ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Tinta Roja

Piden más atención por incremento de violencia hacia la mujer; cada cuatro días hay un feminicidio en Bolivia

Piden más atención por incremento de violencia hacia la mujer; cada cuatro días hay un feminicidio en Bolivia

La Paz, 18 sep 2023 (ATB Digital).- Bolivia es uno de los países de la región que tiene los índices más altos de feminicidios. En el país, cada cuatro días una mujer deja de vivir producto de la violencia machista. La mayoría de las víctimas había denunciado a sus agresores, pero la justicia solo emitió órdenes de alejamiento y no detenciones preventivas. Expertos exigen más seguimiento a las denuncias que realizan mujeres víctimas de violencia.

Los datos son alarmantes. En los nueve meses de esta gestión se registraron 58 feminicidios. Todos crueles, sin piedad y algunos todavía con víctimas que no pueden recuperarse, como hijos huérfanos o familias que todavía claman por justicia. Santa Cruz es la región donde hubo más feminicidios: 16 en total.

Le sigue La Paz con 13, Cochabamba con 10, Potosí con ocho, Tarija con cuatro, Beni con tres, Oruro con dos y los departamentos de Pando y Chuquisaca han presentado un caso cada uno.

Marlene M. Ch. es una de las últimas víctimas de feminicidio. Ella fue asesinada por su concubino la semana pasada en el municipio de Caranavi, departamento de La Paz. Marlene siempre llevaba una sonrisa donde vaya. Fue una cantante destacada en su región, pero la violencia machista apagó su voz. Además, un niño de ocho quedó en la orfandad.

“Este hecho es un nuevo caso de feminicidio, porque la joven murió con signos de violencia y el sospechoso del crimen es su concubino. Según las versiones de los vecinos y amigos de la pareja, el hombre era muy celoso, en ese marco, se desarrollan diferentes actuados investigativos para esclarecer este hecho en Caranavi”, informó el fiscal de distrito de La Paz, William Alave.

Vida en peligro

Marlene tenía 27 años. Ella era cantante de música tropical y presentadora de televisión en un medio local de Caranavi. La joven se había separado de su pareja, José Luis Ramírez Chambi, por las constantes agresiones físicas a la que era sometida. Ella lo denunció, pero la justicia solo exigió que el agresor se aleje de la víctima. Hoy, él está con detención preventiva de seis meses.

Según las investigaciones, en 2019, Marlene ya había denunciado a su concubino por violencia, hecho que fue valorado por la juez de Caranavi, señalando que la ahora occisa era víctima de violencia. Luego se hizo muy poco. No se hizo seguimiento al caso y según la familia seguía acosando a la víctima. Hoy, se lamenta el asesinato de Marlene.

David Alcón, abogado de la familia de la víctima, indicó que la determinación de seis meses de detención preventiva para el feminicida es acertada, pero continuarán con las investigaciones hasta solicitar la pena máxima, que es de 30 años de prisión.

“Hay que sentar precedente, no se pueden permitir este tipo de hechos que enlutan a la población. Vamos a participar del proceso investigativo activamente en calidad de víctimas y vamos a pedir la aplicación de la pena máxima que es de 30 años”, recalcó el jurista.

Otro caso es el de María E.R.C. Ella, que solo tenía 21 años, fue asesinada por su pareja a golpes. El agresor solo tiene 18 años. Al igual que Marlene, María había denunciado a su agresor, pero también no se hizo seguimiento al caso y el hecho -que sucedió en la ciudad de Oruro- terminó con la vida apagada de una mujer.

La ley 348 castiga el feminicidio con 30 años sin derecho a indulto, aunque las organizaciones feministas han reclamado varias veces que la norma no se cumple plenamente por factores como las demoras judiciales, o la falta de recursos económicos y de personal capacitado para atender las denuncias de violencia machista.

La directora de la Coordinadora de la Mujer, Tania Sánchez, expresó su preocupación por el nivel de “premeditación” que hubo en estos casos recientes de feminicidios, pero también que la mayoría de las víctimas y sus agresores sean jóvenes. Dijo que estas personas son quienes reproducen la violencia que han visto en sus casas u otros entornos y que sientan que sus parejas y sus vidas les pertenecen.

Según Sánchez, alrededor del 70 % de las mujeres asesinadas del total de casos registrados son menores de 40 años y en el 60 % los asesinos fueron sus parejas. La activista también alerta de que poco a poco se está normalizando la violencia machista.

Por su parte, la coordinadora nacional de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortez, afirmó que “hay una naturalización más fuerte” de la violencia machista y que está creciendo como una “bola de nieve”, ya que las nuevas generaciones están viendo como “normal” ciertos aspectos reforzados por videojuegos o novelas.

“Estamos cosechando esta violencia que se ha naturalizado y por eso vemos hombres menores de 30 años en un 70% en todos los feminicidios del año que son los agresores, son los niños del pasado que se los ha educado violentamente”, destacó Cortez.

Muchas organizaciones observan que la Ley 348 debe ser modernizada. En varias regiones todavía se están socializando propuestas, como es el caso de Tarija. El Gobierno presentó en 2022 un proyecto de ley para reformar y “fortalecer” esta norma, pero hasta el momento no se ha tenido novedad sobre su tratamiento en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Por lo menos 900 mujeres han muerto a manos de sus feminicidas desde 2013, según el registro oficial de la Fiscalía General del Estado (FGE), mientras que datos recogidos por una comisión legislativa dan cuenta de que únicamente en el 37,8% de los casos —es decir, solo en cuatro de cada diez— se logró una sentencia ejecutoriada contra los criminales.

El feminicidio es la forma de violencia más extrema ejercida por los varones sobre las mujeres y en la mayoría de los casos es acompañado o precedido de otras formas de violencia. En Bolivia, este delito se encuentra tipificado en el artículo 252 del Código Penal, incorporado mediante la Ley N.º 348.

Carla Gutiérrez, directora del Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza, consideró que el feminicidio es un proceso precedido de diversos tipos de violencia que van en escalada. “No es un evento aislado, ni un crimen conyugal ni fruto de arrebatos pasionales u hormonales”, destacó la activista.

Fuente: El Deber

Noticias relacionadas

Sube a 4 la cifra de víctimas mortales en la tragedia del bus de la empresa Trans Illimani

ATB Usuario

El rover Perseverance dejó caer su primer depósito de muestras en la superficie marciana

Cristal Vergara Capo

Los casos de COVID-19 redujeron en 44% respecto a la semana epidemiológica 3

ATB Usuario