ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Bienestar

El ultrasonido ayudaría con en el tratamiento de trastorno por consumo de algunas drogas

La Paz, 3 de nov 2023 (ATB Digital).- El tratamiento con una estimulación del cerebro no invasiva llamada LIFU podría ayudar a futuro en la recuperación de los pacientes adictos al tabaco, el alcohol y otras drogas.

El trastorno por consumo de sustancias afecta a muchos estadounidenses: en 2021, 46,3 millones de personas en EEUU de 12 años o más eran adictas al alcohol o a drogas como opioides y estimulantes. Ahora los científicos están estudiando una terapia prometedora que puede ayudar a restablecer el cerebro y frenar los caminos de la adicción. El tratamiento es ultrasonido enfocado de baja intensidad o LIFU, una terapia de estimulación cerebral no invasiva.

Investigadores de la Universidad de Virginia están realizando el primer estudio piloto para evaluar la eficacia de este ultrasonido en el tratamiento de trastorno por consumo de cocaína. Cerca de allí, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia Occidental, se está estudiando el ultrasonido para el trastorno por consumo de opioides, pero también la adicción a una serie de sustancias, incluidas el alcohol, el cannabis, la metanfetamina y la cocaína.

Los primeros hallazgos entre unos pocos pacientes iniciales han sido prometedores, pero se necesita más investigación. “Lo más impresionante de esto es el potencial de cambios sostenidos con sólo un tratamiento de 10 a 20 minutos”, dijo James Mahoney, neuropsicólogo clínico de la Universidad de West Virginia que ayudó a realizar la investigación.

Si es efectivo, LIFU podría ser una herramienta importante para ayudar a los pacientes en los que las terapias actuales están fallando y usarse como tratamiento para diversas formas de adicción, incluido el tabaquismo y el trastorno por consumo de alcohol, así como la adicción a opioides, heroína y cocaína.

Se han utilizado otras formas de terapia de estimulación cerebral para abordar la adicción con resultados variables. El beneficio del ultrasonido focalizado de baja intensidad es que no es invasivo y no requiere anestesia.

El mecanismo específico que subyace al funcionamiento de las terapias de estimulación cerebral no está claro.

Pero se cree que regulan el flujo de moléculas mensajeras entre las neuronas, llamadas neurotransmisores, restableciendo efectivamente el cerebro, “para que los individuos no se vean influenciados por sus adicciones y ansiedad que los llevan a consumir cocaína o opioides”, dijo Ali Rezai, profesor de neurocirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia Occidental.

Distintas técnicas de estimulación cerebral

La terapia electroconvulsiva (TEC) se desarrolló hace casi un siglo. En la TEC, a un paciente bajo anestesia se le envía una corriente eléctrica a través de su cerebro, lo que provoca una breve convulsión. La TEC todavía se utiliza hoy en día, por ejemplo, en el trastorno depresivo mayor, la esquizofrenia y el trastorno bipolar, pero no se suele utilizar para los trastornos por uso de sustancias.

Para ciertas condiciones de salud mental, “la TEC es notablemente efectiva”, dijo Diana Martínez, profesora de psiquiatría en la Universidad de Columbia. Pero, dijo, además de requerir anestesia, la TEC puede causar un deterioro temporal de la memoria, algo que, comprensiblemente, no les agrada a muchos pacientes.

La estimulación cerebral profunda (ECP), utilizada para tratar una serie de afecciones, incluida la enfermedad de Parkinson y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), requiere la implantación de un neuroestimulador, similar a un marcapasos cardíaco, que envía pulsos eléctricos al cerebro del paciente. Es muy eficaz y más de 200.000 personas en todo el mundo han recibido estos implantes, pero una cirugía cerebral invasiva puede ser un gran detractor.

La estimulación magnética transcraneal (EMT), que utiliza pulsos magnéticos para estimular las células del cerebro, no requiere anestesia ni cirugía y ha sido aprobada para tratar el trastorno depresivo mayor y el TOC.

La EMT ha demostrado potencial para tratar los trastornos por uso de sustancias, pero un inconveniente importante es que los campos magnéticos que produce no pueden apuntar con precisión a las estructuras cerebrales profundas involucradas en la adicción, por lo que otras estructuras terminan siendo estimuladas también.

Ultrasonido para ayudar con la adicción

A diferencia de la EMT, el ultrasonido enfocado de baja intensidad puede apuntar con precisión a estructuras profundas del cerebro, utilizando energía acústica mecánica.

