ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Ciencia

¿Sabías que hay una parte de ti que sigue viviendo mucho después de que te hayas ido?

La Paz, 2 de oct 2023 (ATB Digital).-  El cuerpo humano consiste en un equilibrio perfecto de múltiples partes y factores. Algunos, perduran después de la muerte, y son las encargadas de que esta se lleve a cabo lo más eficientemente posible.

Cuando pensamos en la muerte, generalmente nos imaginamos un final absoluto. Pero, ¿sabías que hay una parte de ti que sigue viviendo mucho después de que te hayas ido? Una parte con un papel crucial no solo en la vida, sino también en la muerte.

Es natural creer que, una vez que nuestro corazón deja de latir, todo en nuestro cuerpo se apaga. Pero la realidad es más sorprendente. Cuando morimos, las células comienzan a auto-digerirse debido a la falta de oxígeno, un proceso conocido como autolisis. Ahora, ¿quiénes se benefician de este proceso?

Cada ser humano alberga una vasta comunidad de microorganismos. “Estos microorganismos simbiontes te ayudan a digerir alimentos, producir vitaminas esenciales, protegerte de infecciones y cumplir otras funciones críticas”, explican enThe Conversation.

Sin el sistema inmunológico para mantenerlos a raya, las bacterias del intestino, en particular las Clostridia, empiezan a comer nuestro cuerpo desde adentro hacia afuera. Casi como un árbol caído en un bosque que poco a poco se descompone, sirviendo de alimento para hongos y otros microorganismos.

Los microbios son los encargados de la descomposición

En la zona donde muere, por ejemplo, un pequeño animal, los compuestos químicos de la tierra y el aire cambian, y se acercan ciertos insectos y microorganismos.

Nuestros microbios no solo descomponen nuestro cuerpo, sino que también se mezclan con la comunidad microbiana del suelo, desempeñando un papel en la recirculación de nutrientes esenciales.

Así, en lugar de simplemente morir una vez fuera del cuerpo, estos microbios se asocian con los nativos del suelo para descomponer el cuerpo más eficientemente. Lejos de ser meros pasajeros, nuestros microbios son partícipes activos en el ciclo de la vida y la muerte.

La vida microbiana contribuye al ecosistema, reciclando nutrientes y permitiendo que surja nueva vida. Es reconfortante pensar que, de alguna manera, seguimos siendo parte de la naturaleza, nutriendo la tierra y la vida que vendrá después de nosotros.

Computer

Noticias relacionadas

Policía cochabambina investiga la muerte de Valeria Mercado

Fiscalía investiga la muerte de un joven de 22 años en Tarija

Cristal Vergara Capo

Mueren 10 personas en China por el derrumbe en mina de carbón