Aquello que no vemos

Aquello que no vemos

*JAIME ITURRI SALMÓN ES PERIODISTA

En el 2014 los vacunos, una de las fraternidades más importantes de la fiesta de Jesús del Gran Poder, eligió a los muñequitos de El país de las maravillas de Anoticiando y me invitaron a la misa con la que se da inicio a las varias semanas de ensayos para la gran entrada, sin duda la más importante de Los Andes.

Mi entrañable amigo Adolfo Paco me puso dos cajas de cerveza y así medio entonaditos comenzó la subida hasta el lugar dónde estaba la tarima para la fiesta, todo, claro ubicada en medio de la calle.

Y estábamos libando y charlando (en ese orden) cuando ve que una masa de gente corre hasta la tarima. Todos llevaban sus celulares y hasta tablets en la mano para filmar a la siguiente artista. Quien hacía de maestra de ceremonias presentó a la cantante: Yarita Liseth a quien los fraternos, sobre todo los jóvenes, recibieron con nutridos aplausos y gritos los que tenían las manos ocupados filmando.

Y, yo que presumo de cierto conocimiento de la cultura popular no sabía quién era ella. Así de simple. No había hecho ni siquiera el tour de medios para promocionarse.

Todo el fenómeno estaba en las redes, no en los periódicos, no en la televisión.

Y es que la internet, muchas veces, contiene lo que no vemos, lo que no conocemos. De hecho, ha cambiado totalmente nuestras costumbres. 

El profesor Fernando Ruíz de la Universidad Austral coloca como ejemplo de esos cambios dramáticos el hecho de que antes los usuarios consumían un mismo medio de comunicación toda la vida y posiblemente sus hijos también lo hacían. Hoy en cambio el consumo está totalmente fragmentado. De manera que se ha democratizado nuestra visión.

Y tenemos a nuestra disposición una gigantesca cantidad de datos. Claramente falta saber interpretarlos. Esa tarea pendiente deberá ser abordada por los consumidores si es que realmente quieren que les sean útiles las herramientas más allá de ver cuerpos de hombres o mujeres o enterarse de los necrológicos de cada semana. 

Pero el panorama se completa cuando la excolaboradora de Facebook, Frances Haugen, denunció ante una comisión del congreso norteamericano que esta herramienta daña a los niños y que la empresa oculta gran cantidad de información a los usuarios y al gobierno norteamericano.

Eso también figura en el universo de lo que no sabemos, pero que deberíamos saber. (Jaime Iturri Salmón es periodista)

Página procesada en: 1,85 segundos.

Lo más visto de columnistas

Tiempo: 1.9221 segundos.