“Se pueden dirigir haces de ultrasonido a un área precisa y señalada”, dijo Rezai. LIFU se está evaluando para la recuperación del coma, el cáncer cerebral, la enfermedad de Alzheimer y la adicción, y se dirige a varias regiones del cerebro.

En su estudio de la Universidad de Virginia centrado en la adicción a la cocaína, los investigadores se centrarán en la corteza insular. Se cree que esta, ubicada en lo profundo del cerebro, desempeña un papel central en los circuitos de recompensa involucrados en los trastornos por uso de sustancias. “Es realmente casi un guardián” del sistema de recompensa porque está involucrado en la interocepción : la recepción, interpretación y regulación de señales enviadas desde diferentes regiones del cuerpo, dijo Nassima Ait-Daoud Tiouririne, profesora asociada de psiquiatría y ciencias neuroconductuales en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia.

Ella y sus colegas evaluarán la seguridad y eficacia de LIFU para reducir la adicción en 30 pacientes con trastorno por consumo de cocaína. Los participantes en el estudio serán colocados en una máquina de resonancia magnética funcional (fMRI), que mide los cambios en el flujo sanguíneo en todo el cerebro, lo que indica la actividad cerebral, y luego se les mostrarán imágenes de cocaína, consumo de cocaína y uso de pipas y agujas, y se les pedirá que califique su adicción.

A continuación, los participantes recibirán el tratamiento LIFU dirigido a la corteza insular o lo que se llama un tratamiento simulado, en el que la persona que administra el tratamiento realiza los movimientos pero no se entrega energía al cerebro.

Luego, los pacientes serán colocados nuevamente en la resonancia magnética funcional, expuestos a las mismas imágenes que antes y se les pedirá que califiquen nuevamente sus adicciones. Esas calificaciones serán importantes, pero también lo serán los datos de la resonancia magnética funcional, porque mostrarán si el tratamiento LIFU altera la actividad cerebral, dijo Ait-Daoud Tiouririne.

“Estamos analizando la conectividad del cerebro porque lo que sabemos sobre la adicción no es sólo una parte del cerebro”, dijo.

El estudio es particularmente importante porque actualmente el único tratamiento disponible para el trastorno por consumo de cocaína es la terapia conductual. Se estima que 1,4 millones de personas en Estados Unidos lucharon contra el trastorno por consumo de cocaína en 2021.

Ultrasonido para otros trastornos de adicción

Rezai y Mahoney también están evaluando LIFU para tratar la adicción, pero su objetivo es el núcleo accumbens. Este es una estructura que, al igual que la corteza insular, se encuentra en lo profundo del cerebro y está implicada en la adicción.

Solo han publicado dos estudios para un total de cinco pacientes, pero Mahoney dijo que la adicción de los pacientes por una serie de sustancias, incluyendo alcohol, heroína y cocaína, no solo disminuyeron temporalmente; el efecto duró incluso 90 días después.

Actualmente, LIFU para tratar los trastornos por uso de sustancias no se considera una terapia de primera línea, sino otra herramienta importante para tratar la adicción, dijo Mahoney. “No se trata simplemente de activar el interruptor de la adicción”, dijo y agregó: “No pretende reemplazar los tratamientos de atención estándar, sino más bien usarse en combinación”.

Rezai dijo que probablemente será para personas que han tenido múltiples intentos de tratamiento, “y a pesar de eso, están luchando con su adicción”.

Sin embargo, algún día podría ser una medida de primera línea para combatir la crisis de adicción, dijo Martínez, quien cree que podría desempeñar un papel importante para aliviar parte de la carga en los campos de la psicología y la psiquiatría, donde hay escasez de proveedores. Las personas podrían recibir terapia LIFU desde el principio, lo que podría hacerlas “más capaces de responder al tratamiento conductual”, dijo.

“El problema de la adicción no va a desaparecer”, afirmó Rezai. “La situación sólo está empeorando”, concluyó.

Infobae

Noticias relacionadas

China ‘mutilará’ las escenas de drogas y homosexualidad de ‘Bohemian Rhapsody’

Replantear la política sobre las drogas: todo sobre los acuerdos entre AMLO y Petro

ATB Usuario

Santa Cruz: fuerza antidroga secuestra 320 sobres con marihuana

Cristal Vergara Capo