ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Bienestar

Cuál es la diferencia entre un ataque cardíaco y un paro cardíaco?

Mundo, 30 abr 2024 (ATB Digital).– Cuando Nicole Smith fue a visitar a su padre de 83 años al hospital el pasado otoño, nunca imaginó que ella también se convertiría en paciente. Pero eso es exactamente lo que le ocurrió a esta residente de Fort Lauderdale, Florida, tras desplomarse repentinamente en la cafetería.

“Me desperté y estaba en la unidad de cuidados intensivos”, cuenta Smith, de 53 años. El diagnóstico: paro cardíaco repentino. Sin riesgos cardíacos conocidos ni señales de advertencia, nunca lo vio venir. “Jamás pensé que algo así pudiera ocurrir”, dijo.

Aunque a menudo se confunde con un ataque cardíaco, un paro cardíaco es una emergencia médica completamente distinta, que requiere un reconocimiento y una respuesta rápidos.

Esto es lo que debes saber sobre estos dos trastornos y qué hacer si sospechas que alguien está sufriendo un episodio cardíaco grave.
Paro cardíaco

¿Qué es un paro cardíaco? Un paro cardíaco se produce cuando el corazón deja de bombear repentinamente, privando al cuerpo y al cerebro de sangre rica en oxígeno.

El impacto es inmediato: la respiración se detiene y la persona pierde el conocimiento. “Si alguien sufre un paro cardíaco, no es sutil. Se desploman en el suelo y no te responden”, afirma el Dr. Gregory Katz, cardiólogo del NYU Langone y profesor adjunto del Departamento de Medicina de la Facultad de Medicina Grossman de NYU.

¿Qué causa un paro cardíaco? Un paro cardíaco es provocado por ritmos cardíacos irregulares, denominados arritmias, que hacen que el corazón deje de funcionar correctamente, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI).

Muchos problemas de salud frecuentes entre las personas mayores pueden alterar el ritmo cardíaco y aumentar el riesgo de un paro cardíaco, como las cardiopatías coronarias, un ataque cardíaco previo, la fibrilación auricular, la inflamación cardíaca, la miocardiopatía (corazón agrandado) y las válvulas cardíacas estrechas o permeables. Aun así, el NHLBI afirma que aproximadamente la mitad de los paros cardíacos se producen en personas que no sabían que tenían un problema de corazón, como era el caso de Smith.

En ocasiones, el consumo excesivo de alcohol o drogas puede desencadenar un paro cardíaco. También pueden ocasionarlo el estrés grave, un golpe en el pecho (es lo que le ocurrió recientemente al jugador de la NFL Damar Hamlin) y un paro respiratorio, que es cuando una persona deja de respirar.

¿Existen señales y síntomas de alerta de un paro cardíaco? A diferencia de muchos otros problemas de salud, no suele haber señales o síntomas que adviertan de la inminencia de un paro cardíaco, aunque algunas personas pueden experimentar dolor torácico, náuseas, vómitos o dificultad para respirar antes de perder el conocimiento. “Es posible que las personas no reciban ninguna señal de alerta”, afirma Katz.

¿Qué debes hacer? Si ves a alguien sufriendo un paro cardíaco, “lo primero que debes hacer es iniciar compresiones torácicas y llamar al 9-1-1”, dice Katz. Iniciar la reanimación cardiopulmonar (RCP), que ayuda a mantener el flujo sanguíneo activo hasta que llega el personal de emergencias, “es realmente la diferencia entre que alguien tenga un buen desenlace o un desenlace trágico”, afirma. Cada año mueren en Estados Unidos unas 350,000 personas por paros cardíacos, y menos de la mitad de las personas que sufren un paro cardíaco fuera del hospital reciben la atención adecuada por parte de los testigos del suceso.

La Asociación Americana del Corazón afirma que cualquier persona puede realizar una reanimación cardiopulmonar con compresiones torácicas manuales —en inglés— (no es necesario hacer la respiración boca a boca a menos que estés capacitado y te sientas cómodo haciéndolo). Empuja fuerte y rápido en el centro del pecho al ritmo de “Stayin’ Alive” de los Bee Gees u otra canción que equivalga a unas 100 a 120 pulsaciones por minuto. Y si dispones de un desfibrilador externo automático (DEA), úsalo. Estos dispositivos portátiles que suelen encontrarse en lugares públicos como aeropuertos y centros comerciales, pueden estimular el corazón para que vuelva a latir.

