finalicen los peritajes de los documentos de la Fuerza Aérea.

En declaraciones a AM750 de Buenos Aires, que recoge Página 12, Basteiro dijo que la condena “es la punta del ovillo de todo lo que fuimos conociendo”.

“Es un trámite que se finaliza el próximo mes y seguramente saldrán otras condenas. Muestra que la justicia boliviana siguió avanzando”, comentó.

Además, se refirió de manera específica a la condena contra el funcionario boliviano y explicó, en primer lugar, que este proceso es valioso, ya que era el responsable en Cancillería de autorizar y tramitar el ingreso de aeronaves y los asuntos aduaneros.

Basteiro recordó que conoció a Arteaga Fernández unos años atrás, cuando era un empleado ceremonial.

“Pregunté por qué se había involucrado de esta manera. Siempre me dijeron que fue a partir de la gran presión que ejerció la Embajada argentina en esos días”, reveló.

“Tenemos que recordar que fue el día del golpe. Hubo una gran presión del embajador argentino en Bolivia que le pidió la autorización del trámite de manera urgente. Este señor, por una manera de cumplirle, hizo el trámite sin autorización y sin firma de un superior. Ahí terminó preso”, agregó.

Finalmente, tras analizar esta sentencia, apuntó contra la investigación que lleva a cabo por este tema la justicia argentina: “La Justicia boliviana no se quedó en investigar solamente. Sigue adelante el proceso. La nuestra tan solo llamó a declarar a los gendarmes. Esa es la parte del hilo más delgada. Hay muchos elementos para convocar a ministros, funcionarnos o al propio Macri”.

2019

El gobierno de Bolivia confirmó a la Justicia argentina que recibió las municiones que salieron del país en noviembre de 2019 para proteger supuestamente la embajada y que están en su territorio y en poder de las fuerzas de seguridad.

Los miles de cartuchos de perdigón no se usaron ni para la seguridad de la residencia diplomática ni para realizar ejercicios, como después buscaron explicar desde la Gendarmería argentina, sino que pasaron a engrosar las reservas de la Fuerza Aérea Boliviana y de la policía local.

La confirmación, que llegó a través de un exhorto, es una prueba oficial de que el armamento fue desviado por la gestión de Mauricio Macri mientras el golpe contra Evo Morales ya estaba consumado.

Lo que se reconstruyó

De la investigación encabezada tanto por las autoridades bolivianas como por las argentinas, hasta ahora se reconstruyó el siguiente circuito:

El 12 de noviembre, la Gendarmería pidió sacar un complemento de las armas que ya le había autorizado un día antes la Agencia Nacional de Materiales Controlados. Allí pidió autorización para llevar las 70.000 balas antitumulto, las granadas y los espray.

Ese mismo día hubo una reunión en la Casa Rosada entre el jefe de Gabinete Marcos Peña, Bullrich y los cuatro jefes de las fuerzas de seguridad federales. El comandante de la Gendarmería Gerardo Otero llegó acompañado por su secretario privado.

Cuando terminó la reunión, el jefe del Grupo Alacrán de la Gendarmería Fabián Salas mandó un fax a la FAA para avisar que también transportarían los 70.000 cartuchos. Remarcó que era lo que solían usar en casos como el de Bolivia, algo a todas luces no era cierto. El pedido inicial fue de llevar 3600 balas. Al día siguiente, multiplicaron la cantidad por 20.

El Hércules C-130 salió a las 23.40 de la base aérea de El Palomar. Las 70.000 balas de goma no fueron declaradas en el manifiesto de vuelo.

El avión argentino llegó a las cuatro de la mañana al hangar de los Diablos Negros en el aeropuerto de El Alto con once gendarmes, trece integrantes de la FAA como tripulación y una carga de 2500 libras.

La FAB pasó a buscar los 40.000 cartuchos antitumulto del propio hangar.

Los gendarmes bajaron del Hércules y se encaminaron hacia la residencia argentina junto con el embajador y los agregados. Allí se hizo entrega de las 26.900 balas a la Policía de Bolivia.

En la Policía de Bolivia no hay ingreso formal de las municiones argentinas pero sí un inventario que hicieron unos mayores. En la FAB hubo un inventario y una carta que ese mismo 13 de noviembre mandó el comandante Terceros Lara en agradecimiento.

Cuando los efectivos de la Policía de Bolivia pidieron a los gendarmes el desglose del material recibido, les respondieron que había sido coordinado por “altos mandos”. Ese mismo día, el jefe de la Gendarmería envió un sobre cerrado a través de la embajada de Bolivia en la Argentina al jefe de la Policía. Una posibilidad es que ese sobre cerrado contuviera el desglose que les habían pedido a sus subordinados.

El ministerio de Gobierno de Bolivia identificó a Adolfo Caliba, el agregado de la Gendarmería en La Paz, como quien coordinó la entrega de los proyectiles a la Policía de Bolivia.

El 17 de noviembre de 2019, Caliba participó de una reunión con las autoridades de la Policía de la dictadura de Jeanine Añez y le transmitió a Otero que decían que se estaban quedando sin materiales químicos.

Los documentos que dan cuenta de la operación ilegal se acumulan.

Según Página 12, ahora resta definir cuál será el juzgado que continuará investigando el mayor escándalo diplomático que provocó la presidencia de Mauricio Macri: “Todo indica que su gobierno(…) terminó por respaldar, en los hechos, a las fuerzas políticas y militares que desestabilizaron la democracia en Bolivia en 2019”.

ABI

(Visited 3 times, 1 visits today)

Noticias relacionadas

Carlos Mesa niega cualquier tipo acercamiento con Jeanine Áñez

Las horas que pusieron fin brutalmente a la joven democracia en Birmania

Excanciller de Ecuador: Almagro propició un golpe de Estado en Bolivia

Deja un comentario