ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Columnistas

Trump y Biden en el banquillo

Trump y Biden en el banquillo

Jorge Elbaum

El sistema político estadounidense, promovido por los medios de comunicación globalizados como el paradigma imitable del sistema democrático, se ve corroído por la multiplicación de escándalos y acusaciones de corrupción dirigidas contra sus máximos referentes políticos, el actual presidente Joe Biden y el candidato republicano Donald Trump.

Las imputaciones contra ambos evidencian un claro deterioro institucional, una deriva de escepticismo sobre las instancias gubernamentales y una merma de legitimidad geopolítica a nivel internacional.

La Cámara de Representantes ha decidido, la última semana, la inclusión en el debate de la Comisión de Vigilancia de un despacho votado por la mayoría para iniciar un impeachment contra el actual Presidente, bajo la acusación de habilitar tráfico de influencias a favor de su hijo Hunter. Según la investigación preliminar, Hunter habría recibido más de 15 millones de dólares de empresas y gobiernos extranjeros —entre 2014 y 2019— gracias al apoyo recibido por su padre. Entre las operaciones realizadas por el hijo del mandatario figuran negociados con la empresa energética Burisma, con sede en Kiev. En 2019, el entonces presidente Donald Trump le solicitó al gobernante ucraniano, Volodímir Zelenski, que investigara a Hunter. Como contraprestación, Trump ofrecía ayuda financiera para contribuir al etnocidio de los ruso-hablantes del Donbas.

La iniciativa para empezar el procedimiento del juicio político fue promovida por el líder de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, pero requiere, para ser aprobada, la presentación detallada de cargos. Luego debería ser avalada por el pleno y ser debatida posteriormente en el Senado, donde los demócratas cuentan con la mayoría. Los republicanos saben que de no ser aprobado el impeachment, podrá ser utilizado para compensar la ofensiva jurídica que afronta Trump en un año electoral.

El expresidente se encuentra acusado en cinco juicios diferentes. En el primero —tramitado en el tribunal estatal de Nueva York desde el último 2 de octubre— está imputado, junto a dos de sus hijos, Donald Jr. y Eric, por haber falsificado el valor de los activos inmobiliarios de la empresa familiar para obtener créditos bancarios. Durante el juicio, el exmandatario de 77 años definió al juez Arthur Engoron, a cargo del caso, como un “loco, totalmente desequilibrado y de ser un hombre peligroso”. En ese mismo registro acusó a la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, de “corrupta” y “racista”. Este último epíteto remite al origen afrodescendiente de la procuradora, a quien Trump define como responsable de discriminar a la población WASP, es decir, los blancos estadounidenses.

La segunda causa se iniciará el 15 de enero, con una duración prevista de dos semanas, iniciándose el mismo día en que se realizan las primarias republicanas en el estado de Iowa. En este caso se dilucida la demanda por difamación presentada por la escritora Elizabeth Jean Carroll, a quien Trump ya tuvo que indemnizar por agresión y abuso sexual. Carroll logró la condena en mayo último por el intento de violación que el exmandatario consumó en el vestidor de una tienda de ropa de Nueva York, en 1996. El actual aspirante republicano pidió eludir esta nueva denuncia amparándose en la inmunidad presidencial que poseía cuando injurió a la escritora. La última semana, un tribunal federal de apelaciones dictaminó que Trump no puede apelar a dicha prerrogativa.

La tercera causa es la más trascendente en términos de sus consecuencias. La jueza Tanya Chutkan tramita la acusación contra Trump por la tentativa de alteración del resultado electoral de las elecciones de 2020. La fiscal ha pedido que el juicio se inicie el 4 de marzo de 2024. En aquella ocasión Trump invitó a sus seguidores, el 6 de enero de 2021, a “luchar como el infierno” y negar los resultados de los comicios. La cuarta causa remite a los pagos realizados para ocultar escándalos que podrían haberlo contaminado en la campaña presidencial de 2016. Entre ellos, el de haber sobornado a la actriz pornográfica Stormy Daniels, con 130 mil dólares, para que niegue o silencie contactos sexuales con Trump de 2006, pocos meses después de haber contraído matrimonio con Melania. Este juicio, se prevé, tiene fecha de inicio el 25 de marzo de 2024. La quinta imputación remite al quebrantamiento de la Ley de Espionaje y a la obstrucción a la justicia, por el hallazgo de documentos clasificados en el sótano de su mansión de Mar-a-Lago, luego de abandonar la Casa Blanca. La jueza del Distrito Sur de Florida dispuso que el juicio se inicie el 20 de mayo de 2024.

En 1835, el francés Alexis de Tocqueville publicó el primer tomo de La democracia en América, en el que describía el sistema político estadounidense como un dispositivo basado en pilares éticos y representativos sustentados desde la sociedad civil. Pareciera que su vigencia ha sido cercenada o sepultada.

Noticias relacionadas

La Terminal de La Paz pierde Bs 5 millones a causa de los bloqueos

ATB Usuario

Mujer muere tras caída en una mototaxi Camargo

Cristal Vergara Capo

Niño abandonado cerca de un río en El Alto, tras ser dejado por su padre

Cristal Vergara Capo