Smith se considera afortunada de que su paro cardíaco —que, según su médico, pudo deberse a una fibrilación ventricular, o latido irregular del corazón, y pudo ser provocado por el estrés— ocurriera dentro de un hospital. Ahora lleva en el pecho un pequeño dispositivo conocido como desfibrilador cardioversor implantable para detectar y corregir cualquier latido irregular que pudiera volver a producirse.

Ataques cardíacos

¿Qué es un ataque cardíaco? A diferencia de lo que ocurre en un paro cardíaco, el corazón sigue bombeando cuando una persona sufre un ataque cardíaco; lo que ocurre es que el corazón está bajo estrés, afirma la Dra. Mistyann-Blue Miller, cardióloga de Cleveland Clinic en Vero Beach, Florida. Y eso es porque el flujo sanguíneo al corazón está siendo bloqueado. Si este flujo sanguíneo no se restablece rápidamente, el músculo cardíaco, falto de oxígeno, empezará a morir.

¿Cuáles son las causas de un ataque cardíaco? Según el NHLBI, la mayoría de los ataques cardíacos se deben a una enfermedad coronaria, es decir, a la acumulación de placa en las paredes de las arterias que suministran sangre al corazón. El colesterol y otras sustancias grasas pueden provocar esta acumulación.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, hay una serie de factores modificables que pueden aumentar el riesgo de enfermedad coronaria, como la inactividad física, una alimentación poco saludable, el tabaquismo y el sobrepeso. Otros factores de riesgo son los antecedentes familiares de cardiopatías.

¿Existen señales de advertencia o síntomas de un ataque cardíaco? A diferencia de un paro cardíaco, muchas personas que sufren un ataque cardíaco experimentan síntomas. Para algunos, pueden empezar lentamente y ser leves. Para otros, los síntomas pueden aparecer de repente y ser graves.

“Les describo a los pacientes que puede tratarse de cualquier cosa rara entre la barbilla y el ombligo”, dice Katz. Y esas sensaciones extrañas o incómodas suelen empeorar con la actividad física. “La idea de que para todo el mundo el síntoma principal de un ataque cardíaco es como si tuvieran un elefante sentado en el pecho no es lo que sucede en el mundo real”, añade.

Los síntomas de un ataque al corazón pueden incluir:

Dolor o molestia en el pecho
Dolor o molestias en los brazos, la espalda, los hombros, el cuello, la mandíbula y el estómago (por encima del ombligo)
Dificultad para respirar
Sudor
Fatiga
Náuseas y vómitos
Mareos
Ritmo cardíaco rápido o irregular

Las mujeres tienden a tener más síntomas “no específicos” de ataque cardíaco que son más fáciles de atribuir a otras cosas, como el estrés, dice Miller. “Puede ser una sensación de dolor leve entre los omóplatos, quizá fatiga, disminución de la tolerancia al ejercicio”, explica. “Si algo no te parece bien, no dudes en comunicárselo a tu médico”.

Katz afirma que los adultos mayores también tienen menos probabilidades de experimentar los síntomas clásicos de un ataque cardíaco.

¿Qué debes hacer? Si sospechas que se trata de un ataque cardíaco, llama inmediatamente al 9-1-1. La reanimación cardiopulmonar no es necesaria a menos que la persona no respire o no encuentres el pulso. “Lo que realmente hay que hacer es acudir a la sala de emergencias”, dice Katz, donde los médicos pueden localizar y tratar rápidamente la obstrucción. Cuanto más tiempo pase el corazón sin oxígeno, más probable es que la persona sufra daños permanentes, incluso la muerte.

Fuente: AARP

Noticias relacionadas

Decreto 5142 autoriza la importación de vehículos con tecnología flex fuel con incentivos tributarios

Cristal Vergara Capo

Autor de una balacera, en una escuela de EEUU, donará su cerebro para ser estudiado

Marco Huanca

Santa Cruz: Realizan diferentes controles de tránsito

Cristal Vergara Capo