ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Bienestar

Estudios revelan que el Parkinson podría detectarse hasta 30 años antes de que aparezcan síntomas visibles

La Paz, 17 de oct 2023 (ATB Digital).- Investigadores australianos utilizaron biomarcadores para rastrear la evolución de la enfermedad neurodegenerativa. Según publicaron en la revista Neurology, sus hallazgos abren la puerta a tratamientos preventivos antes de que se produzcan daños irreversibles.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central cuya principal característica es la muerte progresiva de neuronas en una parte del cerebro.

La consecuencia más importante de esta pérdida neuronal es una marcada disminución en la disponibilidad de dopamina, principal sustancia sintetizada por estas neuronas, lo que origina una disfunción en la regulación de las principales estructuras cerebrales implicadas en el control del movimiento.

La buena noticia es que investigadores del Instituto Florey y Austin Health en Melbourne, Australia, demostraron que es posible detectar signos de la enfermedad de Parkinson hasta 30 años antes de que aparezcan los primeros síntomas de la enfermedad. Lo que podría abrir la puerta a programas de detección y tratamientos preventivos mucho antes de que se produzcan daños irreversibles, según publicaron en la revista Neurology.

“La neurodegeneración en la enfermedad de Parkinson ocurre a lo largo de aproximadamente 33 años, con aproximadamente 10,5 años de degeneración en el putamen posterior (una estructura situada en el centro del cerebro) antes de que se vuelva detectable en una exploración, otros 6,5 años hasta la aparición de los síntomas, y 3 años más hasta el diagnóstico clínico”, precisaron los autores del trabajo en la publicación de sus conclusiones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que, “a nivel mundial, la discapacidad y las defunciones debidas a la enfermedad de Parkinson están aumentando rápidamente”.

El informe técnico de la OMS titulado Parkinson disease: a public health approach (La enfermedad de Parkinson: un enfoque de salud pública) describe las esferas de acción importantes en relación con la enfermedad de Parkinson en las que habrá que intervenir, entre ellas las políticas de salud mundiales centradas en la prevención y la reducción de riesgos, la educación y la sensibilización, y el acceso a tratamientos y atención de salud en los distintos niveles de los sistemas de salud”.

La importancia del nuevo hallazgo

Según publicó el diario británico The Guardian, inyectando a los pacientes un compuesto sintético, conocido como 18F-AV-133, diseñado para unirse a una proteína en el cerebro conocido como VMAT2, los investigadores vieron que podían detectar la enfermedad antes de que presente síntomas.

Existe evidencia significativa de que la deficiencia de VMAT2, una proteína esencial para la regulación de los neurotransmisores, está relacionada con la enfermedad de Parkinson.

Así, el compuesto F-AV-133 se concentra en áreas del cerebro donde VMAT2 está activo, lo que permite a los investigadores realizar una exploración tomografías por emisión de positrones (PET) para capturar imágenes que muestran la fuerza y las áreas de actividad de VMAT2 en el cerebro, para crear un biomarcador de imágenes.

Para el trabajo, los investigadores estudiaron a 26 pacientes con enfermedad de Parkinson, un grupo de control de 12 personas y 11 personas con trastorno de conducta del sueño de movimientos oculares rápidos (REM), que es un indicador significativo de la enfermedad de Parkinson.

Cada persona realizó dos exploraciones PET con dos años de diferencia, las que demostraron una pérdida neuronal significativa en tres regiones clave del cerebro en personas con enfermedad de Parkinson, y en un área clave del cerebro en aquellos con trastorno REM.

A la luz de los resultados, los autores del estudio creen que F-AV-133 es un medio más sensible de monitorizar la neurodegeneración que lo que está disponible actualmente.

El profesor Kevin Barnham es catedrático de The Florey y el investigador principal del estudio, y planteó que “la enfermedad de Parkinson suele considerarse una enfermedad de la vejez, cuando en realidad comienza en la mediana edad y puede pasar desapercibida durante décadas”.

“La enfermedad de Parkinson es muy difícil de diagnosticar hasta que los síntomas son evidentes, momento en el que se ha destruido hasta el 85% de las neuronas del cerebro que controlan la coordinación motora -precisó el experto-. Llegados a este punto, es probable que muchos tratamientos resulten ineficaces”. Y en ese sentido añadió: “Nuestro objetivo a largo plazo es encontrar un modo de detectar la enfermedad mucho antes y tratar a las personas antes de que se produzcan los daños”.

¿Cuáles son las etapas del Parkinson?

Ciuencia 4

La Parkinson’s Foundation, una organización estadounidense que financia investigaciones y brinda recursos educativos a pacientes y cuidadores de la enfermedad de Parkinson, asegura en su página web que de los 10 millones de casos de la enfermedad en todo el mundo, entre el 10 y el 15% tienen un origen genético.

“El Parkinson es causado por una combinación de genes, factores ambientales y de estilo de vida -apuntó en ese sentido el doctor Kevin Duque, investigador clínico en Neurología de la División de Trastornos del Movimiento de la Universidad de Cincinnati-. La interacción de los tres componentes determina si alguien desarrollará Parkinson. La investigación específica del Parkinson es fundamental para comprender mejor cómo interactúan estos componentes para causar la enfermedad y cómo prevenirla”.

Sin embargo, según un estudio publicado en Annals of Neurology, titulado “Caracterización de la arquitectura genética de la enfermedad de Parkinson en los latinos”, “si bien todos los grupos étnicos en el mundo son afectados por la enfermedad de Parkinson, la mayor parte de la información genética de la enfermedad estudiada por los científicos ha sido recolectada principalmente de personas de ascendencia europea y del este de Asia”.

El doctor Ignacio Mata, de la Cleveland Clinic Lerner College of Medicine, estuvo a cargo del primer estudio de asociación del genoma completo de latinos con enfermedad de Parkinson en Sudamérica. Y luego de analizar datos del Consorcio Latinoamericano de Investigación sobre la Genética de la Enfermedad de Parkinson, hallaron que el gen SNCA, que produce alfa-sinucleína, resultó clínicamente significativo en la población latina. “Esto confirma que hay una superposición sustancial en la genética de la enfermedad de Parkinson en los latinos en comparación con los de ascendencia europea y merece mayor estudio”, coincidieron los expertos.

Las etapas del Parkinson corresponden a la gravedad de los síntomas del movimiento y a cuánto afecta la enfermedad a las actividades diarias de una persona.

En este punto, la Parkinson’s Foundation enumeró:

– Parkinson leve: los síntomas del movimiento, a menudo temblores, ocurren en un solo lado y pueden ser inconvenientes, pero no afectan las actividades diarias.

– Parkinson moderado: los síntomas del movimiento se presentan en ambos lados del cuerpo. El cuerpo se mueve más lentamente y pueden desarrollarse problemas con el equilibrio y la coordinación.

– Parkinson avanzado: la persona puede tener grandes dificultades para caminar; puede estar en silla de ruedas o en cama la mayor parte del día. La persona necesitará ayuda con todas las actividades diarias.

Infobae

Noticias relacionadas

¿Quiénes pueden sufrir coronavirus prolongado?

Coronavirus: cómo cambiaron los síntomas con las nuevas variantes y cuáles son ahora los más comunes

Bolivia no hace estudios de nuevas cepas por falta de reactivos especiales y peritos