ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Ciencia

Estudio revela el verdadero papel femenino en el Paleolítico

La Paz, 27 de oct 2023 (ATB Digital).- Una investigación publicada en la revista American Anthropologist cuestiona la idea de que los hombres eran los únicos cazadores. Se analizaron las evidencias arqueológicas, la fisiología femenina y los roles de género.

Lo que algunos estudiosos llaman “paleofantasía” para referirse a la presunta división sexual del trabajo en la prehistoria, a menudo descrita como el hombre cazador y la mujer recolectora, continúa dominando en el escenario de análisis. Se ha utilizado como hipótesis predeterminada en reconstrucciones anatómicas y fisiológicas del pasado, así como en estudios de personas modernas que evocan explicaciones evolutivas.

Sin embargo, la idea de una estricta división sexual del trabajo en el Paleolítico es una suposición con poca evidencia que la respalde, lo que refleja una falta de cuestionamiento de cómo los roles de género modernos influyen en las reconstrucciones del pasado.

La conocida narrativa de que los hombres tenían el papel de cazadores, mientras que las mujeres se dedicaban principalmente a actividades de recolección, nos ha llevado a creer que los roles estaban determinados por el género. Las diferentes anatomías de hombres y mujeres a menudo hacían que la caza fuera una tarea desafiante para ellas. En consecuencia, el papel de los cazadores en la evolución humana estuvo predominantemente liderado por los hombres.

La teoría de los hombres como cazadores y las mujeres como recolectoras ganó notoriedad por primera vez en 1968, cuando los antropólogos Richard B. Lee e Irven DeVore publicaron “Man the Hunter” (Hombre, el cazador), una colección de artículos académicos presentados en un simposio en 1966.

Sin embargo, investigadores de la Universidad de Notre Dame han examinado la división del trabajo según el sexo durante el Paleolítico, hace aproximadamente entre 2,5 millones y 12.000 años. Tras un relevamiento exhaustivo de los hallazgos arqueológicos y la literatura contemporáneos, los investigadores descubrieron una fundamentación limitada para la noción de roles distintos basados en el género. Sus hallazgos acaban de publicarse en American Anthropologist.

El equipo también examinó la fisiología femenina y observó que las mujeres exhibían capacidades físicas adecuadas para la caza, junto con escasa evidencia que sugiriera su exclusión en esas actividades. Los investigadores identificaron casos de igualdad de género en artefactos antiguos, prácticas dietéticas, expresiones artísticas, costumbres funerarias y características anatómicas. “Pero según la evidencia que tenemos, parece que casi no hay diferencias sexuales en los roles”, indicó Sarah Lacy de la Universidad de Delaware.

Los investigadores también cuestionaron si las distinciones anatómicas y fisiológicas entre hombres y mujeres planteaban limitaciones a las capacidades de caza de ellas. Su investigación reveló que los hombres poseían una ventaja sobre las mujeres en actividades que exigían velocidad y potencia, como las carreras y los lanzamientos.

Por el contrario, las mujeres tenían ventaja sobre los hombres en actividades que requerían resistencia, como correr largas distancias. Esto se ve respaldado por el hecho de que el estrógeno puede aumentar el metabolismo de las grasas, lo que proporciona a los músculos una fuente de energía más duradera y puede regular la degradación muscular, evitando así su desgaste. Los científicos han rastreado los receptores de estrógeno, proteínas que dirigen la hormona al lugar correcto del cuerpo, hasta hace 600 millones de años.

“Cuando analizamos más profundamente la anatomía y la fisiología moderna y luego observamos los restos esqueléticos de pueblos antiguos, no hay diferencia en los patrones de trauma entre hombres y mujeres, porque realizan las mismas actividades”, dijo el profesor Lacy.

El estudio concluye que durante 3 millones de años, tanto hombres como mujeres participaron en la recolección de subsistencia de sus comunidades, y ambos sexos impulsaron la dependencia de la carne y la caza. “Argumentamos que no sólo las mujeres están bien adaptadas para actividades de resistencia, sino que hay poca evidencia que respalda la idea de que no cazaban en el Paleolítico. En el futuro, la paleoantropología debería abrazar la idea de que todos los sexos contribuyeron por igual a la vida en el pasado, incluso a través de estas actividades”, concluyó Lacy.

Infobae

Noticias relacionadas

Empujan a una mujer del tercer piso de un edificio

Video: Devuelven las pertenencias de la señora Agustina

ATB Usuario

Liberan a la mujer retenida por pobladores de K’ara K’ara